Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ciclismo de montaña tiene un paraíso en Ribadumia

Muchos aficionados siguieron muy de cerca las evoluciones de los corredores.

Muchos aficionados siguieron muy de cerca las evoluciones de los corredores. Noé Parga

Ribadumia y la bicicleta de montaña son casi términos inseparables. Ayer volvió a quedar de manifiesto con la primera edición dela prueba XCO-Kiwi Atlántico. Una cita que atrajo a Vilagarcía a cerca de 180 participantes llegados de toda Galicia y que disfrutaron de una exquisita organización a cargo del club anfitrión.

El circuito también exigía destreza técnica. Noé Parga

Las inmediaciones de la planta de la empresa patrocinadora sirvieron para la ubicación de un circuito de casi seis kilómetros sobre el que estuvieron afanándose los miembros del Club Ciclista Ribadumia durante las dos últimas semanas para dejarlo en un perfecto estado.

La velocidad en algunos tramos fue altísima. Noé Parga

Como no podía ser de otra manera, el nivel de los participantes sumado a la exigencia del trazado, tuvo como resultado una espectacularidad de la que disfrutaron las personas que en muy buen número se ubicaron en diferentes zonas del circuito. Cabe recordar que fueron varias las categorías participantes Un total de siete que fueron sucediendo sus salidas con intervalos de tiempo para favorecer el perfecto desarrollo por cada paso.

El nivel de los participantes, sumado a la exigencia del trazado, tuvo como resultado una espectacularidad de la que disfrutaron las personas que en muy buen número se ubicaron en diferentes zonas del circuito

decoration

Combinando zonas de asfalto, con la mayoría en tierra, el XCO es una modalidad de campo a través en bicicleta de montaña que se convierte en una lucha contra el crono. Por este motivo, las velocidades que alcanzan los corredores son más que considerables sin pasar por alto las exigencias técnicas en forma de pasos a través de rocas o la propia irregularidad del terreno.

La tarde de ciclismo del bueno se extendió durante más de tres horas. Todo ello cumpliendo a rajatabla aforos y distanciamientos en los boxes así como en las zonas de salida y meta. También hubo lugar para avituallamientos en carrera y, a su termino, para las felicitaciones por parte de los participantes y clubes a la organización. Una pléyade de corredores entre las que se encontraba incluso todo un campeón de España como Iván Feijóo.

No será hasta octubre cuando las bicicletas vuelvan a competir en Ribadumia. La espera promete hacerse larga.

Compartir el artículo

stats