Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlos Iglesias reclama a Medio Ambiente mayor “ímpetu” para proteger el islote Areoso

A Illa mantiene su preocupación por Areoso.

A mediados de 2019, el alcalde de A Illa, Carlos Iglesias, y representantes de la Cofradía se reunían con la Consellería de Medio Ambiente en un encuentro con Areoso como tema prácticamente único. En ese encuentro, la Consellería se comprometió a diseñar un plan de protección más ambicioso para el islote, en el que se tendrían en cuenta las aportaciones municipales y como base un estudio elaborado por técnicos de la USC. Desde aquella fecha, el alcalde de A Illa reconoce que, pese a haber intentado ponerse en contacto en varias ocasiones, “no hemos vuelto a saber absolutamente nada de Medio Ambiente mientras el islote continúa degradándose con cada verano que pasa”.

Es por ello que Iglesias reclama a la Consellería de Medio Ambiente “mayor ímpetu y elaborar ese plan de protección de una vez, porque a este ritmo, cuando acaben de redactarlo, ya no va a haber nada que proteger, porque la degradación del islote es más que evidente”. Este verano todavía no se han registrado grandes problemas de masificación de bañistas en el islote, “gracias a que las condiciones meteorológicas no han acompañado, pero en cuanto comience a apretar el calor vamos a vivir todos los problemas que hemos estado sufriendo en los últimos años, con barcos sin respetar las boyas perimetrales, gente por encima de las dunas y cientos de personas acelerando el proceso de cambio en el que está inmerso Areoso”.

El alcalde de A Illa recuerda que la Consellería se comprometió en 2019 a redactar un proyecto para limitación de aforos y vigilancia

decoration

Para el Concello está muy clara cual es el camino que se debe seguir, el de limitar aforos, incrementar la vigilancia y adoptar medidas cuanto antes para frenar la erosión que sufre el islote. No en vano, desde hace ya algunos años, las mareas consiguen romper la isla en el istmo que se ha creado en el centro del mismo. En ese lugar se encontraba una de las mámoas que se localizaban en el islote y que le habían dado el sobrenombre de “illa dos mortos”. Esa mámoa acabó desapareciendo. No ocurrió lo mismo con la denominada mámoa 4, descubierta a causa de las mareas y protegida con un muro instalado por Costas y Patrimonio. Después llegaría una excavación que arrojó un buen número de datos, entre ellos, la aparición de parte de un maxilar humano de la época castrexa.

Iglesias insiste en que “llevamos años reclamando un plan de usos para Areoso pero da la sensación que la administración autonómica no tiene mucho interés en preservar un entorno natural tan importante como es el islote, donde anidan especies como el chorlitejo patinegro u otras”.

A ello también se une que los carteles que se encuentran en los muelles, donde se explican algunas normas que se deben cumplir en Areoso, están en un estado deplorable y la mayor parte de ellos con el texto borrado por el tiempo.

Compartir el artículo

stats