Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Laura y Coral Piñeiro González | Cineastas

“Juntas no dependemos de nadie”

Laura (izquierda) y Coral Piñeiro, son realizadoras audiovisuales.   | // CEDIDA

Laura (izquierda) y Coral Piñeiro, son realizadoras audiovisuales. | // CEDIDA

Siempre unidas, siempre formando equipo. Las hermanas Laura y Coral Piñeiro González, nacidas en Vilagarcía en 1998, son hoy dos jóvenes promesas del audiovisual arousano y, por qué no decirlo, del gallego. “Única” será su próximo trabajo, una apuesta “más experimental” que pretende abordar las relaciones fraternales entre dos mellizos, es decir, su propia historia como las hermanas mellizas (y casi idénticas) que son. A pesar de su corta edad ya tienen rodando por Galicia su documental “Dores”, que relata las represalias franquistas que sufrieron los republicanos gallegos en una de sus vertientes menos conocidas: la de los campos de concentración.

–Llevan toda la vida juntas, y además comparten vocación.

–Laura Piñeiro: Son exactamente 23 años de vida y 9 meses de útero juntas, que no está nada mal. Siempre viví al lado de Coral, por lo que no se me hace raro seguir avanzando junto a ella. A ambas nos mueve el audiovisual, y poder hacer este camino juntas nos resulta natural, lógico. No me gusta el concepto del pack, somos personas distintas, aunque estamos muy unidas.

–¿Cómo es nacer, vivir, divertirse, estudiar y trabajar siempre junto a la misma persona?

–Coral Piñeiro: Es una sensación fantástica. Siempre vas a tener a alguien que te apoye, y cuando existe esa sincronía se nota. Ni siquiera discutimos mucho, aunque discrepemos a veces, como todo el mundo. Nos complementamos tan bien que siempre acabamos sacando partido a todas esas situaciones.

"Con 'Única' queremos abarcar todas las situaciones que acarrean el tener un hermano mellizo, como es nuestro caso: desde las dependencias sociales y emocionales hasta todo lo contrario, la independencia"

decoration

–Precisamente, de una pregunta parecida a la anterior, surge “Única”, su nuevo proyecto.

–CP: Nuestro proyecto, “Única”, es algo muy personal, casi de corte experimental. Con él queremos abarcar todas las situaciones que acarrean el tener un hermano mellizo, como es nuestro caso: desde las dependencias sociales y emocionales hasta todo lo contrario, la independencia, ver que somos dos personas diferentes y que en muchos aspectos no tenemos nada que ver. La pregunta concreta que da pie a “Única” es cómo queremos a los demás cuando estamos tanto tiempo juntos. En nuestro caso personal, creo que lo de ser mellizas nos recortó independencia entre nosotras, pero nos la aportó con respecto al mundo. Juntas no dependemos de nadie.

–¿De dónde les viene su interés por el mundo audiovisual?

–LP: Llevamos mucho tiempo entre cámaras, aunque nuestro interés por ellas es casi fruto de la casualidad. Durante el instituto, con una cámara de lo más básica que recibiéramos con una promoción comercial de una colección por fascículos, hacíamos vídeos caseros y también para clase. De ahí, gracias al apoyo de profesoras como Carmen Moure, de Lingua Galega, fuimos desarrollando nuestro interés. Pasados unos años descubrimos la existencia del Grado en Comunicación Audiovisual, y no tuvimos dudas en que era lo que queríamos para nuestro futuro.

"Coral y yo conocemos la importancia de las historias cercanas y el sentimiento de comunidad que se crea contándolas"

decoration

–¿Ese interés por comunicar puede tener que ver con el oficio de su madre?

–LP: Yo creo que no, o no del todo. Habernos criado en la redacción arousana de FARO DE VIGO, correteando entre periódicos y hablando durante horas con los compañeros de nuestra madre, nos ha aportado un fuerte espíritu crítico y un conocimiento de nuestra realidad más próxima que todavía nos influye hoy. Coral y yo conocemos la importancia de las historias cercanas y el sentimiento de comunidad que se crea contándolas.

–¿Se ven contando esas historias el día de mañana?

–CP: Sin duda, creo que nos encantaría. No se puede contar la realidad de Vilagarcía desde Santiago, y el encargado de hacerlo ha de ser un arousano. Precisamente por eso nos gustaría trabajar en Galicia, para contarla a los gallegos y a todo aquel que quiera conocerla.

Las dos hermanas vilagarcianas, en un viaje a Turquía

Las dos hermanas vilagarcianas, en un viaje a Turquía Cedida

“Dores”, un documental para la reconciliación

–Junto con sus compañeras de clase Maite Martínez y Clara Miñán, ustedes crean “Dores”. ¿Cómo surge?

–LP: “Dores” nace, en parte, del desconocimiento. Nuestra generación, debido al interés por pasar página que tienen las anteriores, no conoce su pasado. Nadie nos enseñó nunca lo que pasó hace no tanto tiempo en la puerta de nuestras casas o, a veces, incluso dentro de ellas. Es por ello que creímos muy importante contar esa parte oscura de la historia de Galicia, la de la crueldad fascista contra sus paisanos republicanos una vez pasada la guerra. Porque tenemos conocimiento de los crímenes del nazismo, lo vimos en cientos de películas, pero no somos conscientes de que la II República sentó un paradigma democrático muy importante ni de que acabó con ella un grupo de militares fascistas, no una ciudadanía que la rechazaba, como muchas veces se nos hace creer.

–Queda claro que les importan las historias cercanas.

–CP: Sin duda. Al final estamos contando una historia que nos es propia, que le pudo haber pasado a cualquier familia gallega y que, de hecho, le ha pasado a muchas. Probablemente no sea la más larga y quizás las haya todavía más crueles, pero es la nuestra. Nuestros protagonistas son arousanos, uno es de Cambados y otra es originaria de Vilagarcía. Por tanto, queda claro que hasta en los lugares más inmediatos hay historias que merecen ser contadas.

–¿Fue complicado encontrar testimonios?

–LP: No fue tan complejo, una vez topamos con asociaciones como O Faiado da Memoria, ubicada en Vilagarcía. La gente estaba encantada de poder sacar adelante el documental. Llegó un momento en el que nuestras fuentes, que se conocían entre ellas en muchas ocasiones, tenían tanto interés en que sacásemos un buen proyecto como nosotras mismas. Es algo que nos animó a seguir adelante y, así, realizar un buen trabajo.

Compartir el artículo

stats