Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La comunidad científica, maravillada con la ruta migratoria de las ballenas azules gallegas

Una integrante del BDRI observando una ballena en la costa de las Rías Baixas.

Una integrante del BDRI observando una ballena en la costa de las Rías Baixas. BDRI

En Galicia siempre hubo ballenas, aunque desaparecieron del mapa cuando su caza estaba permitida y era indiscriminada. Desde hace unos años se sabe, gracias al trabajo del Instituto para el Estudio de los Delfines Mulares (BDRI), que regresan periódicamente a la comunidad para alimentarse, observándose que algunas repiten esa experiencia un verano tras otro.

La comunidad científica las estudia a nivel nacional e internacional, llegando a conclusiones iniciales tan interesantes como la que dice que el animal más grande del planeta podría estar trazando una ruta migratoria totalmente desconocida, sin que se pueda precisar de dónde vienen ni a dónde se dirigen después de alimentarse.

Así lo explica Bruno Díaz López, doctor en Ecología por la Universidad de Burdeos que dirige el BDRI y desarrolla el proyecto Balaenatur, financiado por el Ministerio para la Transición Ecológica y centrado en el seguimiento de ballenas azules en Galicia para el conocimiento de sus hábitos y determinar la influencia en los mismos del cambio climático. 

Gracias a ese proyecto ha sido posible localizar decenas de ejemplares alimentándose frente a las Rías Baixas en los últimos años. Y mediante técnicas como la fotoidentificación se puede poner “nombre y apellidos” a quince de ellos. Dicho de otro modo, que están fichados e integran las bases de datos del BDRI y otros colectivos y organismos internacionales.

En base a ese fichero se sacan lecturas muy llamativas, como por ejemplo, que de esos 15 ejemplares se identificaron cinco este mismo año, que tres de ellos ya habían estado en Galicia con anterioridad y que dos acudieron a alimentarse a esta costa por tercer verano consecutivo.

 

Para Díaz resulta “impresionante ver que animales que realizan migraciones de miles de kilómetros acaban regresando un año tras otro de una forma tan precisa a áreas de pocos kilómetros cuadrados”. Lo cual pone de manifiesto la riqueza de las aguas gallegas.

Confirmación desde Canadá  

Y no solo eso, sino que, tras contactar con sus colegas en un instituto de Canadá que coordina el catálogo de ballenas azules en el Atlántico y revisar los 700 ejemplares que están “inventariados” en el mismo, el director del BDRI destaca que de los quince ejemplares identificados estos años en Galicia solo uno había sido visto con anterioridad. Fue una sola vez, en el año 2017, a la altura de las islas Azores.

“Estamos ante un corredor migratorio desconocido, por lo que ahora que empezamos a saber quiénes son estos ejemplares nos queda conocer de dónde vienen y a dónde van”, reflexiona el investigador. 

“Estamos ante un corredor migratorio desconocido, por lo que ahora que empezamos a saber quiénes son estos ejemplares nos queda conocer de dónde vienen y a dónde van”

Bruno Díaz López - Director del BDRI

decoration

Termina recalcando que los “fichados” en aguas gallegas son ejemplares de ballena azul “que no habían sido vistos en Noruega, Finlandia ni otra parte del Atlántico, lo que demuestra que vienen y van a sitios desconocidos, de ahí que haberlos localizado enriquezca de forma notable la investigación sobre la especie".

Y no solo eso, sino que "nos lleva a decir que estamos ante una ruta migratoria que, si bien no es nueva, ya que siempre hubo ballenas en Galicia, sí resulta totalmente desconocida para la comunidad científica”

Compartir el artículo

stats