Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cóctel explosivo del COVID en O Salnés: euforia, turismo y un rastreo deficiente

Bañistas en la playa de A Lanzada (O Grove) |   // NOÉ PARGA

Bañistas en la playa de A Lanzada (O Grove) | // NOÉ PARGA

O Salnés ha sido quizás la comarca gallega más golpeada por la quinta ola de coronavirus, que empieza a amainar. La mayoría de los ayuntamientos rompieron con mucho los techos de infecciones de las anteriores fases de la pandemia (aunque en esta ocasión fuesen de menor gravedad), y los nueve municipios de la comarca pasaron de hecho una semana en los dos niveles más altos de riesgo de COVID. Pero, ¿por qué el virus causó una oleada de contagios tan grande en O Salnés? Cargos municipales consultados por FARO apuntan a una confluencia de factores, tanto sociales como de gestión política.

José Cacabelos

El alcalde de O Grove, José Cacabelos opina que los mensajes triunfalistas sobre los avances en la vacunación y la supresión de la obligatoriedad de las mascarillas, “provocaron un exceso de confianza en la población”, por lo que muchos bajaron la guardia.

El regidor asume también que O Salnés es una comarca donde en un momento u otro podría producirse una ola muy virulenta (en número de contagios), “porque el virus se transmite donde hay mucha gente, y la población de O Salnés se multiplica durante el verano”.

“Lo que nos transmiten los sanitarios es que entre mayo y junio se desmanteló el sistema de rastreo, y eso provocó en julio que el control de los contactos estrechos no fuese el adecuado”

José Cacabelos - Alcalde de O Grove

decoration

Esto, unido a la llegada de la variante delta, mucho más contagiosa que las precedentes, y la gran movilidad existente entre los diferentes municipios, abonó el terreno para lo que más tarde ocurriría.

Pero José Cacabelos añade un nuevo ingrediente al cóctel, referido a la gestión pública de la pandemia. “Lo que nos transmiten los sanitarios es que entre mayo y junio se desmanteló el sistema de rastreo, y eso provocó en julio que el control de los contactos estrechos no fuese el adecuado”.

Gonzalo Durán

El alcalde de Vilanova, Gonzalo Durán, que también es médico de profesión, plantea que la pandemia se descontroló en la comarca (en cuanto a número de contagios) por la interacción social de los jóvenes. “Conste que no estoy echándole la culpa a los jóvenes, ellos no tienen la culpa de ser los últimos en ser vacunados. Hay que ser comprensivos con ellos, todos hemos sido jóvenes”.

Pero no son los jóvenes los únicos que están haciendo más vida social. “La gente está cansada y es normal”. También alude a la variante delta, que se propaga con mayor facilidad, y alude a un aspecto que en su opinión no ha quedado lo suficientemente claro. “Hay que explicar bien que la vacuna no impide que te contagies o que contagies a otros. Lo que hace la vacuna es que si te contagias, la enfermedad dure menos y sea menos grave”.

“Tendremos sexta, séptima y hasta octava ola, pero cada vez serán más suaves”

Gonzalo Durán - Alcalde de Vilanova

decoration

Durán cree que O Salnés regresará a las incidencias previas a San Juan, “a mediados del mes de septiembre”, y vaticina que, “tendremos sexta, séptima y hasta octava ola”. “El virus ha venido para quedarse, pero cada vez será más suave, como en esta ocasión, que tuvimos muchos casos pero sin que afectasen a las hospitalizaciones”.

En su momento, Gonzalo Durán criticó con mucha dureza a la Xunta de Galicia y al comité clínico por su postura con el Concello de Sanxenxo, que estuvo en restricciones medias pese a ser un clarísimo foco de contagios. “Como médico, diría que había que bloquearlo todo, pero como político entiendo que no se puede parar completamente la hostelería”.

Constantino Cordal

El concejal de Sanidade de Cambados, Constantino Cordal, plantea que se subestimó la capacidad de contagio de la variante delta, y que con el final del estado de alarma y de las mascarillas obligatorias en todo momento, “se lanzaron mensajes que hicieron que los ciudadanos bajasen la guardia”. “Se creó un clima de euforia y optimismo que no ayudó en nada”.

“Durante un par de semanas, Sanxenxo recibió de la Xunta un trato que los demás concellos no tuvieron”

Constantino Cordal - Concejal de Sanidade de Cambados

decoration

Cordal recuerda también que, “O Salnés es la comarca más turística de Galicia”, lo cual también ayudó a la propagación de la enfermedad, y finalmente apuntó a la tibieza de la Xunta con el Ayuntamiento de Sanxenxo. “Está claro que este municipio fue un motor de contagios a través del ocio nocturno. La situación sanitaria de Sanxenxo no fue el factor determinante, pero fue uno de los factores que contribuyó a la expansión del COVID en O Salnés”. Además, el concejal de Sanidade de Cambados está convencido de que en un primer momento la Xunta tuvo un trato de favor hacia esa localidad. “Durante un par de semanas recibió un trato que los demás concellos no tuvieron”.

La ola se desploma: 106 casos menos en O Salnés en un día

El número de casos activos se redujo de forma muy considerable en la comarca durante las últimas horas. El Sergas notificó ayer la existencia de 1.122 casos activos de coronavirus entre los nueve ayuntamientos de O Salnés, lo que supone 106 menos que en la víspera.

Por municipios, los descensos más acusados se registraron en Sanxenxo (36 menos), y O Grove (con 22 menos). Tras la reunión del comité clínico del martes, Meaño, Sanxenxo y O Grove quedan en el nivel máximo de restricciones, junto a otros seis municipios gallegos. En el nivel alto hay 62 concellos, entre los cuales se encuentran los arousanos de Cambados, A Illa, Vilagarcía, Meis, Vilanova y Valga.

Finalmente, en el nivel medio están las localidades de Pontecesures, Ribadumia y Catoira. El municipio con más casos activos es Sanxenxo, con 315, seguido de los de Vilagarcía, con 220 (15 menos que en la víspera), y O Grove (205). En Cambados hay 144 infecciones (once menos que en el anterior balance), y en Vilanova se contabilizan 70 (nueve menos).

En Meaño, hay 62 personas diagnosticadas de COVID-19, también nueve menos que en el balance anterior. En A Illa, son 47 los enfermos, tres menos; en Meis, son 35 (dos más, único concello donde crecen los contagios con respecto al lunes); y en Ribadumia hay 24, tres menos.

También bajan las infecciones en el conjunto del área sanitaria Pontevedra-O Salnés, situándose en 2.703 casos, 191 menos que en el balance anterior. En lo que respecta a las hospitalizaciones, bajan ligeramente. Hay 27 ingresados en planta, dos de ellos en el Hospital do Salnés, y siete en la unidad de cuidados intensivos.

Compartir el artículo

stats