Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El entorno del islote de Rúa como escenario de la vida marina

El tesoro fotográfico que esconde la Ría de Arousa

Los peces y la flora ofrecen imágenes de enorme atractivo.

Existen escenarios en lo que expresar arte de muy difícil acceso. La fotografía es una de esas especialidades que ve potenciado el valor de sus resultados de manera directamente proporcional a los estímulos que presente el entorno. Una prueba irrefutable de ello ha sido el desarrollo del campeonato gallego de fotografía submarina, organizado por la Federación Gallega de Actividades Subacuáticas el Club Náutica Medusa de Vilagarcía.

El entorno de la isla de Rúa se convirtió en el lugar a explorar por los equipos participantes. Todo ello con unas condiciones de mar que invitaban a mostrar todo el talento en cada una de las dos inmersiones de 90 minutos establecidas por reglamento. En cada una de esas inmersiones solo se pueden realizar un máximo de 100 imágenes. Además, a la conclusión de las dos actuaciones habrá que realizar una selección de lo más exhaustivo para escoger solo seis fotografías del máximo de 200 que se pueden realizar.

Además, la organización marca diferentes pautas para definir las temáticas sobre las que debe versar la imagen y establecer en base a ellas el criterio para valorar todos los matices que engloban aquello que se ha querido plasmar. Desde un angular o paisaje, otra imagen en la que el buceador ejerza de modelo, además de una foto detalle, son solo algunas de las líneas que marcan las acciones de cámara y asistente en su análisis de los fondos marinos.

El equipamiento necesario para trabajar en los fondos marinos da cuenta de todo lo que hay detrás de una instantánea para concurso. Además del peso de la botella de oxígeno y los 15 kilos en plomos para facilitar la inmersión, también hay cerca de 4 kilos en carcasa, fotografía, flashes y luces de apoyo. Luego, el resultado de lo retratado se entrega directamente nada más salir a la superficie. La selección de los trabajos y el veredicto del jurado todavía se hará esperar varios días.

Francisco Ventoso, participante y a la par campeón de este Campeonato Gallego junto a Ángel Rey, reconoce que “lo más difícil de todo es descartar muchas de las fotografías. Ahí está en buena medida el estar más arriba o más abajo en la clasificación. Hay que hilar muy fino y saber moverse muy bien cuando estás abajo para encontrar la imagen que buscas. El trabajo en equipo es fundamental para que todo salga bien”.

Los vilanoveses Francisco Ventoso y Ángel Rey se impusieron en el Campeonato Gallego de foto submarina

decoration

Una dificultad añadida en el desarrollo de la competición es el que se deriva de la oscuridad de los fondos marinos del entorno del islote de Rúa. La utilización adecuada de la luz, el límite de tiempo e incluso la presencia de parejas participantes en el mismo lugar, supone un cóctel de factores nada fácil de controlar para encontrar los resultados esperados.

De lo que no cabe ninguna duda es al respecto de todo lo referido a la riqueza natural y paisajística que se encuentra en los fondos marinos de la Ría de Arousa. Como el propio Francisco Ventoso señala “cuando bajas te encuentras con toda una explosión de vida. Es tal la cantidad de motivos que te encuentras para hacer una foto que tienes que tener muy claro lo que quieres y sobre todo cómo lo quieres tener en tu imagen. Estuvimos entre los 13 y los 17 metros de profundidad y todo lo que te encuentras ahí abajo te ayuda a entender el valor incalculable que tiene una ría como la de Arousa”.

Cuando bajas te encuentras con toda una explosión de vida

Francisco Ventoso - Campeón gallego de fotografía submarina

decoration

El Club Con Grande de Vilanova se convirtió en el verdadero protagonista de la competición. Suyos fueron el primer y tercer puesto del podio con la victoria de Francisco Ventoso y Ángel Rey mientras que el tercer cajón fue propiedad de sus compañeros Manuel Ángel Laya y Álvaro Gómez. La segunda posición fue para José Antonio García y Ricardo Parada, del Club Buceo Malpica.

Precisamente los vilanoveses actualmente portadores de la corona gallega de fotografía submarina tendrán que defender el pabellón autonómico a finales del mes de octubre. Será con motivo del Campeonato de España que tendrá lugar en la isla canaria de El Hierro. Allí acudirán sabiendo de la dificultad de competir con los mejores, pero con la satisfacción ya cumplida de sacarse la espina del título logrado en Vilagarcía por primera vez en una carrera de episodios submarinos que empezó allá por 2002 y que tuvo en el vídeo su principal filón de buenos resultados.

Compartir el artículo

stats