Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alerta máxima en Catoira: riesgo de caída desde 60 metros

Imagen tomada del videoclip de un conocido rapero madrileño que grabó subido al viaducto que une Catoira con Rianxo sobre el río Ulla.

Imagen tomada del videoclip de un conocido rapero madrileño que grabó subido al viaducto que une Catoira con Rianxo sobre el río Ulla. FdV

FARO DE VIGO lleva más de tres años denunciando que en el viaducto interprovincial que une Catoira con Rianxo existe un riesgo extremo de caída. Son muchos los músicos que se suben a esta estructura metálica para grabar videoclips, así como los jóvenes que se atreven a hacer lo propio para sacarse selfis o grabar vídeos que después cuelgan en las redes sociales.

Hay que insistir en que el riesgo de caída es máximo, y que las posibilidades de sufrir un accidente mortal son muchas, ya que el viaducto se sitúa a sesenta metros de altura sobre el río Ulla.

En los tres últimos años esa preocupación nunca ha desaparecido. Muy por el contrario, de un tiempo a esta parte la situación parece haberse agravado, constatándose que son muchos los irresponsables que acceden al puente sin que nadie lo impida.

Esto lleva al PP de Catoira, liderado por Iván Caamaño, a presentar una moción para su debate en pleno en la que demanda la adopción de medidas tan urgentes como contundentes.

Los conservadores vikingos requieren la puesta en marcha de un plan de seguridad, mayor presencia de medios policiales y/o de efectivos de seguridad privada de la empresa en los alrededores y, sobre todo, que el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) proceda a cerrar el paso, evitando así el acceso indiscriminado al citado viaducto.

Baste recordar que cuando en 2018 FARO DE VIGO destapó esta situación, los vecinos se mostraban tan “preocupados” como “indignados” al conocer que había jóvenes que arriesgaban sus vidas en el viaducto.

Lo consideraban “una barbaridad y una auténtica temeridad”, lo cual, a la postre, es lo mismo que indica ahora el conservador Iván Caamaño, quien advierte de que “si no se toman medidas, el día menos pensado tendremos una desgracia que lamentar”.

Lo cierto es que esta “locura”, protagonizada de manera especialmente intensa por jóvenes de Catoira, Rianxo, Vilagarcía y otras localidades, no deja de repetirse.

Esto da lugar a numerosas quejas ciudadanas y obliga a la Guardia Civil a desplazarse con frecuencia al lugar cuando se detecta la presencia de personas subidas a este puente de 1.620 metros de longitud que forma parte del Eje Atlántico y une las provincias de Pontevedra y A Coruña, entre las parroquias de Abalo (Catoira) e Isorna (Rianxo).

Uno de los jóvenes que se fotografiaron sobre el puente.

Uno de los jóvenes que se fotografiaron sobre el puente. FdV

El PP quiere acabar con los malos olores y que se reforme la carretera en la que murió un guardia civil

El pleno ordinario a celebrar el lunes, desde las 18.30 horas, en el salón de sesiones de Catoira, no solo servirá para debatir la moción del PP para exigir al ADIF el cierre inmediato del acceso al viaducto del TAV. A propuesta de los conservadores también se tratará la búsqueda de soluciones para atajar “los continuos malos olores” que se registran en el Concello.

La reciente protesta vecinal por los malos olores. Iñaki Abella

Este asunto, que dio lugar hace días a una concentración ciudadana de protesta, también será abordado mediante una moción del BNG y un informe a emitir por el alcalde, el socialista Alberto García García.

Asimismo, en el orden del día aparece otra moción del PP para exigir a la Diputación la mejora inmediata de la carretera provincial EP-8001 que discurre entre Catoira y el enlace con la autopista en el lugar de Carracedo (Caldas).

El PP vikingo y de Caldas, que también piden que se pueda acceder en Carracedo a la AP-9 para ir hacia Santiago, inciden en que esa carretera, en la que recientemente falleció un agente de la Guardia Civil, es altamente peligrosa.

Compartir el artículo

stats