Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

INÉS SALINAS | Violonchelista de Scaramuccia, grupo que actúa hoy en Cambados

“En los archivos de las catedrales hay un filón para investigar la música antigua”

Inés Salinas, en el centro, con sus dos compañeros en Scaramuccia. | // CEDIDA

De sello ibérico, aunque afincada en Holanda, la formación Scaramuccia actúa hoy sábado a las 21.00 horas en la iglesia de San Benito de Cambados, dentro de la tercera edición del Ciclo de Música Antiga, que organiza la asociación de Amigos de Fefiñáns en el seno de su Semana Cultural. Scaramuccia actúa por primera vez en España y lo hace con un concierto inédito sobre la música del Johann Georg Pisendel. Llega de la mano del trabajo de investigación del musicólogo Javier Lupiáñez (Melilla), que es también el violino en el grupo de cámara. La formación la completan la portuguesa Patricia Vintém, que interpretará desde el clave, y la aragonesa Inés Salinas Blasco, violonchelista. Inés Salinas (Zaragoza, 1985) estudió en Aragón y en el Real Conservatorio de La Haya (Holanda).

–¿Qué es Scaramuccia?

–Es un proyecto que se gesta hace ocho años, cuando los tres estudiábamos en La Haya. Empezamos a tocar juntos y nos unió la pasión por la música antigua. Nuestro objetivo es rescatar música y compositores que son buenos pero que por unas circunstancias u otras, quedaron en el olvido. Y además, hacerlo interpretando la música siguiendo los cánones antiguos desde la instrumentación.

–El vintage está pujante también en la música.

–-(Risas) Pues sí, está cobrando fuerza, está teniendo sus festivales importantes, se está recuperando. En los años 70 o 80 la música antigua era sólo cultivada en algunos nichos, pero hoy está despertando un interés más amplio, incluso ya está presente en la mayoría de los conservatorios españoles. Antes era cosa de muy pocos, o a lo sumo había que estudiarla fuera de España.

–¿Qué se va a encontrar el espectador en la iglesia San Benito?

–El público se va a encontrar con la música de Johann Georg Pisendel, un compositor alemán del siglo XVIII, con mucha música suya que no ha salido a luz. En estos últimos años nuestro trabajo se centra en la ciudad alemana de Dresde, donde Javier Lupiáñez está realizando una gran labor de investigación de los archivos para recuperar su obra. En este concierto interpretaremos tres sonatas de Pisendel, que forma parte de nuestro último disco. Además para nosotros es una ilusión añadida por ser la primera vez que tocamos en España.

–¿Quién fue Pisendel?

–Fue un gran violinista y compositor de su tiempo, muy valorado y estimado en Dresde. Viajó a Italia donde fue alumno de Vivaldi, y la moda de tocar el violín y de la obra italianas las llevó él a tierras germanas. Fue muy celoso de su obra y la fue almacenando para legarla.

“Las cuerdas de tripa de animal ofrecen un sonido más armónico que las metálicas”

decoration

–¿Cómo se plasman esos cánones antiguos en la instrumentación de Scaramuccia?

–En un violín más un contrabajo barrocos, acompañados por un clave, un instrumento de teclado, con mucha aceptación en el XVIII, que luego decayó y que hoy no se encuentra en los conciertos al uso. En el clave o clavecín, las teclas no percuten las cuerdas, sino que las pellizcan.

–¿En qué se diferencian el violín o el contrabajo barrocos de los actuales?

–En la apariencia son iguales, pero su sonoridad es diferente. El cambio más importante, es que, en la actualidad, las cuerdas son metálicas, y en el barroco se confeccionaban con tripa de animal.

–¿Cómo se traduce la tripa en la sonoridad?

–-Las cuerdas metálicas proyectan más el sonido en salas amplias. No así las de tripa, pero su virtud está en que ésta ofrecen un sonido más armónico, más colorido, pleno se sutilidades, es como si las cuerdas de tripa de animal hablasen, imitasen la voz humana.

–¿Cuánto hay de investigación en un apasionado de la música antigua?

–Muchísimo. Javier Lupiáñez ha versado su doctorado sobre varias sonatas inéditas de compositores que no son del gran público. Hay que ser muy apasionado de los archivos para llegar a la música manuscrita de los compositores, eso requiere muchísimo tiempo. Lo difícil es la financiación para adentrarse en ese mundo. Los archivos de Dresde son inmensos.

"En Países Bajos o Alemania las empresas apadrinan proyectos culturales a cambio de beneficios fiscales, pero España aún no se ha adentrado en ese camino"

decoration

–¿Dónde está el filón para la investigación de la música antigua en España?

–Además de en la Biblioteca Nacional, el filón está sobre todo en los archivos de las catedrales.

–¿Es la financiación el gran obstáculo a superar?

–En gran medida sí. El mecenazgo en los Países Bajos, Alemania u otros países está más definido y se está extendiendo para que las empresas privadas puedan apadrinar proyectos culturales a cambio de bonificaciones fiscales. En cambio, ese es un camino en el que España todavía no se ha adentrado.

–Tres discos de música antigua con Scaramuccia. ¿Algún proyecto más en ciernes?

–Siempre hay proyectos en mente. Uno de ellos es cerrar el ciclo de grabaciones dedicado al archivo de Pisendel con un disco con sonatas anónimas. Esta colección cuenta con un gran número de obras, cuyo autor no ha sido identificado todavía. Normalmente no se programa música anónima porque tanto el público como los programadores suelen dar prioridad a autores conocidos. Pero tras muchos años estudiándolas sabemos que algunas de las obras anónimas del archivo de Pisendel son de una gran calidad, y nos encantaría darlas a conocer al público.

–¿La llegada de la música a las escuelas redundó en reforzar la formación del niño?

–La música aporta muchísimo a los escolares. Los hace más creativos, favorece mucho la socialización, el espíritu de trabajar juntos... Existen muchos estudios que evidencian su importancia para mente y emociones. La llegada de la música a las aulas en los años 90 fue bueno para empezar a atraer a la música clásica a todo tipo de público. Pero algunos compañeros sí me hacen llegar la preocupación por el hecho de que la música vuelva a perder peso en las aulas.

Amigos de Valle presenta el nuevo número de “O Cuadrante”

En el marco de la Semana Cultural de la asociación de Amigos de Fefiñáns, esta tarde tendrá lugar la presentación del número 42 de la revista “Cuadrante”, editada por la asociación de Amigos de Valle-Inclán. Será a las 19.00 horas en el propio pazo de Fefiñáns (Cambados), contando con la presencia del Francisco Xavier Charlín, director de la publicación, y los subdirectores Silvia Ozores y Salvador Calderón.

El primero disertará sobre la relación de Valle Inclán con Cambados y el entorno de Fefiñáns, mientras los segundos bosquejarán los contenidos de este nuevo número de la prestigiosa revista. La Semana Cultural alberga en su seno el tercer Ciclo de Música Antiga que organiza el colectivo Amigos de Fefiñáns, entidad que, presidida por la investigadora Maribel Iglesias, nacía en 2019 con el objetivo de fomentar el estudio, conservación y divulgación del patrimonio artístico, cultural y natural del pazo de Fefiñáns.

Un Ciclo de Música Antiga que ha venido siendo una de sus señas de identidad en el verano cambadés, y que en esta ocasión se iniciaba ayer viernes con el concierto de Vox Organalis, conjunto de voces masculinas que forma parte en origen de la estructura del coro Campus Stellae, y que nació con el objeto de abordar música medieval renacentista siguiendo los cánones históricos. Sus voces colaboran con grupos como la capilla de la catedral de Santiago, la Europachorakademi de Stuttgart, el coro Filgueira Valverde y la Capilla Compostelana entre otros.

Y hoy sábado a las 21.00 horas es el turno para el trío de música antigua Scaramuccia, hasta completar aforo. Las que traten de hacerse con una de la últimas reservas puede tratar hacerlo a través del 986 524 877.

Además, la semana cultural contaba con un ciclo de conferencias que impartía el pasado miércoles el escritor Marcos Calveiro, seguido el jueves por el artista, crítico de arte y profesor de la facultad de Bellas Artes en Pontevedra, Manuel Buxán, y finalizaba ayer viernes por el investigador de la Universidad de Santiago de Compostela, Gaspar Bernández, que habló sobre los árboles singulares de Galicia, temática a la que dedicó su tesis doctoral.

La Semana Cultural de Fefiñáns se ha convertido en solo tres años en uno de los eventos más importantes y prestigiosos de cuantos se celebran en la comarca, al aunar música y conferencias en un espacio de indudable valor histórico y artístico.

Compartir el artículo

stats