Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La juventud de O Salnés avanza en su vacunación mientras llama a la prudencia: "Esto aún no se ha acabado", proclaman

El proceso requiere la correcta identificación de los asistentes a su cita con la vacuna. | // IÑAKI ABELLA

El recinto de Fexdega abrió ayer sus puertas para que un millar de jóvenes de O Salnés que tuvieran cumplidos los 19 años recibieran sus primeras dosis de Pfizer. El viernes, según apuntó Sanidade, otra remesa de mil muchachos sobre los 19 años probarán su primer pinchazo. Los más jóvenes comienzan su vacunación en O Salnés, con lo que ya se atisba el final de la ronda de inyecciones.

Jóvenes esperan a las puertas de Fexdega su turno de vacunación Iñaki Abella

Aunque la gente joven lo tiene claro: “esto aún no se ha acabado”. Así lo afirmaban muchos de los presentes, tanto antes como después del pinchazo, en las inmediaciones de Fexdega. Desde Catoira llegó Alejandra Romero, que hacía mucho hincapié en esta idea. “La vacunación es muy importante, pero si no mantenemos la cabeza fría y dejamos de respetar las normas sanitarias, todo se habrá ido al garete”.

“La vacunación es muy importante, pero si no mantenemos la cabeza fría y dejamos de respetar las normas sanitarias, todo se habrá ido al garete”

Alejandra Romero - Arousana, 19 años

decoration

Le tiene mucho respeto al virus, y más de cara al mes que viene, cuando comenzará “a trabajar, una vez acabados mis estudios”. Su temple le hace estar segura, tranquila y firme ante la vacunación, que mientras pronuncia estas palabras todavía espera en fila ordenada, según lo impuesto por el personal de seguridad del recinto.

Las ganas de inmunizarse vencen cualquier fobia

Son mayoría los que ni se enteran del pinchazo, hasta el punto que lo van pidiendo “ya”. Pero también son muchos los que temen a la aguja, “llegados al nivel de que más de uno se nos mareó, algo que no está para nada fuera de lo común”, según expone el personal médico allí desplazado. Uno de esos temerosos de la aguja es Jonathan Piñeiro, estudiante del ciclo de Administración y Finanzas en Vilaxoán, de donde es originario.

Uno de los participantes en la campaña de vacunación a jóvenes de 19 años Iñaki Abella

Una vez inyectada la primera dosis, reconoce que “no ha sido para tanto”.

Pedro Loureiro, vilagarciano y estudiante de Biología en Vigo, hace gala de todo lo contrario, dando muestra de su serenidad ante el pinchazo. Se alegra de haber recibido “por fin” la primera dosis, pues quiere “disfrutar de la familia” sin tener miedo a contagiarles el virus.

"Disfrutar de la familia sin tener miedo a contagiarles el virus es mi objetivo"

Pedro Loureiro - Estudiante de Vilagarcía

decoration

La naturalidad reinaba en Fexdega, que veía avanzar a los jóvenes arousanos hacia las vacunas con ganas y determinación. Pero, aún así, son muchos los muchachos que miran con desconfianza la aguja. El trato cercano y familiar propicia que la mañana avance sin salirse del redil. Son cinco las cabinas activas, que hoy inyectan el preparado de Pfizer. El personal de seguridad de las instalaciones se convierte en cronista improvisado de las mañanas de vacunación.

¡Cuándo se acabe la pandemia hacemos un libro con ellas y nos hacemos de oro!”

Vigilantes Fexdega

decoration

“Si nos ponemos a apuntar todas las anécdotas, ¡cuándo se acabe la pandemia hacemos un libro con ellas y nos hacemos de oro!”, bromea uno de los encargados, que insiste en que los jóvenes llegan, en general, “muy nerviosos” a Fexdega. “Al principio no se enteran, no saben muy bien ni lo que hacen”, comenta este guardia de seguridad. Bromea: “Les pides que acudan al puesto de vacunación con la tarjeta sanitaria en la mano, pero al momento sacan el móvil del bolsillo para aguardar la espera entretenidos y, como si fuese un acto reflejo, guardan la tarjeta en la cartera o en el bolso para que no les moleste en la mano”.

Momento de la vacunación de una de las arousanas llamadas ayer Iñaki Abella

De esta manera, se crean circunstancias “que rozan lo cómico”. Cuenta este guardia que “el otro día, sin ir más lejos, un muchacho se puso tan tenso que se empezó a reír solo”.

Fue su reacción para mitigar su nerviosismo, afirma el cronista particular de Fexdega, “pero la situación fue esperpéntica”. Después del pinchazo continuaba riéndose, según explica. “Sin embargo, a otra chica el otro día le dio por llorar, era algo superior a ella, no podía parar hiciéramos lo que hiciéramos”, afirma el guardia de seguridad, que se ríe junto a los jóvenes que con él conversan.

La agenda sanitaria semanal

El Sergas tiene previsto que este viernes continúe el proceso de vacunación del grupo de edad de entre 16 y 29 años, con mil jóvenes que rondan los 19 en el punto de mira para ese día. Hoy, sin embargo, están citadas en Fexdega 800 personas para que reciban su segunda dosis de la vacuna de Pfizer, así como mañana, que se espera vacunar a casi 900 personas en el recinto con su segunda dosis de este preparado y así cerrar, al menos de momento, su pauta de vacunación.

Así lo ha afirmado Juan Vázquez Vilar, coordinador de vacunación COVID del Área Sanitaria de Pontevedra-O Salnés y director de enfermería del mismo, que ha hecho referencia a que “el 73% de la población de esta área sanitaria ya tiene inyectada la pauta completa de vacunación, mientras que el 83% de ella ha recibido la primera de las dosis a administrar”.

A su vez, ayer también se han vacunado mayores de 40 años que no lo han hecho antes a través del servicio de autocita. Es algo que podrán hacer también el viernes, pidiendo cita previa a lo largo del día de hoy en la página web del Sergas.

En cuanto a los contagios, siguen tres personas ingresadas en el Hospital de O Salnés, como ayer, todas en planta, mientras que en el CHU de Pontevedra hay 27 pacientes en planta, con otro más en el privado Quirón. El área sanitaria ve bajar a cinco sus pacientes en UCI.

Compartir el artículo

stats