Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

O Grove se embala para salvar el verano

Cribados en O Grove. FdV

 Del mismo modo que desde finales de junio resultó espectacular el progresivo incremento de contagios en el Ayuntamiento de O Grove, ahora puede decirse que es tanto o más llamativo el ritmo de la desescalada.

Tras un “julio negro”, la localidad, que sigue abarrotada de turistas, parece ahora embalada y firmemente dispuesta a sacudirse los efectos del COVID para así salvar un verano que, a pesar de las restricciones, está siendo bueno para el sector turístico.

Todo pudo haberse finiquitado en caso de no remitir esta quinta ola del coronavirus, pero, afortunadamente, parece que los mecos, y sobre todo los hosteleros, los comerciantes y las navieras de pasaje podrán mantener el pulso a la temporada, que en este municipio arousano se prolonga hasta la Festa do Marisco, en la primera quincena de octubre.

A la espera de que se confirme la tendencia a la baja confirmada esta misma mañana por el alcalde, José Cacabelos, en base a los datos oficiales aportados por el Sergas, puede decirse que la quinta ola empieza a remitir en O Grove.

Quinta o sexta, según se mire, ya que la localidad meca es una de las más castigadas por la pandemia, como lo demuestran las restricciones y confinamientos registrados después de Semana Santa.

Cribados en O Grove Manuel Méndez

Una esperanzadora progresión a la baja

De ahí la importancia del descenso de caso activos experimentado esta semana, con 53 menos en solo tres días.

La localidad meca comenzaba agosto, el domingo, con 221 casos, para alcanzar su preocupante techo de contagios el lunes, con 227 casos registrados.

A partir de ese instante empezó a registrarse la aludida y llamativa desescalada, con 205 contagios confirmados el martes que se convirtieron el miércoles en 198 y que ayer experimentaron una espectacular bajada, para situarse en 174.

Entrevista al alcalde de O Grove en el último confinamiento: "Estamos al límite social y económicamente por las restricciones" Manuel Méndez

Ahora, para embalarse del todo, el pueblo meco solo necesita que los contagios sigan a la baja y se suavicen las restricciones, permitiendo así que la hostelería local pueda explotar todo su potencial y sacar el máximo partido a la gran baza de O Grove, su gastronomía.

Compartir el artículo

stats