Los propietarios de Informática Constenla explicaban ayer que, una semana después de que este negocio de Pontecesures fuera asaltado, siguen sin noticias sobre la autoría del robo.

Como se explicó en su momento, los autores hicieron un enorme boquete en la cristalera de la puerta de entrada y, una vez dentro de la tienda, se apoderaron de la mercancía de más valor, incluidos aparatos electrónicos de alta gama, como últimos modelos de teléfonos móviles, ordenadores y modernas tabletas. El dueño del establecimiento calcula que le han robado productos por valor de unos 15.000 euros y se apoderaron de la recaudación de la caja del día anterior, con unos 650 euros.

Puede recordarse que en el interior del local hay cámaras de videovigilancia, y en la grabación se aprecia como el robo fue cometido por tres personas con el rostro tapado. Según las imágenes obtenidas por cámaras situadas en otros establecimientos de Pontecesures, son chicos jóvenes.