Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un cambio drástico para generar riqueza en un barrio

El hostelero vilagarciano Lucas González, uno de los principales valedores de la obra ejecutada en la calle Camilo José Cela, en la foto. M. Méndez

El barrio vilagarciano de O Piñeiriño, que es ya una prolongación del centro urbano de la ciudad, no deja de crecer, modernizarse y prosperar. Y más ahora, cuando las obras de embellecimiento y humanización puestas en marcha por Ravella están a punto de concluir.

Una vez introducidos los cambios en el sentido de circulación de diversas calles, y a la espera de la inminente inauguración de la principal, la de Camilo José Cela –que está siendo peatonalizada–, tanto vecinos como comerciantes y hosteleros aplauden el trabajo realizado y lo tachan de “tremendamente positivo para todos”.

Los vecinos y empresarios se felicitan por el resultado de la calle Camilo José Cela, en la foto, incluso antes de que finalice la obra. FdV

Incluso algunos de los detractores de esta ambiciosa actuación han cambiado de parecer y reconocen su trascendencia, sobre todo cuando se enteran de que gracias a ella ya se ha puesto en marcha algún negocio nuevo y que pronto puede abrir sus puertas alguno más, incluido un restaurante.

El diseño presentado el año pasado por Ravella.

Dotado de una buena cantidad de establecimientos de hostelería, pastelería, panadería, supermercado, frutería, peluquería, gimnasio, estanco y tiendas relacionadas con la automoción y otros sectores, este barrio coloquialmente conocido como As Pistas se está consolidando como una pequeña ciudad dentro de otra más grande, Vilagarcía.

"La calle Camilo José Cela pronto será la nueva A Baldosa”

decoration

Y es esto, ahora que las obras de embellecimiento afrontan sus últimos coletazos, lo que lleva a los vecinos a decir que “la calle Camilo José Cela pronto será la nueva A Baldosa”, en alusión a la tradicional calle peatonal de vinos del centro vilagarciano.

Interior del Mala Uva, abierto recientemente en la nueva plaza, que se ve a través de la ventana. M.M.

Son muchos los que agradecen la inversión realizada por el ejecutivo que preside Alberto Varela, y muchos más los que dicen que “los pisos y bajos comerciales tienen ahora más valor que antes”.

Otros prefieren destacar que “los niños y todos los vecinos, en general, vamos a estar más seguros y cómodos, disfrutando como nunca del tiempo de ocio en la calle Camilo José Cela y las adyacentes”.

"La calle y todo el barrio van a revalorizarse en cuanto se completen la peatonalización y todas las mejoras previstas por el Concello de Vilagarcía”

Lucas González - Hostelero

decoration

También los hay, como el empresario Lucas González, que aseguran que “cada vez hay más gente que acude a O Piñeiriño para beneficiarse de las comodidades que aquí tenemos”.

Pieza clave en el “nuevo modelo de ciudad”

La actuación que está a punto de concluir en la principal calle de O Piñeiriño, la de Camilo José Cela, responde al nuevo modelo de ciudad que Ravella promociona desde hace años y que ha aplicado en plazas como las de Independencia y Galicia.

Esa estrategia, que extenderá por Arzobispo Lago y otras calles a lo largo y ancho del centro urbano, Carril y Vilaxoán, da prioridad a los peatones frente a los vehículos, favoreciendo el contacto social y la convivencia y, en definitiva, apostando por calidad de vida.

Vilagarcía presenta su modelo de ciudad: Así es la humanización de Arzobispo Lago Manuel Méndez

Así quedó patente cuando se presentó la obra de Camilo José Cela, en verano de 202l, y así empieza a comprobarse ahora que está casi finiquitada y se ve que ha dejado de ser una calle para convertirse en una plaza en la que se combinan mosaicos de formas geométricas de hormigón con un piso que recuerda mucho a un tablero de ajedrez sobre el que se asienta el mobiliario urbano.

Es decir, tanto bancos como jardineras en las que habrá plantas exóticas y aromáticas, pues según el proyecto original habrá especies muy coloridas, “para jugar con el sentido de la vista”, pero también aromáticas, “para el olfato”, e incluso árboles que den fruto.

La cola de caballo, lavanda, gardenia, arándano, grosellas rojas, bambú, ave del paraíso, arces japoneses y palmeras son algunas de las plantas llamadas a embellecer, más si cabe, este transformado espacio.

Una vista de la calle, ayer. FdV

El resultado, en consecuencia, será una plaza que funcione como “punto de encuentro atractivo y acondicionado para devolver la vida a las calles”, que es lo que perseguía Ravella desde el principio.

En cierto modo, ya lo ha logrado, pues la hasta ahora calle y pronto plaza, reúne a vecinos y visitantes incluso antes de finalizar la obra.

Lucas González, ante uno de sus negocios. M.M.

Lucas González: “Nuestros negocios y pisos valen ahora mucho más y todos ganamos en calidad de vida”

En esto coincide el el vilagarciano Lucas González, que a sus 29 años es ya uno de los empresarios más consagrados de la ciudad gracias a su apuesta por la hostelería y su capacidad para emprender e innovar. Regenta el local de copas conocido como Saona, en la plaza de O Castro, y allí mismo dispone de un establecimiento de comidas –especializado en la entrega a domicilio– tan popular como el Urbana.

“Todos salimos ganando en calidad de vida gracias a estas obras, y desde luego puedo decir que gracias a ellas tanto nuestros negocios como nuestros pisos, bajos comerciales y todo tipo de inmuebles valen ya mucho más que hace un año”

Lucas González - Hostelero

decoration

A su vez, en O Piñeiriño dispone de uno de los bares, restaurantes y taperías que mejor funcionan en la comarca, como es el Madia Leva, situado en la calle de Camilo José Cela. Pero eso no es todo, sino que recientemente, en ese mismo vial y a escasos veinte metros del primero, abrió otro local, como es la vinoteca y jamonería Mala Uva.

El hostelero vilagarciano Lucas González mostrando la calle. | // M.M.

Lo hizo con visión de futuro, convencido de que "la calle y todo el barrio van a revalorizarse en cuanto se completen la peatonalización y todas las mejoras previstas por el Concello de Vilagarcía”.

Abundando en ello, el empresario sostiene que, de hecho, “se ha revalorizado ya, puesto que se están abriendo negocios, como sucede con el nuestro, y pronto se abrirá alguno más”, pronostica.

Una vista de la calle, el viernes por la noche. M.M.

Es por ello que se muestra convencido de que “todos salimos ganando en calidad de vida gracias a estas obras, y desde luego puedo decir que gracias a ellas tanto nuestros negocios como nuestros pisos, bajos comerciales y todo tipo de inmuebles valen ya mucho más que hace un año”.

“Es evidente que las comodidades van a ser enormes y que, en cierto modo, el centro urbano de Vilagarcía se amplía hasta O Piñeiriño”

decoration

Lucas González también destaca que “incluso los que al principio se oponían a esta peatonalización ahora la ven con buenos ojos, y eso que todavía no está terminada”.

Sucede así, sentencia, porque “es evidente que las comodidades van a ser enormes y que, en cierto modo, el centro urbano de Vilagarcía se amplía hasta O Piñeiriño”.

Compartir el artículo

stats