Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El agua más fresca de Meaño brota a 15,3 grados

Fuente de A Igrexa (Cobas) con el medidor empleado para el reportaje.   | // TINO HERMIDA

Fuente de A Igrexa (Cobas) con el medidor empleado para el reportaje. | // TINO HERMIDA

En Meaño hay más de medio centenar de fuentes de agua. Pero, ¿de cuál de ellas brota el agua más fresca, más fría? La sabiduría popular apunta a una docena de manantiales como los mejores en cuanto a frescor del líquido, pero ahora toca comprobarlo.

En el trabajo de campo realizado para este reportaje se visitaron un total de catorce fuentes meañesas, que componen el abanico de las más socorridas por los vecinos. Fueron las fuentes de As Seis (con radio de acción sobre Dena y Xil), Trubisquido y San Xoán (Meaño), Baiuca (Padrenda), A Igrexa y Os Campiños (Cobas), Valdamor (Xil), Abeleiras (Paradela de Lores), A Laxe y O Souto (Lores), así como Axís, Pazos, Vilariño y cementerio (Simes). Todas fueron visitadas para ser testada su agua a pie de manantial en dos ocasiones, las catorce en la misma franja horaria y en días de semanas distintas, optando por una jornada soleada y otra nublada.

Son empleadas por los vecinos y los deportistas de paso

decoration

Los resultados obtenidos de temperaturas se mueven en una horquilla de tan sólo 2,4 grados centígrados de diferencia. Además, la estabilidad de su temperatura lo acredita el hecho de que la mayoría repiten cifra en los dos test o, a lo sumo, la que más varía lo hace tan solo en 0,4 grados centígrados. Asimismo, en cinco de las fuentes citadas se realizó un tercer test nocturno, con muestreo al filo de la medianoche, que cuadraba el mismo resultado o, a lo sumo, se había movido tan sólo 2 décimas en relación a las mediciones diurnas.

De las catorce fuentes testadas el agua meañesa más fresca resultó ser la de la “Fonte do Souto” en Lores, que arrojó una medición de 15,3 grados centígrados. La otra competidora en frescura fue la “Fonte do Campiño” en Cobas, con un registro de 15,5 ºC, y a la que siguió Vilariño (Simes) con 15,8 ºC.

Fuente de Axís, en Simes Tino Hermida

Fuente de O Souto

La “Fonte do Souto” está situada en el lugar de Freixeiro, a pie de monte y del vial municipal interior que une las localidades de Lores y Simes. Se trata de un manantial que se enclava en uno de los puntos más altos de Lores, y en cuyo entorno el Concello habilitó en 2018 una pequeña área recreativa tras acondicionar la zona, contribuyendo así a ofrecer al visitante un balcón sobre Lores y parte de la ría de Arousa.

Cuando se les pregunta a los lugareños por el agua más preciada de la localidad, los ancianos de Lores remiten a esta fuente como, “un agua muy buena, que está situada en zona alta y nace del monte mismo”. Desde que el Concello viene realizando analíticas de potabilidad de las fuentes públicas, calificaron esta de O Souto como apta para el consumo humano, a excepción del año 2008, que no pasó aquel baremo, siendo tipificada como “no apta”, resultado aquel del que recelaron en su día los parroquianos.

Las temperaturas oscilan entre los 15,3 y los 17,7 grados centígrados

decoration

La “Fonte do Campiño” es el otro manantial al que remiten en Cobas, cuando se les interpela por un agua de calidad. Situado a pie de la Autovía do Salnés por poniente, se accede a ella por un vial aglomerado, con un ramal en bajada y sin salida de apenas 40 metros que finaliza justo al pie de este manantial.

La menos fresca

A partir de ahí la temperatura de la mayoría de las restantes fuentes se mueven entre los 16 y 17 grados. De ellas, la menos fresca de las catorce testadas resultó ser la “Fonte de Baiuca” (Padrenda), que registró una temperatura de 17,7 grados centígrados.

Le siguió como segunda más alta, el agua de la fuente del cementerio de Simes con 17,3 ºC, la de A Igrexa (Cobas) con 17,1 ºC y A Laxe (Lores) con 17 ºC. Eso sí, hay que aclarar que la fuente del cementerio de Simes responde a una traída de agua vecinal, bajada desde el monte por una comunidad de vecinos, que se avino a desviar una goma hasta las afueras del camposanto para su conversión en fuente en 2005. En ella suelen avituallarse los ciclistas que suelen circulan por la PO-303, haciendo un alto en la ruta para ello, así como los senderistas del río A Chanca o vecinos para el riego de flores que llevan al cementerio.

De todas ellas, la más utilizada del municipio es la “Fonte das Seis” en Xil, a caballo con la localidad de Dena. La demanda es tal que, en ocasiones, los automovilistas hacen cola, y aguardan paciente turno para aprovisionarse de agua para sus garrafas. Otro de los manantiales con más solera en el municipio meañés es el de la “Fonte de Trubisquido” en Meaño, en una colina inmediata al monte, a la que se llega por un vial interior que sube hacia el punto limpio y el campo de fútbol de A Toxa y que, según lo lugareños, brota de una zona granítica.

Su hándicap es el acceso, ya que debe subirse una escalera salvando 17 pasos de piedra, por la que luego ha de bajarse con la carga. Los test realizados arrojaron en ambas fuentes, curiosamente, la misma temperatura, que fue de 16,2 Cº (casi un grado menos fresca que la de O Souto).

Víctimas del estiaje

Con el final de verano, en años de sequía prolongada, algunas de estas fuentes llegaron a dejar de manar. Entre ellas, ha ocurrido con las ya mencionadas de O Souto o Trubisquido. Los estiajes, ahora ya, empiezan a dejar sentir sus efectos en verano y, en algunos casos, los usuarios tienen que armarse da paciencia para aprovisionarse.

Pero si uno tiene prisa y busca el mayor caudal, debe dirigirse a de “Fonte de San Xoán”, en A Feira, en pleno centro de Meaño, de la que emana en pleno verano un torrente de agua sin par y que permitirá colmar sus garrafas en pocos segundos. Las analíticas municipales de potabilidad siempre calificaron el agua de este manantial como apta para el consumo.

Una diferencia de frescor sustancial con respecto al grifo

¿Cuánto más fresca resulta el agua de las fuentes naturales en relación a la del grifo en casa? La diferencia de temperatura hallada en la comparativa es de 6,4 grados centígrados. Para ello, se tomó el suministro de la Mancomunidade do Salnés que llega a los domicilios meañeses (se testaron uno en Dena y otro en Meaño), que verificaron una temperatura de 22,9 ºC.

Esta cifra se ha obtenido en tres test realizados en tres momentos de día, cada uno en jornadas diferentes, y que, en dos de los casos, se hicieron coincidir con los días y la franja horaria de los test de las fuentes citadas. Con datos obtenidos en esos catorce surtidores naturales se obtuvo un promedio de temperatura de 16,5 grados centígrados, para concluir así los 6,4 ºC citados.

Así las cosas, el agua de los manantiales naturales viene acreditado por su temperatura que, como en tantas otras zonas, la hace tan apetecible en verano. Eso sí, en Meaño, falta ese plus de seguridad que demandan los vecinos, y que trasladan los lugareños, recriminando que el Concello acumule ya más de dos años sin efectuar analíticas de sus fuentes. Asimismo, tampoco se realizan test de radón en aquellos manantiales más socorridos, no en vano la normativa gallega insta a ello en agua para consumo humano de procedencia subterránea entera o parcial. Norma que incluso se hace de cumplimiento obligatoria para la legalización de pozos o traídas vecinales. En Galicia, la presencia de radón es muy elevada por sus suelos graníticos.

Compartir el artículo

stats