Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arousa

El Gran Hermano que todo lo ve en Vilanova

Instalación de las cámaras en la rotonda de O Terrón.

Instalación de las cámaras en la rotonda de O Terrón. Noé Parga

Instaladas en nueve de los cruces más conflictivos de Vilanova, la treintena de cámaras de seguridad que ha instalado el Concello de Vilanova están ofreciendo datos muy positivos ya que han resultado claves para resolver accidentes, solucionar problemas de circulación, e incluso, aportar pruebas para identificar a los responsables de alguna conducta delictiva.

El servicio de cámaras cuenta con una pequeña sala en la sede de la Policía Local de Vilanova, en la que se encuentran los monitores que, en caso de ser necesarios, serán observados por los agentes. “Están cumpliendo a la perfección el objetivo que buscábamos”, explica el alcalde de Vilanova, Gonzalo Durán, ya que “facilitan mucho el trabajo a la Policía Local que, lógicamente, no son omnipresentes”.

Es más, la satisfacción con el resultado que han ofrecido desde su instalación, pese a que todavía se encuentran en fase de pruebas, es tal que el regidor de Vilanova ya está barajando “continuar instalando estas cámaras que nos permitan mantener un control más exhaustivo del tráfico”. Desde que se pusieron marcha han permitido localizar un coche robado en A Illa e identificar a algún conductor que se había fugado de un accidente de tráfico, e incluso, han llegado a ser solicitadas por agentes de otras fuerzas de seguridad para realizar algún tipo de consulta”. Algunos de los puntos en los que se han situado las cámaras son la rotonda de O Terrón que da acceso a A Illa, la rotonda de Cardalda en dirección a la PO-530, As Sinas, cruce de Agustín Jambrina o el paseo marítimo de Vilanova. El coste, reconoce Durán, no ha sido excesivo, por eso no descarta invertir en la adquisición de nuevos aparatos por “la seguridad que aportan a los vecinos, que acuden en muchas ocasiones a la sede de la Policía Local cuando necesitan descubrir que ocurrió con sus propiedades”, especialmente en horario nocturno, cuando no hay servicio de la Policía Local en Vilanova.

Las cámaras se convierten en un elemento clave para resolver situaciones de tráfico

decoration

En caso de que se detecte un atasco en uno de esos determinados cruces, la Policía Local consulta las cámaras en tiempo real y puede tomar una decisión para desatascar la circulación antes incluso de dirigirse a la zona, al ser perfectamente conocedores de lo que está pasando. Las cámaras cuentan con sensores de movimiento, por lo que tan solo graban cuando un vehículo pasa por el cruce en el que están instaladas. La definición con la que cuentan es espectacular y facilita todo tipo de identificaciones, desde matrículas hasta las caras de sus conductores.

Para el funcionamiento de las cámaras es fundamental otro servicio que el Concello de Vilanova lleva años prestando a sus vecinos, la wifi municipal a través de la cual viaja la señal de todo aquello que recogen las cámaras. Para poder tener este servicio, alumnos del Obradoiro de Emprego de Vista real instalaron fibra óptica por todo el municipio, garantizando el ancho de banda para su funcionamiento y para que los usuarios del servicio de internet gratuito del Concello puedan navegar sin problemas.

El de Vilanova no es el primer municipio de la comarca que cuenta con un circuito cerrado de cámaras ya que también existen en el polígono industrial de Sete Pías de Cambados, con la misma finalidad que las instaladas en Vilanova, facilitar a los agentes de la Policía Local la situación en la que se encuentra el tráfico y servir como evidencia para tratar de resolver algún tipo de delito, esté vinculado al tráfico o no.

Compartir el artículo

stats