Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ayuntamientos ya sufren el hachazo eléctrico y no descartan tener que subir el agua

O Salnés presentó en marzo pasado una planta fotovoltaica en la depuradora de Treviscoso. | // IÑAKI ABELLA

La subida del precio de la electricidad no solo desgasta las economías familiares y las de las empresas, sino que también amenaza con agujerear las cuentas de las administraciones públicas. La Mancomunidade do Salnés ha cuantificado lo que le ha supuesto el hachazo eléctrico en los gastos de funcionamiento de su depuradora de agua potable, y el resultado es desolador. Las facturas se han incrementando hasta en un 75 por ciento con respecto al mismo periodo de 2020. Si el precio de la energía eléctrica no baja pronto, los concellos podrían verse obligados a subirle el agua a vecinos y empresas.

El pasado jueves, los alcaldes de la Mancomunidade celebraron una reunión ejecutiva, y cuando el gerente de la entidad, Ramón Guinarte, desveló el importe de las facturas eléctricas derivadas de la depuración del agua, más de un alcalde se quedó helado.

El organismo comarcal cuenta con una estación de bombeo en Pontearnelas, desde donde se envía el agua del río Umia hasta la estación depuradora de Treviscoso. Dicha estación funciona con motores muy potentes, puesto que en verano hay que impulsar 30 millones de litros diarios de agua a una distancia de seis kilómetros, y salvando un desnivel de más de 100 metros. Dicha estación, por tanto, genera un consumo energético muy elevado. Pero este año se disparó mucho más de lo esperado.

En julio del año pasado, el recibo eléctrico de la estación de bombeo de Pontearnelas ascendió a 42.200 euros, mientras que en julio de este 2021, la factura escaló hasta los 68.800 euros. “Hemos gastado un 63 por ciento más en electricidad, pero es que además este incremento se produce pese a que consumimos unos 100.000 metros cúbicos de agua menos que en julio de 2020”, afirma Ramón Guinarte. Eso supone un 10 por ciento menos de agua que el año pasado.

Zona de control de la planta fotovoltaica instalada en la depuradora de la Mancomunidade do Salnés Iñaki Abella

Ahorro energético

La preocupación en la Mancomunidade es máxima, porque el importe de la factura eléctrica todavía se habría disparado más de no ser por todas las inversiones que se han hecho a lo largo de los últimos meses en ahorro energético.

En el bombeo de Pontearnelas se instalaron motores de alta eficiencia y una pequeña planta fotovoltaica. En la depuradora de Treviscoso se habilitó otra estación de paneles solares (esta más grande), que desde que entró en funcionamiento permitió a la Mancomunidade reducir a la mitad sus facturas de la luz. Hasta que esta buena tendencia se truncó en junio, cuando el precio de la electricidad volvió a subir a máximos históricos.

Así, el coste eléctrico de la planta de Treviscoso en junio de 2020 fue de poco más de 2.000 euros, pero en el mes de junio de este 2021, la factura fue de 3.500 euros, un 75 por ciento más. “Y eso que teníamos la planta fotovoltaica, sino habríamos pagado 7.000 euros”, advierte Guinarte.

Hay que tener en cuenta, además, que este verano está siendo relativamente fresco y lluvioso, por lo que el consumo de agua ha estado muy por debajo del de años anteriores. Gracias a ello, el recibo eléctrico de los concellos de O Salnés no se disparó aún más.

Imagen de archivo de la estación de bombeo de la Mancomunidade, situada a orillas del río Umia, en Pontearnelas FdV

De 4 a 16 céntimos

El gerente de la Mancomunidade explica que hasta junio estaban pagando la energía a algo más de cuatro céntimos por kilovatio en horario valle (el tramo barato), pero que desde entonces les cuesta casi 16 céntimos, lo que supone una subida del 380 por ciento. “La subida es una barbaridad”, alerta Guinarte, quien vaticina problemas económicos graves si el precio de la electricidad no vuelve a bajar pronto. “Si se mantienen estos precios, el servicio de abastecimiento de agua le provocará este año a la Mancomunidade un déficit de unos 200.000 euros”, advierte Guinarte.

Sería la primera vez que el servicio de aguas es deficitario para el ente comarcal. La Mancomunidade le vende el agua a los ayuntamientos, y después las administraciones locales se la venden y cobran a las empresas y ciudadanos.

Y el precio pactado en su día entre la Mancomunidade y los concellos (19 céntimos más IVA por cada 1.000 litros) es ahora mismo insuficiente para cubrir los gastos. ¿Será necesario subir las tasas a los usuarios finales? La presidenta comarcal, y alcaldesa de Meis, Marta Giráldez declaró que, “ojalá no haya que llegar a eso”, pero admite que si la electricidad no baja no les quedará más remedio, pues de lo contrario estaría en riesgo el equilibrio financiero de los concellos. “Los gastos en energía de los concellos también se van a disparar”.

Reunión en septiembre

“Si no baja la electricidad, los ayuntamientos van a sufrir un agujero brutal en sus cuentas”, vaticina Ramón Guinarte. Y es que son muchas las infraestructuras que dependen de las administraciones locales, y muchas de ellas tienen un coste energético muy elevado, como las piscinas, los pabellones de deportes o los edificios públicos, que en invierno será necesario calentar.

Marta Giráldez avanza que los regidores se reunirán a principios de septiembre para abordar esta peliaguda cuestión. “Menos mal que se ha invertido en ahorro energético y en producción de electricidad mediante plantas fotovoltaicas. De no ser por eso estaríamos pagando muchísimo más”.

Imagen de la playa de A Lanzada. En verano, el consumo de agua se dispara en O Salnés en gran medida debido al turismo FdV

“El llenado de las piscinas fue gradual y no causó problemas”

La población de O Salnés se dispara todos los veranos, lo cual suele acarrear problemas en el abastecimiento de agua, más o menos puntuales, o falta de presión. Este verano, sin embargo, no se han producido. “Como no hizo tanto calor, el llenado de las piscinas fue más gradual y no nos provocó los problemas de hace un año”, desvela el gerente de la Mancomunidade, Ramón Guinarte.

De hecho, estima que en julio se consumió un 10 por ciento menos de agua que en el mismo mes de hace un año. En todo caso, se adoptaron algunas de las medidas habituales para prevenir cortes en el suministro, y el Ayuntamiento de Sanxenxo toma desde junio el 70 por ciento de su suministro de la red de Pontevedra. Si no lo hiciese así, la de O Salnés colapsaría al ser incapaz de atender toda la demanda de la comarca. En verano, además, la depuradora de Treviscoso funciona al máximo rendimiento, las 24 horas, para evitar que los depósitos se vacíen.

En consecuencia, los motores del bombeo de Pontearnelas también están encendidos día y noche, con lo que el coste energético se dispara aún más durante la temporada estival. El alcalde de O Grove, José Cacabelos, ha manifestado que el verano está siendo tranquilo, ya que solo se produjo una incidencia en el abastecimiento en toda la campaña, y duró apenas unas horas.

Fue en Reboredo, a consecuencia de una avería en un bombeo. Pero el regidor grovense avisa de que la relativa tranquilidad de este verano no debe llevar a engaños, y que el suministro en O Salnés tiene dos puntos débiles: la vieja tubería general que lleva el abastecimiento a la península de O Grove bajo el agua salada de O Bao; y la capacidad de los depósitos de Treviscoso. “O Salnés necesita duplicar su capacidad de depuración para atender sin problemas toda la demanda”. Está previsto que el próximo fin de semana sea uno de los de más consumo de agua del año.

Meis redacta un plan de choque en caso de sequía

Augas de Galicia aprobó ayer la concesión de ayudas a 69 concellos para que elaboren planes de emergencia frente a la sequía. El único beneficiario en O Salnés y Ullán de esta fase del plan es Meis.

La finalidad de este programa de la Consellería de Infraestructuras e Mobilidade es ayudar técnica o financieramente a los ayuntamientos para que elaboren planes de emergencia en caso de que se produjese una sequía grave.

En una primera fase, la Xunta cofinanció los planes de 40 municipios gallegos, y ahora lo hará con otros 69 (entre ellos el de Meis). La Xunta aporta el 80 por ciento del coste de la actuación (hasta un máximo de 15.000 euros), y las administraciones locales ponen el resto.

Corte en Meaño

El Concello de Meaño anunció que el abastecimiento de agua se cortará hoy en Vilarreis, Dadín y Abuín (tres lugares de Dena) para arreglar una avería. El corte empieza a las 9.00 horas, informa Tino Hermida.

Compartir el artículo

stats