Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arousa

La vendimia de Rías Baixas, viento en popa

La comarca está volcada en la vendimia. Iñaki Abella

La vendimia no ha hecho más que empezar, pero su arranque ha sido tan intenso, y la jornada de ayer resultó tan frenética y fructífera, que a estas alturas la Denominación de Origen Rías Baixas tiene ya a buen recaudo alrededor de 20 millones de kilos de uva.

La previsión realizada por la DO Rías Baixas. FdV

Se trata de una marca altamente positiva, teniendo en cuenta que aún quedan, al menos, dos semanas más de recolección –en muchos casos serán tres–, y que las previsiones de vendimia realizadas por el Consello Regulador apuntan a un total final de casi 44 millones de kilogramos –un 27% más que en la cosecha de 2020– con los que obtener 30 millones de litros de vino.

175 bodegas

A estas alturas puede decirse no solo que “la uva goza de una calidad excelente”, tal y como ayer recalcaban en la bodega ribadumiense Bouza do Rei, sino también que están operativas ya la práctica totalidad de las 175 bodegas inscritas en la Denominación de Origen.

Una familia de Ribadumia en plena vendimia, ayer. Iñaki Abella

Como lo están los 5.083 viticultores vinculados a esta marca de calidad y los jornaleros, que de un tiempo a esta parte tanto cuesta encontrar.

“Pies de cuba” y espumosos

Unos y otros aprovecharon las soleadas jornadas de las últimas semanas –con el parón lógico que provocaron las precipitaciones del viernes– para emplearse a fondo en las primeras parcelas, empezando por las destinadas a realizar los “pies de cuba” y a la elaboración de espumosos.

Pero desde ayer se desarrolla lo que puede considerarse como el grueso de la vendimia, con familias enteras aprovechando el fin de semana –sin trabajo ni estudios– para apañar en sus viñedos y elaborar vino propio o bien para enviar la producción a la bodega de turno.

Uva introducida en bodega. Iñaki Abella

En toda la comarca

En Meaño, Ribadumia, Meis, Vilanova y Cambados la actividad recolectora resulta especialmente intensa, de ahí que en el rural no dejen de aparecer vehículos agrarios por todas partes, mientras bajo las parras se emplean a fondo ciudadanos de todas las edades.

Vendimia en Sisán (Ribadumia), ayer. Iñaki Abella

Esas zonas productivas ahora en plena efervescencia y las que se ocuparán con capazos, tijeras y tractores en lo que resta de mes y a principios de octubre, sirven para completar, en el caso de Rías Baixas, 22.501 parcelas.

Suman una superficie de 4.187 hectáreas adheridas, lo cual supone, como se explicó en anteriores ocasiones, un incremento de 93 hectáreas respecto a la cosecha de 2020.

O Salnés

La mayor parte se sitúan en la subzona productora de O Salnés y el mayor volumen producido corresponde a la variedad albariño, como sucede un año tras otro y, de nuevo, se aprecia en los resultados provisionales de la vendimia actual.

Dejando a un lado los datos obtenidos ayer, y que elevaban hasta prácticamente los 20 millones de kilos la cantidad recogida en lo que va de vendimia, ya que todavía no son oficiales, puede decirse que hasta el viernes, cuando las bodegas habían declarado la entrada de 14 millones de kilos, nada menos que 8 millones correspondían a O Salnés.

La recolección, en Meis. Noé Parga

Y prácticamente toda esa uva correspondía a la variedad albariño, ya que el godello estaba en solo 18.030 kilos y tanto el caíño tinto como la loureira blanca reportaban poco más de 1.165 kilos, resultando casi anecdóticas las cantidades recolectadas de brancellao, mencía y treixadura.

Los más veteranos viticultores aseguran que la uva goza de excelente calidad. Iñaki Abella

Condado do Tea y O Rosal

Puede decirse, igualmente, que de los 14 millones de kilos de uva registrados oficialmente hasta el viernes, algo más de cuatro millones pertenecían a la subzona de Condado do Tea, también con el albariño como variedad dominante, mientras que O Rosal estaba en 1,6 millones de kilos.

Vendimia para la bodega Mar de Frades. Noé Parga

Las “cenicientas” de Rías Baixas son Ribeira do Ulla y Soutomaior, que hasta el viernes habían llevado a bodega casi 73.000 y cerca de 40.000 kilos, respectivamente.

Se intensifican las catas y visitas a bodegas y viñedos

En plena vendimia las bodegas de la Denominación de Origen Rías Baixas no solo prestan atención a la actividad productiva. También mantienen su apuesta por el enoturismo, sobre todo al abrigo de la Ruta do Viño Rías Baixas.

Es por ello que se multiplica el número de actividades como las catas y las visitas guiadas tanto a las propias bodegas como a los viñedos en los que se lleva a cabo la recolección.

Ayer, sin ir más lejos, la bodega Terras Gauda mostraba el proceso de elaboración de sus vinos, tanto en los viñedos como en el interior de la bodega, incorporando una cata de mostos con la que “apreciar las singularidades de la variedad de uva y degustar los vinos Abadía de San Campio, Terras Gauda y La Mar, acompañados de un aperitivo”.

El ritmo de recolección se ha intensificado. Iñaki Abella

Así lo explican los responsables de la Ruta do Viño, sabedores de que “septiembre es sinónimo de vendimia” y de que las bodegas se encuentran en pleno apogeo.

Al tiempo que anuncian el jueves y el viernes se organizan en la sede del Consello Regulador Rías Baixas dos días de cata de uvas, mosto y vinos.

Eso sin olvidar que uno de sus socios, la bodega vilanovesa Pazo Baión, acoge el día 25 la gala de los premios del Colexio Oficial de Arquitectos de Galicia.

Compartir el artículo

stats