Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuestionan la capacidad y representatividad de Rañeiros da Ría

José Luis Villanueva (derecha), junto a otros dirigentes críticos. Iñaki Abella

La asociación Rañeiros da Ría fue creada de manera mancomunada entre diferentes cofradías de Arousa para gestionar los bancos de libre marisqueo. Pero cada vez tiene menos apoyos y recibe más críticas, dado que su gestión está alimentando el enfrentamiento entre puertos y “causando estragos” tanto en las zonas comunes como en la explotación del conjunto de los bancos marisqueros.

Así lo entienden tanto mariscadores como algunos de sus históricos dirigentes. Es el caso de José Luis Villanueva Vicente, que no deja títere con cabeza cuando se posiciona como patrón mayor de Carril y plantea importantes reflexiones críticas que secundan los máximos exponentes de otros cabildos arousanos.

Creo razonable que las cofradías que no estamos integradas en esa asociación velemos por los derechos de nuestros asociados, y, desde luego, no es de recibo que obliguen a los marineros, mediante amenazas, engaños y abusos, a colaborar en gastos ilegales”, espeta el carrilexo en relación con el canon establecido por Rañeiros por explotar los bancos de libre marisqueo.

Es solo uno de sus ataques a la línea de flotación de Rañeiros da Ría, puesto que hay muchos más. Por ejemplo, cuando espeta que esa asociación acumula “continuados fracasos” y que tiene pobres argumentos para tratar de explicarlos.

"No es de recibo que obliguen a los marineros, mediante amenazas, engaños y abusos, a colaborar en gastos ilegales”

José Luis Villanueva - Patrón mayor de Carril

decoration

Lo que quiere decir es que Rañeiros da Ría no puede presumir de buena gestión y, al mismo tiempo, achacar los problemas de escasez de bivalvos a una sobreexplotación, ya que puede resultar del todo contradictorio.

1

Una de las campañas de libre marisqueo Faro de Vigo

“Como tampoco se puede entender que quieran seguir tomando medidas unilaterales” que resultan “desatinadas e incompresibles”, tales como retrasar 18 días la apertura de la campaña de libre marisqueo, puesto que en esas dos semanas no van a corregirse los problemas de productividad que arrastran los bancos.

En este sentido, Villanueva muestra su deseo de que no vuelvan a abrir la campaña en pleno desove “y que hayan aprendido que los paros biológicos, acompañados de otras medidas no menos importantes, son la base fundamental para el reclutamiento de juveniles”.

“Para tirarse a la piscina hay que saber nadar, y para dirigir una orquesta es necesario saber mucho de música”

José Luis Villanueva - Patrón mayor de Carril

decoration

Dicho de otro modo, que “para tirarse a la piscina hay que saber nadar, y para dirigir una orquesta es necesario saber mucho de música”, reflexiona con acritud e ironía el patrón mayor de Carril, quien de este modo achaca a los integrantes de Rañeiros da Ría una falta de conocimientos y/o experiencia que, a su juicio, se están cargando el marisqueo.

“Para asumir la gestión del marisqueo en Arousa no basta con tener muchas básculas, lanchas y vigilantes con los que intimidar y perseguir por mar y tierra a los marineros que no tragan”

José Luis Villanueva

decoration

Procede reseñar, al hilo de esto, que Rañeiros da Ría tiene ahora el aval únicamente de cuatro cofradías, posicionándose en contra –o permaneciendo al margen– las otras ocho existentes en la ría.

“Amenazas propias de la época feudal”

Hace días Rañeiros de Ría cargó las tintas contra las ocho cofradías ajenas a la entidad y, prácticamente, las responsabilizó de la escasa productividad de bancos como O Bohído, Cabío y Os Lombos.

Esto merece respuesta por parte del patrón mayor de Carril –una de las críticas–, quien tacha esa postura de “villanesca”.

Lo que hace José Luis Villanueva es dar la vuelta a la tortilla y responsabilizar de los males citados a Rañeiros, añadiendo que esta entidad no puede pedir a los pósitos críticos que arrimen el hombro y se impliquen de forma solidaria en la gestión marisquera si para ello se utilizan “artimañas y amenazas”.

No satisfecho con esto, el carrilexo esgrime que “para asumir la gestión del marisqueo en Arousa no basta con tener muchas básculas, lanchas y vigilantes con los que intimidar y perseguir por mar y tierra a los marineros que no tragan”.

Como tampoco sirve “obligar” a esos mariscadores de a flote “mediante amenazas y denuncias” para que efectúen unos pagos de tasas “a los que no están obligados, entre otras irregularidades propias de la época feudal”.

Compartir el artículo

stats