Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Centro de salud en la Comandancia: primera piedra para un cambio en el modelo de ciudad

Vilagarcía contará con un centro de salud en la antgua Comandancia de Marina.

Vilagarcía contará con un centro de salud en la antgua Comandancia de Marina.

Vilagarcía tendrá un centro de salud en la antigua Comandancia de Marina. Esta es una vieja aspiración de Ravella que siempre se encontró con la oposición frontal de la Autoridad Portuaria, a la que pertenecía el vetusto edificio. Sin embargo, la llegada de José Manuel Cores Tourís a la presidencia del Puerto parece haber dado un cambio de rumbo en esas relaciones y una muestra de ello es que se ha desbloqueado la cesión de este edificio para convertirlo en centro de salud.

El propio Alberto Varela, alcalde de Vilagarcía, reconocía en la presentación del convenio firmado ayer con Sanidade que “Puerto y Concello debemos caminar unidos hacia un modelo de ciudad conjunto y en ese camino hemos comenzado a trabajar analizando acuerdos que tenemos todavía pendientes”. Para el regidor y su grupo de gobierno la jornada vivida ayer en Vilagarcía es algo histórico porque, al fin, se consigue situar el centro de salud allí donde llevaba años reclamándose, en la antigua Comandancia de Marina, un lugar sin ningún tipo de actividad desde hace años pero ubicado en uno de los mejores lugares de Vilagarcía y al que todo el mundo puede acceder.

"Puerto y Concello debemos caminar unidos hacia un modelo de ciudad conjunto y en ese camino hemos comenzado a trabajar analizando acuerdos que tenemos todavía pendientes"

decoration

Se consigue además, con un compromiso en firme de la Consellería de Sanidade, cuyo titular, Xulio García Comesaña, ensalzaba el acuerdo como “un ejemplo de lo que debe ser la colaboración entre administraciones”. De hecho, sin esa colaboración, ese proyecto continuaría anclado, tal y como reconoció el conselleiro al recordar en su intervención el informe elaborado en 2016 por los técnicos en el que “veían muy complicado llevarlo a cabo en la ubicación que planteaba el Concello”. Sin embargo, hace tan solo unos meses, lo que parecía un imposible se activó gracias a la directora xeral de Recursos Económicos, María Jesús Piñeiro, y al gerente del Área Sanitaria, José Ramón Gómez, que plantearon paralizar la ampliación de San Roque, un centro sanitario con muchos problemas de ubicación, y estudiar la posibilidad de activar la vía de la antigua Comandancia.

Esta posibilidad se le planteó a los diferentes grupos políticos y ahí surgieron las figuras de Elena Suárez (PP) y Julio Torrado (PSOE), conocedores de esta necesidad y la posibilidad de trasladar el centro de salud a las dependencias de la antigua Comandancia de Marina comenzó a tomar forma. Comesaña no dudó en destacar que “llegar a este acuerdo implicó a muchas personas, a muchos niveles administrativos y a cargos de distinto color político, pero salió adelante porque compartimos el mismo fin: dotar de un nuevo centro de salud a una ciudad que lo necesita.

Concello y Autoridad Portuaria olvidan sus diferencias y comienzan a colaborar en la fusión de la zona portuaria con la ciudad

decoration

Así, el protocolo firmado ayer compromete a la Autoridad Portuaria de Vilagarcía a la realización de una concesión de la parcela ocupada por la antigua Comandancia al Concello de Vilagarcía, que realizará las actuaciones patrimoniales, urbanísticas, dotacionales y de movilidad para adecuar esta parcela al so sanitario, efectuando una cesión patrimonial de la misma al Sergas. Este, por su parte, se encargará de ir licitando el proyecto arquitectónico, y una vez la parcela se encuentre en manos del Concello, acometer las obras.

La concesión de la Autoridad Portuaria será a 50 años, con el Concello abonando un canon por el uso, pero la intención es desafectar el terreno para que pase a manos municipales. Ese proceso de desafectación se iniciará en breve y, una vez sea de titularidad local, será cuando se ponga en manos de la Consellería para iniciar unas obras que contemplarán la ejecución de un nuevo edificio, ya que el actual no está capacitado para acoger el centro de salud, por lo que será demolido.

El nuevo centro, que sustituirá al de San Roque, será diseñado en virtud de un plan funcional elaborado por el Área Sanitaria de Pontevedra O Salnés, que prevé una dotación de espacios que llevarán a que el nuevo edificio cuente con una superficie construida total de más de 5.000 metros cuadrados, lo que significa un incremento de más del 53% sobre la superficie actual de San Roque.

De esta forma, el nuevo inmueble permitirá incrementar en tres las consultas de medicina general, sumando un total de 17, en cuatro las de enfermería (hasta 17), en una las de pediatría (serían cinco en total) y en dos las de enfermería pediátrica (5). Además, se duplicarán las consultas de especialistas que en el actual centro tienen una única consulta, como trabajo social, farmacia, matrona, odontología, higienista dental o fisioterapia. Crecerán instalaciones como salas técnicas, que pasarán de dos a cuatro, las salas polivalentes de dos a tres, las consultas de docencia de 1 a 5 o las salas de reanimación de 1 a 2.

El mayor tamaño del nuevo centro permitirá incorporar áreas no existentes en el actual, como una sala de aislamiento, una consulta del programa de la mujer, una sala pediátrica integral, cabinas de tratamiento y vestuarios del gimnasio de fisioterapia entre otras.

Área esterilización

Comesaña también anunció la inversión de un millón de euros en la creación de un área de esterilización para el Hospital de O Salnés, una actuación que se va a llevar a cabo este mismo año y que venía siendo muy demandada por los profesionales que trabajan en el centro sanitario de Ande.

El pico de la quinta ola llegará la próxima semana


García Comesaña también analizó en su visita a Vilagarcía la situación que la quinta ola del coronavirus está provocando en Galicia, y de manera especial, en la comarca de O Salnés. El conselleiro reconoció que el nivel de casos está sufriendo una pequeña ralentización pero que “todavía quedan días de subida en el número de casos”. Sin embargo, con toda la cautela posible, Comesaña espera que el pico máximo de la quinta ola se alcance la próxima semana y el número de casos comience a descender. El titular de Sanidade no dudó en pedir a los vilagarcianos responsabilidad a la hora de salir a la calle y relacionarse y un último esfuerzo a los trabajadores de la sanidad pública para afrontar lo que queda por delante. El área sanitaria mantenía ayer 42 pacientes COVID ingresados en planta de hospitalización, 29 de ellos en el Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra, cinco en el Hospital Miguel Domínguez y 8 en el Hospital de O Salnés. Además, había otros seis ingresados en la Unidad de Cuidados Críticos del Hospital Montecelo. Aislados en sus viviendas permanecían ayer 2.983 personas lo que significa que en el área sanitaria había un total de 3031 pacientes enfemros de COVID, 26 más que el día anterior. En la comarca de O Salnés, comienza a intuirse una desaceleración en el número de contagios, con varios concellos iniciando ligeras caídas. El municipio que continúa más afectado es el de Sanxenxo, con 410 enfermos, tres más que la jornada anterior, pero en municipios como Cambados (178), Vilanova (88) o Vilagarcía (263), el número de casos ha descendido con respecto a días anteriores.

Compartir el artículo

stats