Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A Illa y Ribadumia temen que el Sergas quiera eliminar el servicio de pediatría

Centro de salud de A Illa. Noé Parga

El centro de salud de A Illa lleva casi un año aguardando por el servicio de pediatría que comparte con Ribadumia, un año en el que el Sergas ha ido incumpliendo todas las promesas al respecto que ha hecho, la última, en el mes de diciembre, cuando los responsables de Atención Primaria aseguraron a los alcaldes de los dos municipios que el servicio se retomaría durante los meses de marzo o abril.

Sin servicio de pediatría, los usuarios tienen que desplazarse a Cambados para cualquier atención programada, mientras que las urgencias son atendidas por los médicos de atención primaria, desbordados en los últimos meses al llevar también el control de los casos COVID-19 que hay en el municipio.

El alcalde de A Illa, Carlos Iglesias, apuntaba ayer que “nunca más hemos vuelto a saber del servicio de pediatría y mucho nos tememos que la intención del Sergas es extinguirlo y centralizar toda la atención en centros de salud más grandes, como es el caso de Cambados”.

El regidor, que califica la gestión del Sergas como “un desastre absoluto”, no se resigna a perder un servicio que “es fundamental para una parte de la población muy importante en este municipio”, motivo por el cual va a contactar con Atención Primaria y “solicitar una entrevista con los responsables para que nos expliquen los motivos por los que carecemos de este servicio después de tanto tiempo, pese a ser conscientes en Sanidade del notable incremento de población que se registra en A Illa durante el verano”.

La ausencia de servicio de pediatría no es el único problema al que se enfrenta el centro de salud de A Illa en las últimas semanas. Las vacaciones de un médico y un ATS han reducido de forma considerable la plantilla ya que sus puestos no han sido cubiertos, lo que complica todavía más el trabajo diario, a lo que se suma el seguimiento de los casos COVID-19 en un municipio que figura entre los que tienen la tasa más alta de Galicia.

Por su parte, el regidor de Ribadumia, David Castro, también reconoció estar molesto con el Sergas porque “pediatría es un servicio fundamental para nosotros y la tardanza en cumplir el compromiso nos preocupa”. Castro entiende que la situación COVID es prioritaria pero en el centro de salud de Ribadumia “en lugar de mejorar y ampliar los servicios parece que vamos a menos”. El ribadumiense también destaca que la ausencia de pediatría choca con los esfuerzos que el Concello realiza “en programas que faciliten la conciliación a las familias de este municipio”.

Compartir el artículo

stats