Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ría de Arousa se resiste a la "marea roja"

La conselleira do Mar, Rosa Quintana, y la directora del Intecmar, Covadonga Salgado, ayer recogiendo una muestra de mejillón.

La conselleira do Mar, Rosa Quintana, se trasladó ayer a Vilaxoán para acompañar a los técnicos del Intecmar en su labor cotidiana de recoger muestras de mejillón en las bateas para su posterior análisis, con el que se garantiza la venta y el consumo seguro del molusco.

Haciendo balance de las últimas dos décadas (entre 1998 y 2020), las toxinas lipofílicas son las que causaron la mayor parte de los cierres, con una media de afectación que abarca más del 25% del año, lo que significa que estuvieron presentes en aguas gallegas más de tres meses al año. Por zonas, la ría de Pontevedra es la que registra más periodos de prohibición de la extracción, mientras que la de Arousa fue la menos afectada.

La visita se hizo a una batea del polígono Vilagarcía B.

La visita se hizo a una batea del polígono Vilagarcía B. Iñaki Abella

La arousana también fue la ría que menos cierres sufrió a lo largo de los últimos veintidós años a consecuencia de otro tipo de biotoxinas, como son la paralizante y la amnésica, que afectaron a la actividad bateeira de Galicia un 1,5 y un 1% del año respectivamente.

Las rías con más días de prohibición de la extracción fueron las de Muros y Noia y Ares-Betanzos en el caso de la toxina ASP (amnésica), mientras que con respecto a la paralizante (PSP) la peor parada fue la de Pontevedra, igual que ocurrió con la lipofílica.

Una cuerda de batea a bordo de "Os Loureiros".

Una cuerda de batea a bordo de "Os Loureiros". Iñaki Abella

El Intecmar realiza 10.000 analíticas al año

La conselleira do Mar se subió a bordo de “Os Loureiros” para conocer el proceso de primera mano. Antes de zarpar destacó que Galicia es la única comunidad autónoma de España con un centro de control de biotoxinas y enfatizó la importante labor del Intecmar, que realiza 10.000 análisis anuales que permiten vender alrededor de 250.000 toneladas de mejillón con todas las garantías sanitarias. “Para mí es una satisfacción acompañar a los trabajadores en su labor diaria de tomar muestras para hacer unas analíticas que garantizan a los ciudadanos que todos los productos del mar que proceden por los cauces legales se pueden consumir con total garantía de seguridad alimentaria”, expresó Quintana, acompañada de la directora del Intecmar, Covadonga Salgado.

“Es una satisfacción acompañar a los trabajadores en su labor diaria de tomar muestras para hacer unas analíticas que garantizan a los ciudadanos que todos los productos del mar que proceden por los cauces legales se pueden consumir con total seguridad”

Rosa Quintana - Conselleira do Mar

decoration

La titular autonómica de Mar cifró en cerca de 2.000 los informes previos a la extracción y en más de 300 las resoluciones anuales de prohibición o autorización de extracción de moluscos, la mayoría de ellas relacionadas con el control de las biotoxinas.

Un fenómeno natural

En este sentido, recordó que la existencia de fitoplancton tóxico es un fenómeno natural que tiene su origen en la riqueza de las aguas y que se repite en la mayor parte de las zonas de producción de bivalvos del planeta.

También recalcó Quintana la utilidad de la página web del Intecmar, ya que con la publicación de la situación de las zonas de producción se contribuye a “crear confianza en el consumidor para que siga comprando mejillón gallego durante todo el año”. De hecho, el trabajo del centro vilaxoanés resultó clave durante la declaración del estado de alarma a causa del COVID porque sus funciones se consideraron esenciales y ayudaron a que el abastecimiento de moluscos, fundamentalmente de mejillón, se realizase con todas las garantías higiénico-sanitarias.

En busca de un punto de vertido alternativo a Sálvora para desbloquear los dragados de Cambados, O Grove o A Illa

La conselleira do Mar, Rosa Quintana, informó en su visita a Vilaxoán que el dragado en el puerto de Carril ya ha comenzado. “Nos autorizaron desde el Ministerio de Transición Ecológica el dragado del puerto de Carril y el de Canido. Los otros están a la espera de encontrar un nuevo punto de vertido para los áridos que no puedan ser utilizados para regeneración de zonas. Hay un grupo de trabajo constituido entre las autoridades portuarias, Portos de Galicia y técnicos de los ministerios de Transición Ecológica y Fomento para ubicar un nuevo punto de vertido”, manifestó la conselleira.

Algunas de las actuaciones que están pendientes son las de los puertos de Cambados, A Illa, O Grove o Rianxo. “El tema de los dragados es complicado, puesto que para el buen mantenimiento de los puertos es necesario hacer dragados de forma continua pero debemos tener un punto al que llevar los áridos que por sus características no pueden ser utilizados para regenerar zonas”, apuntó Quintana.

Considera que el punto de vertido utilizado durante años y que hace unos meses fue desautorizado por el Estado “se llamaba de manera mala Sálvora, lo que dio lugar a equivocaciones pensando que era en el entorno de la isla. Eso supuso mucho conflicto y Transición Ecológica nos pide que ubiquemos un nuevo punto y en eso estamos trabajando. Mientras no lo tengamos no podremos seguir adelante con los otros dragado, que ya tienen los proyectos hechos”, concluye la responsable autonómica de Mar.

Compartir el artículo

stats