Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hostelería muestra su desesperación ante una situación que consideran límite y anuncia cierres para el domingo

En Cambados hubo un respaldo mayoritario. | Iñaki Abella

La hostelería en pleno clama contra una situación que le ha vuelto a criminalizar como el único sector culpable en el aumento de casos COVID de la comarca. En los ayuntamientos de Cambados, A Illa, Vilanova y Vilagarcía todo el colectivo ha hecho frente común para movilizarse en contra de un nuevo cierre en los interiores y una ocupación de terrazas al 50% que pone al borde de la quiebra a la gran mayoría de establecimientos.

El riesgo de cierre y quiebra económica es una amenaza real en todo el sector. | // I. ABELLA

Una de las primeras medidas de protesta será el cierre total de todos los locales de hostelería. Una decisión que se llevará a cabo en Vilagarcía y Vilanova y a la que también se espera que se sumen el 100% de los negocios de Cambados y A Illa.

Los hosteleros recuerdan que llevan casi año y medio “sacudidos por la criminalización del sector y el castigo sistemático por parte de las administraciones, debido a las normas arbitrarias e injustas que se están implantando sin tener en cuenta la operativa y los usos que se hacen de la hostelería”.

Una de las primeras medidas de protesta será el cierre total de todos los locales de hostelería

decoration

Amén de recordar que es uno de los sectores más seguros en cuanto a prevención del COVID, también reconocen “que sabemos que hay algún negocio puntual en el que no se hicieron las cosas bien”. Su ruego, según el comunicado de los profesionales vilagarcianos, pasa porque “estas excepciones no se conviertan en la generalidad a la hora de implantar normas que afectan a la totalidad del sector”.

Del mismo modo, asegura entender la emergencia sanitaria actual, pero con el alto nivel de vacunación alcanzado, consideran que “ya no se puede pensar con la misma mentalidad de hace unos meses, en los que las cifras de muertos y la presión asistencial en los hospitales eran alarmantes”.

La propuesta que se plantea de manera global a la Xunta pasa “por hacerle entender que estamos heridos de muerte y que necesitamos un cambio de rumbo en la política de restricciones”, aseguran los hosteleros de Vilagarcía. Insisten además en que “los problemas se están produciendo en ámbitos que nada tienen que ver con bares, pubs, cafeterías, taperías, restaurantes..., que dejaron demostrado de forma abrumadoramente mayoritaria que son negocios seguros. A estas alturas ya sabemos donde se producen los contagios. La propia Xunta reconoció que era en botellones y fiestas privadas donde se producen los grandes focos de transmisión”.

Cambados se echó a la calle para denunciar una situación que considera injusta. Iñaki Abella

En Cambados la preocupación es igual de alarmante. Ayer mismo se realizó una concentración en la Praza do Concello en la que un buen número de profesionales insta a alcanzar una solución inmediata. El restaurador Yayo Daporta ejerció de portavoz para destacar que “ya no podemos aguantar más esta situación. Nos llega el quinto cierre obligatorio en un momento del año en el que tenemos nuestras plantillas al 100%, una demanda de mesas muy importante y nuestra única salvación es poder trabajar estos días, no para ganar, sino para minimizar las pérdidas”.

No vamos a perseguir a la hostelería cuando ellos no son los culpables. Es totalmente injusto y no nos podemos sumar a eso

Gonzalo Durán - Alcalde de Vilanova

decoration

La sensación de culpabilidad permanente irrita además a los hosteleros que, en palabras de Daporta, subrayan que “no hay nada que podamos hacer para mantener vivos nuestros negocios. Nos adaptamos a todas las restricciones y requerimientos que nos impusieron. Distanciamiento, medidor de CO2, control, desinfección… pero nada vale para nada. Si el brote surge en un supermercado, lo que cierra es la hostelería y el supermercado sigue abierto. Lo mismo en un colegio o en una fábrica. ¿Qué podemos hacer? Estamos absolutamente indefensos ante esta situación”.

Nos llega el quinto cierre obligatorio en un momento del año en el que tenemos nuestras plantillas al 100%, una demanda de mesas muy importante y nuestra única salvación es poder trabajar estos días, no para ganar, sino para minimizar las pérdidas

Yayo Daporta - Restaurador

decoration

Durán: “La normativa tiene que cambiar”

Gonzalo Durán se puso del lado del sector hostelero mostrando una tajante solidaridad. Incluso señaló que “Vilanova estudia la fórmula de salirnos fuera del convenio firmado con la Fegamp y la Xunta de Galicia. No vamos a perseguir a la hostelería cuando ellos no son los culpables. Es totalmente injusto y no nos podemos sumar a eso. Un mecanismo sancionador trasnochado que no varía desde diciembre cuando tenemos a más del 50% de la población con dos dosis de la vacuna y a un 65% con una dosis”.

Añadió el alcalde al respecto que “la incidencia hospitalaria es baja. Los contagios que hay no son por tomar un café a las 11 de la mañana en un bar con mascarillas y distancia de seguridad. Ha cambiado la situación epidemiológica y no ha cambiado la normativa. La normativa tiene que cambiar”. También en A Illa se produjo ayer una concentración de hosteleros para denunciar la gravedad de la situación a la que se exponen mientras que en O Grove, el alcalde José Antonio Cacabelos, propone un aumento de los aforos y horarios del ocio nocturno “para un mayor control de botellones y reuniones privadas”.

Compartir el artículo

stats