Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rañeiros realizará muestreos en O Bohído para ver su situación

Varias embarcaciones trabajan en O Bohído.

Varias embarcaciones trabajan en O Bohído. Noé Parga

Tras descubrir la pésima situación en la que se encuentra Os Lombos do Ulla, la asociación de Rañeiros va a realizar una serie de muestreos que le permitan saber cual es la situación de O Bohído y de Cabío. La principal esperanza es el primero, que ya soportó el grueso de la producción en la campaña anterior, pero son conscientes que el banco marisquero que se encuentra entre Vilanova, Cambados y A Illa va a sufrir mucho si toda la flota se concentra en él.

Esos muestreos se van a realizar el próximo viernes y, una vez se conozcan los resultados, lo patrones se volverán a reunir para analizar los resultados y fijar una fecha en la que comenzar la campaña. También van a solicitar una entrevista con la conselleira de Mar, Rosa Quintana, para analizar el estado en el que se encuentran los bancos marisqueros y las perspectivas con las que se va a afrontar la campaña.

Estas, explica el patrón mayor de A Illa y presidente de los Rañeiros, Juan José Rial Millán, son muy negativas, incluso peores que las del pasado año. Los muestreos realizados por el sector en Os Lombos do Ulla no son precisamente muy halagüeños. “No queda nada, o por lo menos eso es lo que nos indican los datos que hemos recogido, que no han detectado presencia de recurso con talla comercial”, explica Millán que ve un futuro “muy negro”.

¿Pero, qué pudo haber pasado para que no se encuentre recurso en los muestreos? Millán señala que “suponemos que es un cúmulo de muchos factores, aunque el principal es el descenso en la salinidad del agua, que ha acabado por matar al marisco”. Ese pensamiento se justifica en lo ocurrdo el pasado mes de febrero en zonas muy próximas a Os Lombos, como los bancos de berberecho de la Cofradía de Rianxo o en los parques de cultivo de Carril, donde “hubo una gran mortandad que se llevó por delante toneladas de recurso y ahora lo estamos pagando”.

O Bohído continúa siendo la gran esperanza del sector ya que el otro banco marisquero de referencia, el de Cabío, lleva años arrastrando una serie de circunstancias que le llevan a tener una producción bastante minoritaria con respecto a otros puntos de la ría. De hecho, el pasado año, de donde se sacaron la mayor parte de las toneladas de marisco que se extrajeron fueron de pequeñas zonas incluidas en el libre marisqueo y que no están tan esquilmadas como O Bohído y que no han sufrido el daño del agua dulce, como Os Lombos.

Las últimas campañas de libre marisqueo que se han desarrollado en la ría de Arousa no han sido precisamente muy positivas en lo que se refiere a extracción de recurso, con una caída muy importante en los kilogramos que pasan por lonja. Sin embargo, el precio que han alcanzado algunas especies en las lonjas en el último año ha sido alto, lo que ha compensado un tanto a los mariscadores por la falta de capturas, pero no resuelve el problema del estado en que se encuentran los bancos marisqueros.

Compartir el artículo

stats