Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los primeros residentes en vacunarse con la tercera dosis en O Salnés: "Las veces que haga falta"

Una de las 149 residentes que ayer se vacunaron en la DomusVi de Ribadumia. Iñaki Abella

Me vacunaré todas las veces que haga falta. Gracias a las vacunas estamos vivos, ya desde la gripe del 18, el sarampión, ... Se han combatido muchas enfermedades”. Luisa Rodríguez lo tiene claro. Es una de las primeras personas que en O Salnés se han inoculado la tercera dosis de Pfizer. Lo hizo ayer, en la residencia DomusVi de Ribadumia en la que vive desde hace cinco años.

La vilagarciana María Jesús Fuentes Rey fue una de las residentes de la DomusVi de Ribadumia que ayer recibió la tercera dosis de Pfizer. Iñaki Abella

Además de por la vacunación y su impacto en la situación epidemiológica, esta ferrolana también se alegra de la apertura de las visitas y las salidas desde hace unos meses. “Fui el domingo a comer con mi hija y mi yerno, que viven por esta zona”, comenta Luisa con una sonrisa justo después de vacunarse.

Tres enfermeras del equipo de vacunación COVID del área sanitaria de Pontevedra-O Salnés se encargan de administrar el suero a los 149 residentes en una jornada relámpago a la que, no obstante, ya están acostumbradas después de tantos meses de trajín. Se organizan a la perfección para que el proceso sea ágil, sin esperas, para que todo vaya sobre ruedas.

Antonio Álvarez tiene 71 años y es natural de Boborás, Ourense. Iñaki Abella

La mayoría de los mayores de la DomusVi de Ribadumia se vacunan en la antigua cafetería habilitada actualmente como sala de visitas (con acceso directo desde el exterior), mientras que los que padecen problemas de movilidad o están encamados reciben la dosis en sus habitaciones.

María Jesús Fuentes Rey tiene 68 años y es de Vilagarcía. Está contenta de volverse a vacunar, aunque cree que la directriz de la tercera dosis marcada exclusivamente para los usuarios de centros sociosanitarios es insuficiente. “Deberían ponérsela a todos los mayores de 60 años, independientemente de donde vivan porque hay gente con muchas complicaciones”, advierte la vilagarciana.

"Deberían ponérsela a todos los mayores de 60 años, independientemente de donde vivan porque hay gente con muchas complicaciones"

decoration

En relación a las salidas, “el sábado fui a Vilagarcía, donde tengo un hermano y una cuñada. Ahora la situación se lleva mejor porque al principio era duro no poder tener visitas”, recuerda.

Antonio Álvarez es uno de los residentes más novatos. Lleva menos de seis meses viviendo en la residencia y su familia lo ha ido a ver dos veces. “No viven en esta zona, sino en Vigo, entonces no es tan fácil”, justifica el septuagenario. Aunque vivió la mayor parte de su vida en la ciudad olívica, destaca que es natural de Boborás (Ourense) y que también vivió en O Carballiño. Trabajó como teclista en FARO DE VIGO durante diecinueve años.

Luisa Rodríguez lleva cinco años viviendo en la residencia. Iñaki Abella

El director de la residencia, Daniel Fiuza Muñoz, apunta que las visitas a los usuarios se permiten todos los días, siempre solicitando cita previa para poder organizarlas. Dirige una plantilla de 80 trabajadores en la que la vacunación contra el COVID “no ha generado absentismo”.

El director de la residencia ribadumiense, Daniel Fiuza. Iñaki Abella

Fiuza admite que el brote de coronavirus en la DomusVi de Ribadumia en octubre del año pasado se cobró la vida de ocho residentes, si bien cualquier invierno la gripe y otras patologías provocan una mortalidad similar, indica.

Hoy recibirán la tercera dosis de la vacuna los residentes de Divina Pastora y mañana los de ServiSenior, ambos centros en Vilagarcía.

Las enfermeras que se encargaron de la vacunación en Ribadumia. Hoy irán a la Divina Pastora de Vilagarcía y mañana a ServiSenior. Iñaki Abella

Compartir el artículo

stats