Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Abre un gimnasio con horas de entrada diferenciadas según la edad del deportista

Fachada del establecimiento, en Vilagarcía. |   // CEDIDA

Fachada del establecimiento, en Vilagarcía. | // CEDIDA

“Traemos al negocio un nuevo concepto, un ambiente seguro y cómodo para cualquier cliente, algo que muchos gimnasios no tienen en cuenta”. Así define su nuevo modelo de negocio Belén Nieto Dios, un gimnasio que desde mañana estará abierto en Vilagarcía. Su objetivo está muy claro, y para lograrlo, el establecimiento que pretende abrir debe cumplir una serie de concretas peculiaridades.

El gimnasio Luft, nueva puerta abierta de la Plaza Juan XXIII, regulará la entrada de sus clientes asociando a cada edad una hora en particular. Con esto su dueña busca un doble objetivo: “Por un lado queremos crear una rutina en el cliente, que asocie una hora concreta con el ejercicio para que así no se le atragante tanto en su agenda, mientras que por otro logramos crear un ambiente seguro para todo el mundo, al estar el cliente rodeado de personas que le resultarán afines”.

“No queremos juntar a una chica de 23 años con una señora de 60, pues sus situaciones son muy diferentes y una se puede sentir violentada por la otra"

Belén Nieto - Empresaria

decoration

A partir de ciertas edades, según dice la empresaria, es difícil encontrar comodidad y tranquilidad en los gimnasios convencionales. “Es por ello que nosotros queremos adaptar el gimnasio a las personas que lo van a usar, amoldándonos por horas a la edad y destreza de los clientes en concreto”.

Así se genera una atención personalizada, que se traduce en mejores resultados físicos y en un reencuentro feliz con el deporte para ciertas personas que lo habían dejado.

Todo tipo de disciplinas

Los grupos pequeños, de los que puedan surgir amistades, serán los protagonistas de este nuevo negocio. “La amplia oferta de disciplinas que ofrecemos será practicada en grupos de cinco personas, no más”, apunta la empresaria.

Esto se debe, además de a lo ya comentado, a las restricciones sanitarias. “No queremos juntar a una chica de 23 con una señora de 60, pues sus situaciones son muy diferentes y una se puede sentir violentada por la otra: queremos que haya confianza entre los deportistas, que se lo pasen bien en el gimnasio”.

“Pasados los 50 años la gente se va dejando, y no debería hacerlo”

Belén Nieto - Empresaria

decoration

De este modo, Luft ofrecerá clases, entre otras disciplinas, de pilates, además de entrenamientos personalizados, suplementos deportivos especializados o el simple y tradicional uso de la sala de pesas, de acceso al público también en cualquier gimnasio tradicional.

Experiencia deportiva

Belén Nieto ha pasado toda su vida practicando todo tipo de disciplinas deportivas. “Hice piragüismo en el Club de A Illa, y a partir de ahí me pasé a otras prácticas, como el yoga, el pilates o hasta un arte marcial, como es el taichí”. Su dilatada carrera deportiva le ha permitido hasta dar clases de yoga, algo que vino realizando hasta no hace mucho tiempo.

Esto le ha permitido ganar mucha experiencia, aprender de las distintas disciplinas y sacar el mejor partido de cada una de ellas. Ese conocimiento le permite a partir de mañana iniciar esta nueva aventura, en la que estará al cargo del gimnasio que pretende ser la casa de todos.

“Pasados los 50 años la gente se va dejando, y no debería hacerlo”, señala Nieto, que sostiene que a partir de esas edades es más difícil conseguir cita para el deporte en las agendas de muchos, aunque no debería ser así.

Compartir el artículo

stats