Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un programa "light" sustituye a la Festa do Marisco de O Grove

Comensales en una de las últimas ediciones de la Festa do Marisco de O Grove.

Comensales en una de las últimas ediciones de la Festa do Marisco de O Grove.

El alcalde de O Grove, el socialista José Cacabelos se comprometió con los empresarios de la localidad a colaborar con una “miniprogramación” de actividades durante el puente del Pilar y contribuir, de este modo a animar la localidad en la recta final de la temporada turística.

Insiste el regidor en que la supresión, por segundo año consecutivo, de la Festa do Marisco no tiene vuelta atrás por cuanto que, en su opinión, “es un modelo único, cuya celebración resulta inviable por las exigencias del protocolo COVID”.

Durante la reunión con el presidente y la gerente de Emgrobes, además de otros directivos de la asociación empresarial, Cacabelos volvió a insistir en sus argumentos, de peso económico, para exponer que el Gobierno local en absoluto puede asumir la organización de una edición del certamen gastronómico tal como ha sido concebido.

“Con las medidas COVID vigentes la Festa es inviable pues habría que expedir los tickets on line, registrar a cada cliente con nombre y apellidos, reservar espacios adecuados, situar a los comensales en mesas y servirles, así como establecer un control permanente de entradas y salidas del recinto”, enumera el alcalde grovense.

Contesta así a los portavoces de Esquerda Unida y Partido Popular que durante esta misma semana han criticado duramente la decisión del Gobierno socialista de suspender una de las citas más importante de O Grove desde hace más de medio siglo.

La oposición insiste en las pérdidas económicas que supone cancelar por segunda vez la edición de la Festa do Marisco, una de las citas de mayor atractivo de la localidad y que arrastraba a miles de turistas en los estertores del verano.

Coste elevado

Cacabelos coincide con la apreciación económica pero subraya que el Ayuntamiento carece de capacidad financiera para soportar un coste de organización por encima de los 350.000 euros.

De ahí que en la reunión de ayer se haya comprometido a valorar la celebración de alguna actividad cultural y permitir citas como Grovestock (feria de oportunidades) o alguna otra que pueda promover algún otro colectivo.

Eso sí, admite que deberá evaluar el coste de las actividades a financiar “durante dos o tres días del puente del Pilar”.

Asimismo, el alcalde se comprometió a estudiar para el último trimestre del año la posibilidad de una nueva edición de los bonos de descuento para los clientes que compren en los comercios de la localidad.

Compartir el artículo

stats