Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de civismo está en el jardín

Dueños de perros que les impiden invadir el jardín, mientras que otros lo consienten.

Dueños de perros que les impiden invadir el jardín, mientras que otros lo consienten. M. Méndez

Hace menos de un mes FARO DE VIGO explicaba que el césped instalado entre la plaza de Galicia y la calle Alcalde Rey Daviña se había convertido en un auténtico problema, a causa del gasto continuado que suponía reponerlo, ya que estaba casi siempre en mal estado.

Lo que decidió el gobierno local fue arrancar las planchas de hierba definitivamente y, en su lugar, colocar decenas de plantas.

Conductas preocupantes

La solución parece haber sido la acertada, ya que tres semanas después las flores presentan, en general, un buen aspecto.

El problema es que empiezan a apreciarse conductas ciertamente preocupantes que las ponen en peligro y de las que son responsables, única y exclusivamente, algunos ciudadanos que no tienen el menor interés por respetar los bienes públicos.

Tanto es así que en los últimos días incluso se ha visto a algunos padres que ayudaban a sus hijos pequeños a defecar en medio de las plantas.

Perros

Y no solo eso. Algunos ciudadanos que pasean a sus perros les dejan que hagan lo mismo en las zonas ajardinadas, al igual que les permiten arrancar las flores con sus patas cuando arañan el suelo después de defecar u orinar.

Otros consienten que los canes correteen en medio de las plantas, al mismo tiempo afectadas por el paso de algunos peatones sin escrúpulos que se dedican a pisarlas.

Al igual que se ven afectadas por el paso y las maniobras de algunos vehículos que invaden las zonas peatonales del centro urbano de Vilagarcía.

Compartir el artículo

stats