Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La desastrosa campaña de tinto de Barrantes eleva el precio de la uva a niveles insólitos

Andrés Otero, ayer en su bodega de Sisán (Ribadumia) Iñaki Abella

Este año está siendo espectacular para la uva albariña, pero desastroso para la tinta Barrantes, o “folla redonda”. “Ha sido una cosecha malísima, se queja todo el mundo. Yo he cogido menos de la mitad que el año pasado”, afirma Andrés Otero, de Sisán.

Esta circunstancia ha hecho que se dispare la cotización de la uva. En condiciones normales, la “folla redonda” se cotiza a entre 60 y 70 céntimos el kilo. Este año, sin embargo, ha llegado a 1,20 euros. “Ahora, en los últimos días, hubo gente dispuesta a pagar más de un euro el kilo. El precio se desmadró porque este año no hay tinto”, añade Andrés Otero.

Los cosecheros atribuyen la merma de producción a las lluvias de primavera

decoration

El “folla redonda” es una variedad alegal de uva tinta, muy tradicional en el sur de la comarca de O Salnés. Pero este año la producción es muy discreta. “Puede haber una merma de más del 50 por ciento con respecto al año pasado”, afirma José Ramón Abuín Castro, “Piris”. Él también tiene constancia de bodegas que han pagado un euro por kilo de uva.

Las lluvias de primavera

La campaña de tinto Barrantes es este otoño especialmente escasa porque llovió a destiempo, cuando la vid estaba purgando. Eso propició que creciesen muchos menos granos en los racimos. Otro histórico cosechero de la zona de Ribadumia, José Barros, afirma que “ha sido un año malísimo para el tinto. Yo tengo una finca en la que hace un año cogí 20 capachos, y este solo tenía seis y medio”.

Edelmiro Serantes también se muestra muy desencantado. “Este año no hay nada. Yo no cogí prácticamente nada. No fue una vendimia mala, fue peor que mala”. Tanto es así que asegura que de aquí a unos meses arrancará las cepas que tiene de tinto Barrantes para plantar en su lugar vides de albariño. “Ya lo quise hacer este año, pero al final aguanté. Pero ahora las voy a quitar seguro”.

Bodegas y comercializadores están necesitados de uva y vino

decoration

La mayor parte de los cosecheros de O Salnés ya han terminado la vendimia de “folla redonda”. Afirman que el estado sanitario de la uva recogida es bueno, si bien las precipitaciones caídas a principios de septiembre aceleraron la presencia de botritis en algunas parcelas más expuestas a la humedad o peor ventiladas.

De todos modos, aún hay viticultores que prefieren esperar, con la seguridad de que unos días más de sol y calor terminarán de madurar la fruta, lo que hará que después tenga algo más de grado alcohólico, más cuerpo y sabor. Es el caso de Ramón Pintos, de Besomaño. “Este verano hubo falta de vino tinto. Tengo clientes que me estuvieron llamando por si me quedaba algo, aunque yo ya lo tenía todo vendido”.

En opinión de Ramón Pintos, esta carestía del popular “tinto de Barrantes” se ha producido porque, “mucha gente cortó el folla redonda para plantar albariño”, atraídos no solo por las mayores facilidades administrativas para trabajar con la variedad blanca -la “folla redonda” es una uva híbrida y aún carece de reconocimiento oficial por parte de la administración-, sino también por los espectaculares precios que está alcanzando la albariña en las últimas campañas. “Se está pagando a más de 1,50 euros el kilo y ya llegó a los 2 euros”, prosigue Pintos.

Ribadumia ha solicitado la legalización del "folla redonda", pero el proceso aún puede tardar

decoration

De modo que, si 2021 fue parco en vino tinto Barrantes, posiblemente 2022 lo sea mucho más. “El próximo va a ser un año de muy poco tinto”, vaticina Andrés Otero. La mayoría del poco que hay ya está “encerrado” en los barriles de madera, en la fase de postfermentación. La tradición dicta que el primer “viño novo” de la temporada podrá degustarse dentro de poco más de un mes en Baión, acompañado de pulpo, durante la fiesta de San Simón.

La legalización pendiente

El Ayuntamiento de Ribadumia ha solicitado a la Consellería do Medio Rural la realización de los trámites y los estudios técnicos necesarios para determinar si es posible legalizar el “folla redonda”. Esto permitiría impulsar las plantaciones, que en la actualidad están menguando. Pero el proceso es lento, y aún cuando la administración acabe permitiendo la elaboración de vino Barrantes y su posterior venta, es poco probable que la autorización llegue antes de mediados de esta década. Quién sabe si no será ya demasiado tarde.

El albariño se promociona en Europa central y del Este

Comercializadores de vinos de Europa central y del Este estarán a principios de la próxima semana en Vigo, con motivo de una misión comercial inversa organizada por el Consello Regulador da Denominación de Orixe Rías Baixas, en colaboración con la Cámara de Comercio de Pontevedra, Vigo y Vilagarcía.

Participan en la acción 26 bodegas. Es la tercera promoción comercial que lleva a cabo Rías Baixas durante este mes de septiembre, puesto que con anterioridad organizó una visita de media docena de profesionales mexicanos, y un seminario dirigido al mercado ruso.

Rías Baixas es la denominación de origen gallega que más exporta, hasta el extremo de que una de cada tres botellas producidas por bodegas de albariño se consumen fuera de España. Las exportaciones incluso crecieron durante la pandemia, un hecho insólito y que no han logrado ni siquiera regiones vitivinícolas mucho más antiguas y conocidas.

Éxito en las catas de vendimia de la Ruta do Viño Rías Baixas

Cuarenta personas participaron en las dos sesiones de la “Cata de vendimia”, organizadas esta semana en el pazo de Mugartegui por la Ruta do Viño Rías Baixas. Durante las dos jornadas, los participantes pudieron degustar mosto y vinos de toda la denominación de origen: un monovarietal, un plurivarietal y un tinto. Todo ello acompañado de cinco tipos de uvas: albariño, treixadura, loureiro, sousón y pedral.

De este modo, los catadores pudieron asomarse a todo el proceso de producción del vino, desde el origen en la vid hasta el resultado final en la botella. “Desde la Ruta do Viño Rías Baixas buscamos ofrecer experiencias enoturísticas seguras, que animen al público a conocer nuestro trabajo”, resaltó la gerente de esta organización sin ánimo de lucro, Lorena Varela.

Compartir el artículo

stats