Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La factura de la luz pone en riesgo la salud económica de los concellos de O Salnés

Alberto Varela en una de sus recientes comparecencias públicas

Alberto Varela en una de sus recientes comparecencias públicas Noé Parga

Los Ayuntamientos de O Salnés se blindan ante el desorbitado precio de la energía eléctrica cuyo ascenso desequilibra los presupuestos del presente y venideros ejercicios por lo que se buscan fórmulas de choque para corregir el quebranto. Los alcaldes de O Salnés sostienen que la factura por consumo eléctrico es hoy por hoy uno de los graves lastres de las administraciones municipales por ser “grandes consumidores”.

José Antonio Cacabelos,  regidor de O Grove.

José Antonio Cacabelos, regidor de O Grove. N.Parga

Amortiguar ese impacto es una de las complejas decisiones, y en O Grove su alcalde José Antonio Cacabelos expone que en el último semestre han pagado 150.000 euros más que en el mismo período anterior y estima que si esta evolución se mantiene en el tiempo “la factura de consumo eléctrico va a pasar de 600.000 euros a un millón en un año”, lo que obliga a ajustes y recortes en otros servicios o bien a buscar alternativas o subir impuestos.

Carlos Iglesias, alcalde de  A Illa de Arousa.

Carlos Iglesias, alcalde de A Illa de Arousa. N.P

Vilagarcía, por su parte, ha encarado la ofensiva de las empresas eléctricas con más desahogo. El alcalde Alberto Varela respira aliviado porque el contrato de suministro cuenta con una “cláusula techo” de modo que el aumento repercutirá en menor medida en las arcas municipales, al tiempo que recuerda que desde 2015 se han realizado importantes inversiones para rebajar el coste de la luz.

Carlos Iglesias, alcalde de A Illa, aboga más por soluciones domésticas urgentes para reducir el coste del recibo. “Desde 2012, el alumbrado público se reemplazó por bombillas led de bajo consumo y ahora el siguiente paso es acudir a la autosuficiencia”. Su primer planteamiento, revela, es apostar por plantas fotovoltaicas, que ya han gestionado, para el suministro autónomo en edificios como el Concello, el Auditorio y el Museo.

Vilagarcía instala otros 1.800 puntos de luces led para rebajar el consumo

El alcalde de Vilagarcía Alberto Varela afirma que su principal preocupación es el incremento del recibo en los hogares en tanto que el Ayuntamiento cuenta con un contrato de suministro hasta final de año por importe de 950.000 euros, medio millón menos que en 2014. Una rebaja en la factura que fue posible gracias al plan de eficiencia energética por el cual la ciudad cuenta en estos momentos con un alumbrado público de 8.700 puntos de luz de bajo consumo. Señala asimismo que está en proyecto la sustitución de otros 1.800 puntos de luz más, que cuentan con sendas subvenciones del Instituto Energético de Galicia (INEGA) para dos proyectos financiados por Europa a través de los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER). La inversión prevista es de 400.000 euros

También en A Illa, el alcalde hace hincapié en los planes de eficiencia energética por el ahorro que han supuesto para las administraciones. “En A Illa solo queda el plan de sustitución de las luces en las fachadas porque desde 2012 se cambió el resto del tendido”, explica.

Todas soluciones urgentes ante la perspectiva de que el mercado mayorista mantenga la escalada de las últimas semanas, algo que los ayuntamientos querrían digerir antes de que sea tarde, pues los planes de eficiencia energética aunque amortiguan el coste ya son insuficientes.

Alberto Varela enfatiza sobre el hecho de que Vilagarcía ha adoptado medidas de ahorro drásticas que permiten encarar el golpe de las eléctricas al menos durante el presente año 2021. “En 2014 la factura municipal de la luz ascendió a 1.399.000 euros y en 2021 es de 950.000, casi medio millón menos”, explica con la satisfacción de que al menos este año no habrá sobresaltos en la factura, lo cual repercutirá directamente y de forma positiva en el vecindario.

Aún así no las tiene todas consigo pues el próximo año habrá que renegociar el contrato de suministro, lo que puede ser un duro golpe a la hora de trazar los presupuestos de 2022, salvo que se suban tasas e impuestos, cosa que asegura no haber pensado todavía.

Cacabelos participó en la mañana de ayer en la comisión de gobierno donde se expresó la preocupación de la Administración Local por la subida sin límites del precio de la energía eléctrica y que afecta de igual forma a administraciones y particulares.

Grandes consumidores

“Los Ayuntamientos somos grandes consumidores de energía eléctrica y aunque llevamos diez años con planes de eficiencia energética, esta subida sin control puede desencadenar un grave perjuicio económico, pues el ahorro conseguido con las inversiones en renovación de alumbrados ya ha quedado solapada”. El regidor grovense explica que la factura del mes de julio de la ETAP ha pasado de 5.000 a 9.000 euros en solo lo que va de mes, lo que supone un incremento de entre un 30 y un 40%.

Un problema que también afecta a la Mancomunidade de O Salnés cuya presidenta Marta Giráldez expresó la pasada semana a FARO DE VIGO que está muy preocupada por el desproporcionado aumento de precios, tanto que no descarta que a finales de año, si la progresión se mantiene puede ser necesario actualizar las tasas del agua que pagan los vecinos.

Subida "insoportable", califica Cacabelos

Cacabelos califica de “insoportable” para los ayuntamientos esta escalada por lo que también valora alternativas que palíen en cierto modo el aumento de la luz eléctrica. “Quizás tendremos que ir a un modelo de parques fotovoltaicos o impulsar el modelo de los generadores eólicos para evitar un sablazo a los vecinos en forma de incremento de tasas e impuestos municipales para evitar que la renta disponible en los Ayuntamientos se vaya directamente al garete”, advierte el alcalde de O Grove.

“Quizás tendremos que ir a un modelo de parques fotovoltaicos o impulsar el modelo de los generadores eólicos"

José Antonio Cacabelos - Alcalde de O Grove

decoration

También hace mención el regidor meco al enorme gasto que va a suponer a la Mancomunidad la factura de los bombeos desde el Umia, sin olvidar los que cada Ayuntamiento tiene que destinar a instalaciones como las Estaciones de Tratamiento de Agua Potable o de Residuales, todos ellos servicios básicos a los que no se puede renunciar en tanto que es igual de urgente preservar el medio marino

De ahí que tampoco le parezca descabellado recurrir a sistemas de autoabastecimiento de energías. “Tendremos que pensar en parques fotovoltaicos o en los aerogeneradores para abaratar el servicio”, reconoce.

El isleño Iglesias es fiel partidario de esta iniciativa tras comprobar los “excelentes resultados del que ya funciona en la Estación de Agua Potable de la Mancomunidade, que ya ha demostrado su absoluta eficiencia”.

Bombeos, saneamientos y depuración son los servicios más costosos

Depuración, saneamiento, bombeos e iluminación o calefacción de edificios públicos generan también un costosísimo gasto a las administraciones. Los planes de eficiencia en estos casos son más complejos, aunque existen fórmulas para abaratar costes como la sustitución de los motores antiguos a la hora de prestar el servicio. El alcalde de Vilagarcía Alberto Varela indica que aunque el coste de estos servicios es muy alto, se ha conseguido rebajar “con la renovación de muchos motores de bombeo, si bien en saneamiento queda mucho por hacer”. Varela recuerda que las “tripas de la ciudad” requieren de inversiones periódicas muy elevadas, en tanto que hay que reemplazar equipos y una infraestructura que ha quedado obsoleta. El problema de la depuración es también mentado por el regidor de O Grove quien subraya que en el mes de julio recibió una factura de 9.000 euros por la ETAP de O Grove, casi el doble de los 5.000 que abonaron el año anterior.

Compartir el artículo

stats