Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La actuación sublime de la BUMM entusiasma al público en la iglesia de Lores

Integrantes de la Banda de Música de Meaño. | // FDV

El excepcional santuario de San Benito de Lores, en Meaño, acogió a última hora de la tarde del domingo, y bajo la dirección del maestro Diego Javier Lorente López, un concierto de cámara de una ensemble de la Banda Unión Musical de Meaño (BUMM), integrada por una veintena de instrumentistas que se han ganado a pulso el ser candidato a los premios de la cooperativa Martín Códax de la Música.

Volvieron a elegir este santuario meañés que, para la ocasión, prácticamente completó el aforo de las 120 personas que se permitía por el momento COVID y que, dadas las circunstancias, se presentó como el marco más adecuado para el evento musical celebrado en el municipio meañés.

Obras elegidas

El concierto se abría con la obra “Estrassántico” del estradense Simón Couceiro, y al que siguió el “Danzón nº 2” del mexicano Arturo Márquez, pieza que partía de los ritmos populares cubanos para alumbrar una obra sinfónica, y que fue una de las que más deleitaron al público, que agradeció la casi perfección lograda por los instrumentistas.

Un momento del concierto en la iglesia de Lores. | // FDV

El repertorio se completaba en este concierto con el “First Suite of Military Band”, obra compuesta hace un siglo del británico Gustav Holst, y la “Giovinezza”, suite para orquesta de viento juvenil concebida en 2015 por el saguntino Joan Enric Canet, con lo que se desarrolló un excepcional repertorio, mejorado por la acústica del recinto religioso.

Diego Javier Lorente, que explicaba al público la esencia de cada obra antes de su interpretación por los veinte instrumentistas participantes, aprovechando su presentación del “Tango” de la “Symphonic Dances” de Yosuke Fukuda -maestro y oboísta japonés del que reconoció “es uno de mis compositores predilectos”- para ofrecer con su interpretación el particular homenaje de la BUMM al compositor argentino Astor Piazzola (1921-1992), que este año cumple el centenario de su nacimiento.

Amplia programación

Este concierto formaba parte de la programación cultural que impulsa la Asociación Banda Unión Musical de Meaño a lo largo del curso, en su apuesta por ir más allá de las actuaciones al uso de la banda en las fiestas, e ir ofreciendo a lo largo del año un elenco de actividades musicales para melómanos y para aquellos que quieren acercarse a la música de cámara de instrumentación de viento.

Fue, sin ningún género de dudas, un concierto que, como otros, contribuye a difundir la cultura musical, a la vez que busca hacer partícipe al público con una escucha activa, y que respeta cada vez con más acierto la interpretación de los diversos movimientos de una obra, aguardando hasta el final con el aplauso.

Y el último, a modo de colofón que fue el más cálido de la tarde, se prolongó durante casi un minuto en reconocimiento de la calidad del concierto del que acababa de disfrutar el público.

Un excepcional repertorio que permitió redescubrir el talento de la banda de Meaño que como en la reciente entrevista a FARO del director de la banda pretende alejar ese concepto tan manido de que las bandas tienen como únicos destino desfilar detrás de la Virgen o participar en pasacalles durante las fiestas.

La actuación de este domingo probó la profesionalidad de los instrumentistas en un concierto de altura que el público ha sabido apreciar tras disfrutar de sus acordes.

Compartir el artículo

stats