Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Recurren el proceso electoral del pósito de A Illa y piden su nulidad

Avelino Paz y Benigno Chaves durante una rueda de prensa

Avelino Paz y Benigno Chaves durante una rueda de prensa Noé Parga

Los dos marineros que consiguieron, a través de sentencia judicial, ser readmitidos como socios del pósito de A Illa, han presentado un recurso extraordinario de revisión del proceso electoral en el que reclaman su nulidad y una nueva repetición de los comicios. Esta reclamación ha sido presentada por Benigno Chaves y Avelino Paz ante la propia titular de la Consellería do Mar, Rosa Quintana, y ante la junta electoral, al considerarse perjudicados al no haber podido concurrir como socios de la Cofradía, ya que las elecciones se realizaron después de haber sido expulsados.

Los marineros se aferran a las sentencias que se han dictado hasta ahora, que les han dado la razón, y en las que se considera que la expulsión de ambos fue “ilegal y totalmente al margen de la aplicación de las normas y leyes”, a lo que se añaden frases como “decisión sancionadora anticipada y, además, acordada por el secretario y en la que se ha prescindido total y absolutamente del procedimiento legal, vulnerando lo previsto en las normas, e incluso, se podría haber incurrido en responsabilidades”.

La expulsión de ambos marineros, realizada en 2017, se justificaba en su pertenencia a otra cofradía, en este caso la de Noia, pero ninguno de los dos estaba en las mismas circunstancias que en A Illa. Es por ello que los dos no pudieron ejercer su derecho a voto o a presentarse como candidatos en las últimas elecciones, por eso consideran que deben ser anuladas y volver a repetirse.

En estos momentos, Avelino Paz ha sido readmitido como socio de la Cofradía de A Illa y, ayer, regresó a la actividad que se le prohibía ejercer desde 2017, la de recolector submarinista de navaja en los planes específicos de A Illa. Por su parte, Benigno Chaves se prejubiló a consecuencia de la baja y de estar tantos años en procesos judiciales, al no poder ejercer su actividad como mariscador. Incluso se vio obligado a vender su embarcación antes de que acabase siendo dada de baja en el registro de buques. Ambos han ganado, hasta el momento, todos los procesos judiciales a la cofradía y barajan pedir responsabilidades por más de 150.000 euros.

Compartir el artículo

stats