Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nadie retira el velero holandés hundido en aguas de O Xufre

Palos que sobresalen en el muelle de O Xufre del velero “Tina Hosted”, hundido en diciembre.

Palos que sobresalen en el muelle de O Xufre del velero “Tina Hosted”, hundido en diciembre.

El velero danés “Tina Hosted” sigue hundido en aguas de O Xufre ocho meses después de sufrir la avería de agua.

El alcalde de A Illa Carlos Iglesias vuelve a alertar del peligro que supone este obstáculo en el canal de entrada al muelle y cuestiona que las administraciones se tiren la pelota entre ellas para no asumir las responsabililidades que les corresponden, sobre todo el coste del reflote.

La embarcación “Tina Hosted” se fue a pique el pasado 6 de diciembre pues llevaba años amarrado a un muerto y sufrió una vía de agua. Pocos días después, en O Cantiño, también naufragó el “Norda”, pero sus propietarios consiguieron subirlo a tierra.

La situación requería de la intervención de Capitanía Marítima, responsable de la seguridad de la zona, que comunicó los hechos a Portos de Galicia y a Costas del Estado, entes a los que correspondería actuar ante dicha situación.

Discusión sobre el rescate

Pero en vez de colaborar entre ellas y asumir el coste de la operación de rescate del velero, optaron por la vía del medio y atribuir al otro la obligación del rescate.

Portos de Galicia intentó en su día localizar al propietario para que se hiciera cargo de la retirada del velero, aunque sin éxito.

A partir de ahí, ninguna de las dos administraciones ha movido ficha por lo que el barco sigue en el mismo lugar que hace ocho meses cuando se produjo el siniestro marítimo, es decir en el fondo del mar.

“El barco no molesta en más sentido que el de la seguridad de la navegación, pues apenas es visible”

Carlos Iglesias - Alcalde de A Illa de Arousa

decoration

El alcalde Carlos Iglesias subraya que el problema fundamental es que puede suponer un riesgo para otras embarcaciones que desconozcan que el pecio se encuentra en ese punto. “El barco no molesta en ningún otro sentido, pues apenas es visible”, explica.

Riesgo para otros barcos

Esta preocupación fue expresada también en su día por el patrón mayor de la Cofradía de A Illa. José Millán Rial fue el primero que acudió al lugar y ordenó la colocación de una boya para señalizar la zona del naufragio.

Apenas hubo más actuaciones en todo este tiempo aunque a Capitanía Marítima debiera corresponderle la acción de acotar la zona de mayor riesgo, al menos, con fines preventivos.

Compartir el artículo

stats