Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Nina", una supermamá de las Rías Baixas

"Nina" y su cuarto retoño, nacido el pasado fin de semana en las Rías Baixas.

"Nina" y su cuarto retoño, nacido el pasado fin de semana en las Rías Baixas. BDRI

Los delfines se encuentran en plena temporada de cría, que se inicia cada primavera y se prolonga en verano, coincidiendo también con la época de apareamiento. Es ahora cuando las hembras recién paridas más se dejan ver, nadando al lado de sus retoños y enseñándoles todo lo que necesitan saber para sobrevivir.

Entre esas madres está una vieja conocida del Instituto para el Estudio de los Delfines Mulares (BDRI) y los lectores de FARO DE VIGO. No es otra que “Nina”, una hembra adulta incluida hace tiempo en la base de datos de ese centro de investigación asentado en O Grove.

No es un delfín mular (arroaz) cualquiera, sino que este ejemplar, plenamente asentado en las Rías Baixas, puede considerarse una “supermamá”, ya que ha dado a luz a cuatro crías en los últimos ocho años. “¡Y esa es una gran proeza en el mundo de los delfines!”, proclama Bruno Díaz López, el doctor en Ecología por la Universidad de Burdeos que dirige el BDRI.

Lo hace antes de aclarar que las tres últimas crías de “Nina” han crecido favorablemente y se han independizado, que es lo que esta orgullosa “mamá delfín” aspira a conseguir con este cuarto retoño que ha sido localizado por el BDRI nadando a su lado.

Se trata de “un pequeño delfín de menos de 72 horas de vida”, explicaban ayer en este centro, cuyos integrantes, que hacen un estrecho seguimiento de las diferentes poblaciones de cetáceos de las Rías Baixas, tanto en el mar como desde tierra firme, habían visto a “Nina”, aún preñada, el pasado jueves.

“Es una gran alegría que nos hace amar este trabajo y que esperamos sirva para concienciar a la sociedad sobre la necesidad de cuidar nuestros océanos y a sus habitantes”, resaltan en el BDRI, abundando así en la acción divulgativa que desempeña.  

La misma que, por ejemplo, lo lleva a explicar que “una de las principales temporadas de parto entre las hembras residentes en la costa sur de Galicia suele coincidir con el fin de la primavera e inicio del verano”.

Y también que las crías de delfín “nacen con la cola por delante y nadan hacia la superficie para tomar su primera bocanada de aire fresco, con la ayuda de su mamá, justo antes de amamantar”.

Aumenta el riesgo

Por eso, añade el centro de investigación grovense, “no es de extrañar que las madres tiendan a ralentizar un poco su ritmo de vida debido a la presencia a su lado de los recién nacidos, siendo así más vulnerables ante el aumento del tráfico marítimo que se produce en las rías gallegas en esta época del año” debido a la náutica recreativa.

Hay que tener presente que la madre amamanta a sus crías durante el primer año, a veces durante unos quince meses. Para dar de mamar su retoño lo habitual es que la madre se deje flotar en la superficie, moviéndose muy lentamente para ofrecer el alimento a su cría, que se acerca por debajo para acceder a las mamas.

42

El estudio de los delfines genera refrescantes imágenes Manuel Méndez

Peligro de muerte

Lo que sucede es que, al ver este comportamiento, hay embarcaciones que se acercan en exceso. Y al hacer esto, e incluso al perseguir a los delfines, "lo que pueden conseguir es que la hembra deje de amamantar a la cría o que ésta no acceda correctamente al alimento, lo cual puede traerle importantes problemas, e incluso la muerte", espeta Bruno Díaz.

En relación con esto, y como ya se advirtió en veranos anteriores, es necesario insistir en que los delfines comunes y los mulares (arroaces) están ahora en plena época de reproducción, lo cual genera llamativas imágenes en rías como la de Arousa, dada la presencia de machos que realizan acrobáticos saltos fuera del agua, animados por el proceso de apareamiento, y la localización de crías de ambas especies con solo días de vida, como es el caso del nuevo retoño de "Nina".

De ahí que se haga un llamamiento a la concienciación de los ciudadanos y se les pida que no molesten a los animales, sobre todo a los lactantes.

Cabe reiterar que el periodo de gestación de los delfines es de un año, de ahí que el período de apareamiento que intensifica la actividad de los machos coincida con el nacimiento de los cachorros concebidos doce meses antes.

Una cría junto a su madre.

Una cría junto a su madre. BDRI

"Las hembras dan a luz desde finales de mayo y a lo largo del verano, alcanzándose este año el pico de nacimientos en esta recta final de julio, de ahí la presencia en la ría de ejemplares de pocos días de vida", explicaba Bruno Díaz el año pasado, siendo éste un episodio que se repite ahora mismo.

Unos cachorros que van a estar al lado de sus madres alrededor de dos años, antes de independizarse y empezar a formar grupos con otros adolescentes.

53

El estudio de los delfines en las Rías Baixas Manuel Méndez

Pero es ahora, recién nacidos, cuando resultan especialmente vulnerables. De ahí que se insista tanto en pedir colaboración a los pilotos de todo tipo de embarcaciones, especialmente a las de recreo, motos acuáticas y demás artefactos.

Una de las madres "fichadas" por el BDRI, junto a su cría.

Una de las madres "fichadas" por el BDRI, junto a su cría. BDRI

Tras haber comprobado a lo largo de su ya dilatada trayectoria científica que "hay ocasiones en las que esos pequeños delfines no llegan a sobrevivir por no alimentarse correctamente", el director del BDRI no solo apela a la concienciación de la sociedad, sino que recuerda también que existe un Real Decreto que protege estos animales y advierte a los humanos de que no deben acercarse a ellos a menos de 60 metros.

Compartir el artículo

stats