Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los turistas adquieren más del 90% de la Lotería de Navidad que llega a O Salnés en verano

Turistas de Móstoles compran lotería de Navidad en A Illa. |  // NOÉ PARGA

Turistas de Móstoles compran lotería de Navidad en A Illa. | // NOÉ PARGA

Son muchos los turistas que acostumbran a comprar algo de Lotería de Navidad en sus destinos de veraneo. Por ello, las administraciones empiezan a recibir las primeras remesas de boletos a principios de julio. En el caso de O Salnés, dos de los despachos con más afluencia de clientes foráneos, como son el número 1 de O Grove y el de A Illa, sostienen que más del 90 por ciento de la lotería que se vende estos días para el sorteo del 22 de diciembre se va fuera de sus respectivas localidades.

Manuel Rodríguez, de la administración 1 de O Grove, manifiesta que, “estamos teniendo unas ventas fantásticas, la gente está muy volcada con la Lotería de Navidad”. De hecho, añade que, “estamos trabajando tan bien que tuvimos que contratar una persona para ventanilla”. En gran medida, esta buena aceptación de los primeros lotes de décimos en O Grove se debe a que esta administración vendió en 2019 un tercer premio del sorteo de Navidad, y en 2020 dio el Gordo.

“La gente sabe que en O Grove se vendió algo del último Gordo y pregunta si fuimos nosotros, la verdad es que los premios se notan”, sostiene Manuel Rodríguez. La conclusión es que las ventas en lo que va de julio superan con holgura las del mismo periodo de 2020.

Manuel Núñez, administrador del despacho de A Illa plantea sin embargo que en su caso el ritmo de ventas es más templado, quizás por la falta de un imán fuerte en forma de premios recientes. Aunque también señala que, “me da la impresión de que este año no hay tantos turistas en A Illa”.

Responsable de la administración de loterías de A Illa, ayer

En su caso, las ventas en lo que va de julio están en la tónica de las de 2020, y la inmensa mayoría de la lotería que está despachando la adquieren turistas, “gente que está de paso o que vienen en excursiones de grupos”.

La lotería del 22 de diciembre tiene dos grandes picos de ventas, con públicos muy diferenciados, tal y como ya se refleja en sus respectivas campañas publicitarias. El primero de ellos es durante los meses de verano, y se dirige a los turistas que cogen lotería para probar suerte, llevarse un recuerdo o regalar a sus amigos y familiares. El otro es en invierno, ya para el público local.

Se imponen las terminaciones impares, y sobre todo el 7

El de Navidad es el sorteo de lotería más influenciado por las supersticiones, manías y gustos particulares del jugador. Manuel Rodríguez, de O Grove, y Manuel Núñez, de A Illa, no han recibido todavía ninguna petición de números especiales, como aquellos que reproducen alguna fecha significativa. Pero lo que queda claro por las preferencias de los más madrugadores es que gustan más las cifras impares.

“Las terminaciones por las que más pregunta la gente son el 69, el 13 y el 15”, afirma el lotero grovense. En cuanto a los reintegros, el que se lleva la palma con mucha diferencia es el 7. A estas alturas de la campaña, los que deseen conseguir un número determinado lo tienen más fácil, ya sea pidiéndolo a una administración determinada -en el caso de aquellas que tienen números en exclusiva- o adquiriéndolos de máquina. Los turistas, sin embargo, siguen prefiriendo en la medida de lo posible el décimo convencional, tanto por su valor como recuerdo (en la parte posterior figura el sello del punto de venta y la localidad), como por su mejor estética.

O Salnés fue una de las comarcas más agraciadas en el sorteo de Navidad de 2020. La administración 1 de O Grove repartió cuatro millones de euros (vendió diez décimos del Gordo, en ventanilla), y la de la plaza de abastos Cambados repartió otros 2,4 millones tras vender 120 décimos de otro de los premios grandes. El bar Samuel (Meis) vendió dos décimos de máquina premiados con 6.000 euros cada uno.

Compartir el artículo

stats