Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El legado marítimo, un tesoro a proteger en las rías de Arousa y Vigo

Los participantes en el proyecto “Recaladas no Camiño” posan frente a la isla de Cortegada, en el muelle carrilexo. | // IÑAKI ABELLA

Salvar el patrimonio histórico e industrial ligado al mar es el principal cometido del trabajo multidisciplinar que durante toda la semana han realizado los integrantes de “Recaladas no Camiño” que ayer pusieron fin a un minucioso trabajo de campo en Carril (Vilagarcía) con conclusiones que obligan como mínimo a una seria reflexión de la sociedad y las instituciones.

La investigación, tejida con un planteamiento multidisciplinar, ha permitido obtener ya conclusiones muy sólidas al coincidir arquitectos, economistas, historiadores, licenciados en Ciencias del Mar, conservacionistas o expertos en Bellas Artes, en que existe un riesgo cierto de que la riqueza de aldeas y pueblos marineros se pierda para siempre y por ello piden acciones que reviertan este camino abocado a no tener vuelta.

Participan 30 profesionales de distintas provincias españolas convocados por la asociación Fundamar (Fundación para la pesca y el marisqueo), con sede en Vigo, cuyo proyecto fue seleccionado para formar parte de “Recaladas no Camiño”, promovido en Año Santo.

Expertos en distintas materias

Un trabajo de gran contenido académico en el que participan desde el profesor de Arquitectura Julián Sobrino, Xoán Carmona o Manuel Lara, ingeniero industrial y presidente de la Asociación Gallega de Patrimonio Industrial “Buxa”, todos ellos grandes defensores de su conservación.

María Caldeiro, de Fundamar, extrajo de la semana una visión panorámica sobre un territorio en el que se alinean las industrias del mar, con el asentamiento de empresas conserveras, salazoneras, lonjas, viveros, cetáreas, e integrando un paisaje, una historia común y una riqueza que está en peligro. “El relevo generacional en las profesiones del mar está muy complicado por lo que conviene dignificarlas para que vuelvan a ser una profesión de futuro” y a la vez un indudable polo de atracción de nuevos recursos.

Los participantes en los equipos multidisciplinares de Fundamar ante la isla de Cortegada Iñaki Abella

El profesor de Arquitectura de la Universidad de Sevilla Julián Sobrino se fija en la influencia que toda esta riqueza ha proyectado en un patrimonio que además cuenta con la singularidad de formar parte del Camino de Santiago, cuya influencia ha sido básica en estas tierras de O Salnés y Ullán. De ahí que haga hincapié en la dimensión de una arquitectura industrial y oficios vinculados al mar y al propio Camino, que auspician características singulares, “porque no es solo un concepto religioso sino que fomentó cruces culturales y de emprendimiento, con conserveras, lonjas y mercados, astilleros y otras infraestructuras ligadas al marisqueo y al mar”.

"Grosor patrimonial" en el litoral

Sobrino enfatiza sobre el “grosor patrimonial” ligado al mar y se remonta a las labores de marisqueo que ya se observaban en los castros, pero también la industria catalana que se asentó en Vigo o Arousa, sin olvidar a los grandes navegantes que en Galicia “tenían una gran devoción por Santiago”, construyendo capillas con un enorme interés cultural.

Manuel Lara, de la asociación Buxa ,es igual de combativo y aboga por la conservación del patrimonio industrial creado alrededor del sector del mar y cree en la reutilización de unos edificios que en su día han quedado obsoletos para el desarrollo de la actividad industrial para la que fueron concebidos.

“Es mucho mejor que se instale una biblioteca, un auditorio u otra actividad a que se derribe el edificio porque dejó de ser útil, al menos algo se conserva"

Manuel Lara - Representante del colectivo Buxa

decoration

“Es mucho mejor que se instale una biblioteca, un auditorio u otra actividad a que se derribe el edificio porque dejó de ser útil, al menos algo se conserva”, expone en su recorrido frente a la paradisíaca isla de Cortegada, mensaje que caló también en los equipos de campo.

Objetivos

Los dos grupos que participan en el trabajo multidisciplinar coinciden con los argumentos. Observan, tras su estancia en Galicia y hablar con muchos paisanos, que empieza a notarse una lamentable “desconexión con el mar” y por tanto del “sentimiento identitario” de un pueblo, tanto que el propio pueblo ha llegado a no valorar un tesoro condenado a la ruina, sino se le devuelve la consideración histórica que le pertenece.

Compartir el artículo

stats