Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuarto juzgado en Vilagarcía, una prioridad abocada al olvido

Vista nocturna del edificio de los juzgados de Vilagarcía en O Cavadelo. | // IÑAKI ABELLA

Crear el cuarto juzgado de Vilagarcía debería estar entre las prioridades del Tribunal Superior de Xusticia ante la enorme carga que continúan soportando las tres oficinas existentes. Hace unos meses se planteó como necesidad y el gobierno local de Vilagarcía dio por hecho su creación inmediata pero ya nada se ha vuelto a saber pese a que las estadísticas más recientes siguen apuntando al exceso de trabajo que llevan a cabo con menor número de funcionarios que en muchos otros partidos judiciales.

Como los números son muy elocuentes baste con poner de manifiesto que las comunicaciones a los profesionales realizadas en un trimestre ordinario en cualquiera de los tres juzgados de la capital arousana, rondan las 3.500 por juzgado, mil más que las tramitadas en cada una de las sedes cambadesas, por poner un ejemplo y siempre en números relativos.

Una actividad que se ajusta a los niveles de población del partido judicial, publicados este mismo año en el Ministerio de Justicia que es conocedor del insuficiente número de salas en Vilagarcía.

La cifra es reveladora en el sentido de que concreta que la capital arousana atiende a 56.067 habitantes de cuatro municipios mientras que la población asignada a la demarcación de Cambados por los censos actualizados asciende a 56.834 personas, lo que supone una diferencia de solo 767 individuos pues cubre la villa del albariño y los municipios de Sanxenxo, O Grove, Meis, Ribadumia y Meaño.

Esa es en principio la principal clave que deberían manejar los expertos a la hora de crear o no nuevas unidades jurisdiccionales, decisión que suele producirse cada último trimestre del año, si bien Vilagarcía nunca tuvo premio en ese bombo en las últimas dos décadas.

Vuelta a la normalidad

El Colegio de Procuradores de Pontevedra acaba de hacer públicas las estadísticas sobre asuntos tramitados en el último trimestre de 2021 y demuestra la vuelta a la nueva normalidad con idéntico ritmo de trabajo de los años 2017 y 2019, pues 2018 fue excepcional a consecuencia de la larga huelga de los funcionarios.

La estadística confirma el diferente rasero de actividad que a diario se lleva a cabo en las instituciones judiciales de Vilagarcía de Arousa y Cambados, respectivamente.

La citada contabilidad se presenta en paquetes trimestrales que constatan un movimiento judicial similar en el primero, el segundo y el cuarto trimestre, dado que en el tercero se registra siempre una caída de casos relevante, en especial por la llamada vacatio legis o descanso de los meses de julio y agosto, como mínimo.

Un edificio que se proyectó sin capacidad de ampliación

Fue el propio Ministerio de Justicia el que a principios de este año emitió el informe poblacional que determina la capacidad de asuntos encomendados a cada una de las sedes judiciales. En el estudio citado se expone que el partido de Cambados, que acoge a 56.834 habitantes, cubre el área comprendida por la capital cambadesa (13.721 habitantes), Meaño (5.322), Meis (4.754), O Grove (10.518), Ribadumia (5.105) y Sanxenxo (17.414). De Vilagarcía indica que su población la componen 56.067 vecinos correspondientes a la capital arousana con 37.65 habitantes pero también los 4.932 de A Illa, los 10.239 de Vilanova de Arousa y 3.331 de la villa de Catoira. Datos que son muy relevantes a la hora de establecer un criterio racional para el reparto de nuevos juzgados de primera instancia e instrucción. En este sentido, es de subrayar que el número de funcionarios asignado a cada uno de los partidos es también superior en la villa del albariño.

Pero para hablar del período más próximo cabe indicar que los tres juzgados de Vilagarcía rondan las 10.000 comunicaciones, desde el simple auto a la sentencia más rebuscada. Cambados por su parte comunicó un total de 12.000 asuntos a través de sus cuatro oficinas, lo que supone un promedio de 3.000 por cada uno de los cuatro órganos.

En el informe de los profesionales se expone que en el primer trimestre del presente año el Juzgado 1 de Vilagarcía comunicó 4.304 asuntos; en el segundo, un total de 4.435 y 3.083 en el tercero.

El juzgado 2 fue menos activo con 2.230 casos en el primer trimestre, 2.664 en el segundo y 2.390 en el tercero, si bien es preciso tener en cuenta que hubo traslado de jueces a otros órganos. Y por último, en el 3, se formalizaron 3.454 expedientes en el primer trimestre, 3.756 en el segundo y 2.501 en el tercero.

El caso de Cambados

En cuanto a Cambados el Juzgado 1 realizó 3.330 comunicaciones; 2.868 en el segundo trimestre; y 2.019, el tercero. En Instrucción y Primera Instancia 2 se comunicaron 3.488, 337 y 2.840 asuntos en los tres primeros trimestres del año en curso.

Por su parte en el juzgado número 3 fueron 2.491, 2.484 y 2.186, mientras en el cuarto, fueron 2.739 expedientes, 2.698 y 1.832, respectivamente.

Estas cifras de Cambados son muy similares a las que ofrecen otros partidos judiciales como Cangas, Caldas, A Estrada o Lalín que también ofrecen ratios muy por debajo de las que se corresponden a Vilagarcía de Arousa, en tanto que atienden a una menor población.

En este sentido baste poner como ejemplo la localidad de Caldas de Reis que atiende a una población de 35.771 habitantes y dispone de dos juzgados también muy activos pues rondan los tres mil casos por trimestre; pero existen otros partidos, como el de Marín, cuya actividad es muy inferior, con un promedio de 2.500 casos trimestrales.

La diferencia de trabajo entre unas sedes judiciales y otras justifican el cuarto juzgado en O Cavadelo que demandan desde hace años los profesionales que conlleva un enorme retraso en muchos procedimientos.

Unos profesionales que se muestran indignados por los retrasos que acumulan muchos procedimientos y por señalamientos a seis y siete meses vista.

El Ministerio de Justicia cifra en 56.000 los justiciables de las dos demarcaciones

El edificio judicial de O Cavadelo nunca podrá acoger la cuarta sede por una falta de previsión de espacio cuando se construyó a finales del pasado siglo. El arquitecto a quien se le encomendó la obra Mariano Jaureguízar olvidó la funcionalidad para construir un edificio que hoy queda a todas luces escaso para la propia actividad. De ahí que en Vilagarcía sea preciso disponer de un nuevo inmueble para acoger una hipotética oficina judicial más, lo que en esencia es un contratiempo añadido al desinterés demostrado en la última década para cumplir con esta demanda de los profesionales. Un abandono que ahora es especialmente visible en la falta de mantenimiento del inmueble que precisa como mínimo de un pintado de las fachadas posteriores en las que la humedad ya ha hecho mella. Cierto que gracias a las quejas de los funcionarios se han mejorado algunos espacios interiores y hasta los archivos tienen más orden, pero también es preciso subrayar errores como los inútiles garajes y calabozo.



Compartir el artículo

stats