Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mar de Frades arranca la vendimia en Rías Baixas

Paula Fandiño (derecha), en un evento conjunto de Mar de Frades y el CSIC. | // IÑAKI ABELLA

Dos bodegas de las denominaciones de origen Ribeira Sacra y Valdeorras inauguraron el sábado pasado (28 de agosto) la vendimia de este año en Galicia. Hoy, 1 de septiembre, será la arousana Mar de Frades la que haga lo propio en la denominación de origen Rías Baixas. La firma asentada en Meis ha programado cinco jornadas para recolectar la uva que han estado cuidando para la elaboración del vino base que más tarde se convertirá en su espumoso. Y empezarán por su plantación de Vedra, al sur de la provincia de A Coruña.

La gerente y enóloga de Mar de Frades, Paula Fandiño, indica que entre hoy y el domingo prevén cortar entre 120.000 y 150.000 kilos de uva de sus viñedos. La primera partida llegará a las instalaciones de la bodega en Meis en torno a las siete de la tarde de hoy, y los operarios de bodega la prensarán ya entrada la madrugada, cuando el fruto haya enfriado. De este modo, los primeros mostos de la añada 2021 de Rías Baixas serán una realidad este mismo jueves.

El tránsito de un vino tranquilo a otro con burbujas

Mar de Frades quiere incrementar este año su producción de espumoso. La suya es una de las marcas dentro de este segmento con mejor evolución comercial de toda la denominación de origen, y está funcionando muy bien en la exportación, de ahí que la bodega haya considerado oportuno producir más vino de estas características en 2021.

“Creemos que es un año favorable para ello, puesto que hay más uva y se ha incrementado el rendimiento por hectárea”, plantea Paula Fandiño.

Para la elaboración del espumoso se obtiene primero lo que se llama el vino base, que es el que van a hacer en Mar de Frades con la uva que les llegue durante estos cinco primeros días de campaña. Con la primera fermentación se consigue un vino tranquilo, que es el que se denomina “base”.

Posteriormente, este caldo tiene una segunda fermentación, tras la cual aparecerán las burbujas, originadas por el dióxido de carbono disuelto en el líquido alcohólico.

Todo apunta a que la vendimia que arranca hoy será excepcional en la denominación de origen Rías Baixas. El estado sanitario del viñedo es muy bueno, y se espera una recolección abundante y de calidad. Tanto es así que el Consello Regulador ha autorizado en esta campaña un incremento excepcional en el rendimiento de producción, pasando de los 12.000 kilos por hectárea máximos de los últimos años a los 13.500 que se podrán extraer en esta ocasión.

Los técnicos de Rías Baixas prevén asimismo que esta sea la cosecha más abundante de toda la historia de la denominación. Han estimado que se recogerán unos 43,7 millones de kilos de uva, dos millones más que en la anterior mejor campaña, que fue la de 2011.

Un centenar de trabajadores

Paula Fandiño afirma que, “cada año que pasa cuesta un poco más encontrar gente para trabajar en la vendimia”. A pesar de ello, ellos ya han conseguido formar una cuadrilla de un centenar de personas, que son los que empezarán a vendimiar desde esta mañana en Vedra.

La gerente y enóloga de Mar de Frades plantea que han decidido mantener buena parte de las medidas de prevención del COVID que se pusieron en marcha en la campaña de 2020 para evitar riesgos innecesarios. Es más, Fandiño avanza que, “hay dinámicas que han llegado para quedarse”. Así, por ejemplo, la bodega de Meis considera que establecer un sistema de entrada de uva en bodega mediante cita previa es un avance para todas las partes, haya o no pandemia, puesto que se evitan las aglomeraciones a la puerta de la bodega y los viticultores no pierden el tiempo.

Dos trabajadores, durante la vendimia de Mar de Frades de 2020 Iñaki Abella

También se ha tomado la decisión de que el uso de mascarilla seguirá siendo obligatorio en todo el recinto de la bodega, incluso al aire libre, “porque hay tareas en las que es difícil mantener las distancias de seguridad”, como cuando se ayuda a otra persona en la descarga de las cajas.

Asimismo, se mantiene la práctica de lavar y desinfectar las cajas antes de entregárselas al siguiente viticultor (antes del COVID solo se lavaban), y la entrada de los trabajadores seguirá siendo escalonada para evitar la formación de grupos.

En cuanto a la vendimia en sí, y tras estas cinco jornadas dedicadas a la primera fermentación de los futuros espumosos, Mar de Frades prevé iniciar el grueso de la recolección para los caldos tranquilos en torno al 9 de septiembre.

El estado sanitario del viñedo es bueno en general, y el grueso de bodegas empezarán a vendimiar entre el 9 y el 13 de septiembre

decoration

Esta fecha también sería relativamente madrugadora, habida cuenta de que el grueso de las bodegas están barajando por ahora esperar hasta la semana que empieza el lunes 13. Incluso en O Rosal se podría esperar a esas fechas, pese a que en esa comarca del sur de Pontevedra se suele empezar un par de días antes que en O Salnés.

Terras Gauda espera a que se modere la acidez

Terras Gauda, una de las grandes bodegas de O Rosal, empezará a vendimiar previsiblemente el 13 de septiembre. El enólogo y director técnico, Emilio Rodríguez Canas, plantea que los niveles de azúcar de la uva ya son prácticamente los idóneos, pero que han decidido esperar un poco para que se modere la acidez.

“No es que las acideces que tenemos ahora sean más altas de lo normal, sino que durante los últimos años estaban siendo un poco más bajas. Estamos volviendo a los valores habituales de hace cinco años”, argumenta. En Terras Gauda ya no hacen el tradicional “pie de cuba”, pues cuentan con levaduras propias de albariño patentadas desde 2008.

En lo que respecta al estado sanitario del viñedo, Paula Fandiño indica que el mildiu está controlado, pero que se aprecia en algunas plantaciones un volumen elevado de hojas quemadas (de color marrón), ya sea por el efecto del mildiu o del oídio. Esta circunstancia determinará que en algunos casos en esas fincas la maduración vaya más lenta de lo esperable, puesto que esas hojas dañadas no realizan la fotosíntesis. En lo que respecta a las condiciones meteorológicas para los próximos días, se esperan lluvias al menos para domingo y lunes. Si no se extienden más en el tiempo, incluso podrían ser buenas para el viñedo.

Lagar de Cervera monta por primera vez en Galicia una máquina de selección óptica de las uvas vendimiadas

En Rías Baixas la vendimia es manual, y los propios temporeros realizan una primera selección de los racimos en el campo, desechando las uvas en mal estado o retirando las hojas antes de depositarlas en la caja. Pero la selección en la propia finca no siempre es perfecta, ya sea porque hay días en que toca trabajar con prisas (como cuando amenaza la lluvia) o en el caso de los vendimiadores más inexpertos.

Por ello, en la bodega Lagar de Cervera (de la comarca de O Rosal), se han decidido a montar por primera vez en Galicia una máquina de selección óptica de la uva. Se trata de una máquina que han importado de Francia, y que cuenta con una cinta sobre la que van pasando los racimos cortados. Con una cámara se visualizan todos los granos, y se compara su imagen con la prototípica de una uva albariña sana y madura, que los técnicos grabaron previamente. De este modo, cualquier uva que no se parezca a esa imagen, es desechada automáticamente por la máquina.

Ángel Suárez, enólogo de Lagar de Cervera, explica que la ventaja de esta tecnología es que se eliminan frutos dañados por la botritis o demasiado verdes, al tiempo que se retiran hojas o pequeños palos. Este tipo de maquinaria lleva un tiempo funcionando en La Rioja (Lagar de Cervera pertenece al grupo La Rioja Alta), y la próxima semana se probará con uvas reales durante un par de días.

Compartir el artículo

stats