Vilanova recurre a la Xunta para remodelar la plaza de abastos

Plaza de abastos de Vilanova de Arousa.

Plaza de abastos de Vilanova de Arousa. / Iñaki Abella

A. G.

La plaza de abastos de Vilanova lleva años obsoleta y a la espera de un proceso de modernización que parece que nunca llega. Cansados de aguardar por Costas, entidad a la que pertenecen los terrenos sobre los que se asienta la plaza, que no acaba de decidir sobre la petición de desafectación, el Concello ha recurrido a la Consellería de Industria, a través de la Dirección Xeral de Comercio e Consumo, para redactar un proyecto de mejora y modernización de las instalaciones.

Esa actuación se limitará a remodelar el piso superior y a adecuar el inferior, sin ampliación de volúmenes, algo que puede realizar perfectamente el Concello tras haber renovado la concesión de todo el espacio que se encuentra entre el Xardín Umbrío, la avenida do Recheo y la calle José González Sanisidro. De los objetivos que persiguen con esta remodelación hablaron ayer el alcalde de la localidad, Gonzalo Durán, y el director de Comercio e Consumo, Manuel Heredia Pérez, y comenzar a tramitar la ejecución del proyecto técnico.

Durán explicaba ayer que “nuestra intención es convertir el piso superior de la plaza de abastos en un espacio gastronómico de referencia, que pueda servir de atractivo tirón para los productos que se comercializan en este lugar”.

El regidor apunta que el responsable de la Xunta se mostró muy receptivo con esa propuesta, sobre todo, porque se ha implantado en otros municipios con un gran éxito, no solo convirtiéndose en un atractivo turístico, sino complementando la actividad de la plaza durante el invierno.

Por el momento, el Concello y la Consellería de Industria no se ponen plazos de ejecución de una obra que, calculan, puede llegar a suponer una inversión de unos dos millones de euros.

El alcalde reconoce que “hemos decidido no esperar a Costas del Estado, por la que llevamos aguardando dos años para que desafecten todo este espacio interior del casco urbano, y hacer una remodelación sin variaciones de volúmenes, tan solo en el lugar que tenemos ocupado en estos momentos”. Así, apunta Durán, se evitarán los trámites con la administración estatal, sobre todo “vista la rapidez que están mostrando, porque hace ya más de dos años que se solicitó y todavía no hemos obtenido ningún tipo de respuesta”.

La remodelación de la plaza de abastos de Vilanova es una obra urgente, ya que el piso superior se encuentra en un estado bastante deficiente y su peso ya ha comenzado a afectar a la estructura del resto del inmueble. En dicha planta se encuentra el archivo municipal, un lugar que será trasladado a un bajo de As Sinas que perteneció a la familia Charlín y que el Concello adquirió a la Axencia Tributaria por poco más de 100.000 euros.

Ese acondicionamiento está pendiente de que se remodele el bajo que no solo va a servir para acoger el archivo municipal, sino que también tendrá un espacio dedicado a almacén.

Suscríbete para seguir leyendo