Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigilancia exhaustiva en Vilagarcía para evitar botellones durante San Roque

Los integrantes de la Xunta Local de Seguridade, con el alcalde y la subdelegada del Gobierno a la cabeza

Los integrantes de la Xunta Local de Seguridade, con el alcalde y la subdelegada del Gobierno a la cabeza FdV

Tras la reunión realizada esta mañana por la Xunta Local de Seguridade de Vilagarcía, que presidieron el alcalde Alberto Varela y la subdelegada del Gobierno en la provincia, Maica Larriba, acompañados de los mandos policiales, se llegó a la conclusión de que la clave para garantizar la seguridad sanitaria durante este San Roque será evitar los botellones y las aglomeraciones espontáneas. En este sentido, el Concello subraya que las sanciones contra quienes incumplan las normas serán “muy elevadas”. Las fiestas se llevarán a cabo durante todo agosto, pero se espera que los días grandes sean del 13 al 22 de este mes.

De todos modos, alegando que la responsabilidad individual será crucial para mantener la convivencia, Alberto Varela hizo mucho hincapié en que los vilagarcianos respeten, a título propio y por pura responsabilidad social, las restricciones que existan cuando se celebren las festividades. En este sentido, la Xunta Local de Seguridade planificó las líneas a seguir durante el San Roque en función del nivel alto de restricciones, que es el actual, aunque está preparada para garantizar la seguridad si la Xunta decide bajarlo o subirlo. Recordó la subdelegada del Gobierno en Pontevedra que en estos concellos con nivel alto “entre la una y las seis de la madrugada está prohibida la permanencia de grupos de personas a no ser que sean convivientes”.

El público durante uno de los conciertos de las Fiestas de San Roque en 2019, antes de la pandemia. Iñaki Abella

El operativo, tal como está planteado, restringirá accesos a determinadas zonas (como playas o parques), limitará los aforos en los lugares accesibles, hará obligatoria la reserva y toma de datos previas para acceder a algunos de ellos y, en determinados ambientes como conciertos, impondrá el uso obligatorio de mascarilla y obligará al público a permanecer sentado y con separación. Para velar por el control social y asegurar el cumplimiento de las restricciones, dotaciones de otras comisarías de la provincia se desplazarán a Vilagarcía. Entre ellas se cuentan agentes de la policía de otros ayuntamientos, así como también de la guardia civil, que intensificará los controles de tráfico.

Compartir el artículo

stats