Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La plantilla del Casino La Toja puede quedarse "en casa"

Romina Beatriz Calvo Bobbera, trabajadora del Casino La Toja, con la sentencia que evita su traslado. FdV

Después de un verano altamente positivo para el sector hostelero y/o turístico en Galicia y la comarca, con decenas de miles de ciudadanos disfrutando de cada rincón de O Grove, los trabajadores del Casino La Toja lamentan que no se haya aprovechado esa masiva afluencia de visitantes para reforzar el mítico salón de juegos meco. Y no solo eso, sino que aducen que “su desmantelamiento avanza imparable”, tanto limitando “a la mínima expresión” la actividad lúdica del mismo como trasladando trabajadores a la sala anexa abierta en Vigo.

En relación con esto último, puede decirse que después de que muchos empleados fueran desplazados por cuestiones laborales a la ciudad olívica, se ha podido saber que una de las crupieres del Casino La Toja consiguió respaldo judicial para evitarlo.

Romina Beatriz Calvo Bobbera. FdV

Se trata de Romina Beatriz Calvo Bobbera, quien, además, es integrante del comité de empresa de dicho negocio y se opuso a ese traslado por cuestiones personales, familiares y económicas, ya que viajar a Vigo para trabajar en la sala anexa le estaba suponiendo una importante pérdida de “tiempo, dinero y salud”.

Ahora, mientras muestra la sentencia del Juzgado de lo Social número 4 que le da la razón y anula su traslado a Vigo, dice confiar en que este fallo judicial sirva de apoyo a otros trabajadores en su misma situación, al tiempo que insiste, como ya hizo en ocasiones anteriores, en la necesidad de que las autoridades tomen cartas en el asunto y contribuyan a evitar una muerte segura en unas instalaciones que agonizan desde hace tiempo.

La sentencia aludida deja sin efecto la decisión tomada por la mercantil Casino La Toja S.A. y declara “injustificada” la decisión empresarial de proceder al traslado de Romina Calvo a un nuevo centro de trabajo (el de Vigo), reconociendo el derecho de esta trabajadora a “ser repuesta en las mismas condiciones” con las que desempeñó hasta ahora su labor en la calle Don Pedro de A Toxa, donde se asienta la sala meca.

Tras conocer esta resolución, la crupier suspira aliviada y declara que se frena así “la movilidad geográfica encubierta impuesta por la empresa Luckia, que me trasladó a Vigo sin pagarme ni un céntimo más u otro tipo de mejora laboral”.

Tras explicar que en un juicio anterior el juez le reconoció una antigüedad de unos 14 años, “bastante más que los 5 que me reconocía la empresa”, Romina Calvo lamenta haber tenido que llegar a esta situación y agradece el apoyo de cuantos estuvieron a su lado en tan complicado proceso.

“Ojalá esto sirva a los compañeros que se encuentran en una situación similar a la mía”, espeta la crupier antes de recalcar que “este traslado injustificado y abusivo que quieren imponer a aquellos que no nos queremos ir a Vigo solo sirve para confirmar el desmantelamiento del Casino La Toja, del que venimos alertando los trabajadores desde hace tiempo”.

El Casino La Toja, en sus buenos tiempos. FdV

Volviendo al principio de esta información, la empleada del Casino coincide al señalar que “este verano se marcaron récords históricos de turismo en la comarca”, a pesar de lo cual el salón estuvo activo “con menos de 10 trabajadores y cerrando 2 días a la semana, los lunes y martes, cuando hasta hace solo unos años éramos unos 70 empleados en verano, y entre 100 y 150 hasta hace una década”.

Y no solo eso, sino que “en más de 40 años de trayectoria, el Casino solo cerraba sus puertas un par de días al año, y no dos días a la semana, como sucede ahora”, asevera.

Lo que ocurre, insiste esta representante del comité de empresa, es que el Casino La Toja “se muere”, de ahí la necesidad, insiste, “de que las autoridades competentes no permitan que Luckia convierta el Casino La Toja en un salón recreativo que pondrá fin a más de 40 años de historia y dejará de generar empleo, atracción turística y riqueza para O Grove y toda la comarca”.

Compartir el artículo

stats