Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los concellos rebajan su deuda con los proveedores un 30% en plena pandemia

Obras del futuro carril-bici de Rodrigo de Mendoza, en Vilagarcía

Obras del futuro carril-bici de Rodrigo de Mendoza, en Vilagarcía Noé Parga

La pandemia de coronavirus supuso un desastre económico para millones de personas y de empresas; y también para las administraciones públicas. Los ayuntamientos no fueron menos, viendo como de repente sus gastos se disparaban (mascarillas, geles hidroalcohólicos, limpiezas constantes en los colegios, ayudas de emergencia social), mientras los ingresos caían en picado. A pesar de ello, los concellos de O Salnés parecen estar sorteando relativamente bien la crisis. De hecho, a 30 de junio pasado debían a los proveedores 6,5 millones de euros, frente a los casi 9 millones que tenían en facturas pendientes de pago el 31 de diciembre de 2019, antes de que el SARS-CoV-2 se expandiese por todo el globo.

La ley de morosidad obliga a pagar las facturas en un plazo de 30 días, y según Hacienda solo superaron ese umbral Vilanova y Cambados

decoration

El Ministerio de Hacienda acaba de publicar su informe trimestral sobre el Periodo Medio de Pago a Proveedores (PMPP) de las administraciones locales, y los ayuntamientos de O Salnés salen muy bien parados. No solo han reducido su deuda con los proveedores (muchos de los cuales son, a fin de cuentas, pequeñas y medianas empresas), sino que casi todos cumplen con la ley de morosidad, que obliga a pagar las facturas en un plazo máximo de 30 días. Durante el segundo trimestre de este año (de marzo a junio de 2021) únicamente pagaron por encima de este plazo Vilanova y Cambados.

En el caso de Vilanova, los proveedores esperan de media casi un año para cobrar las obras que realizan para el Concello, los suministros de material o los servicios (por citar un ejemplo, un concierto), pues el periodo medio de pago es de 360 días. Cambados, por su parte, empeoró sensiblemente sus estadísticas en el segundo cuarto de este año. Generalmente, sí cumplía con el plazo de un mes, pero entre marzo y junio pasados estuvo pagando a una media de 79,21 días desde la entrada de la factura.

Meaño y O Grove son los más rápidos; pagan a los proveedores en apenas una semana

decoration

En cambio, los ayuntamientos que pagan con más celeridad las obras, suministros o servicios recibidos son Meaño y O Grove. Según la estadística que acaba de publicar el Ministerio de Hacienda, en ambos casos se abonan las liquidaciones apenas una semana después de su entrada por registro.

Concello a concello

El Ayuntamiento de Vilanova arrastra una deuda histórica difícil de condonar en un periodo corto de tiempo. De todos modos, sus balances mejoraron algo. Antes de la pandemia, la administración municipal tenía en el cajón facturas pendientes de pago por valor de 2,6 millones de euros, y su periodo medio de pago a proveedores superaba incluso el año, llegando a los 372 días. Sin embargo, su deuda con los proveedores durante el último año y medio se redujo en más de un millón de euros.

Vilagarcía debía a 30 de junio pasado casi 1,5 millones de euros, y su periodo medio de pago era de 22 días

decoration

Vilagarcía debía a 30 de junio de este año más que a 31 de diciembre de 2019. Pero no es una diferencia sustancial para el volumen de contrataciones que realiza este municipio. Así, se pasó del 1,1 millones de euros en operaciones pendientes de antes de la pandemia a los casi 1,5 del segundo trimestre de este año.

Cambados es otro municipio que ha visto crecer su deuda (aunque muy ligeramente), en gran medida debido a la pobre ratio de operaciones pagadas entre marzo y junio pasados, de las más bajas de toda la provincia de Pontevedra. En diciembre de 2019, Cambados tenía pendientes de abono recibos por un valor de algo menos de un millón de euros, y en junio esa cifra había subido a 1.065.650 euros.

Entre los que han rebajado de forma sustancial sus liquidaciones pendientes de satisfacer figuran Meis (de 408.000 euros hace año y medio a poco más de 103.000, según el último balance); Ribadumia (de 358.000 a 52.000 euros); o Meaño (de 783 euros a una deuda formal de cero). Pero, sobre todo, destaca el caso del Ayuntamiento de Sanxenxo, que a finales de 2019 debía a proveedores más de 1,6 millones de euros, y a 30 de junio solo tenía pendientes de pago 119.000.

Faltan, en el último informe, los datos de Pontecesures, Catoira y A Illa, pues el Ministerio de Hacienda no dispone de su información contable. El periodo medio de pago del conjunto de ayuntamientos de España es de 60 días.

Compartir el artículo

stats