Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A Illa, Vilanova, Cambados y Vilagarcía, abocados a subir hoy de nivel de restricciones

La mayoría de vilanoveses que acudieron ayer al cribado lo hicieron en coche. Noé Parga

La curva de COVID en O Salnés lleva varios días creciendo de forma vertiginosa fundamentalmente debido a los contagios producidos en celebraciones familiares como bodas, comuniones y bautizos, según señalan desde los concellos afectados. También las fiestas de San Xoán, añade el concejal Constantino Cordal desde Cambados, están detrás de algunos positivos. La villa albariñense, Vilanova y A Illa ya se encuentran en riesgo extremo al superar una incidencia de 250 casos por 100.000 habitantes, lo que con toda probabilidad conllevará un endurecimiento de las restricciones. Hoy por la tarde se reúne el comité clínico y los expertos tomarán las decisiones oportunas.

El cribado en Vilanova a vecinos de 30 a 39 años superó el 60% de participación. Noé Parga

Incidencia de más de 500 en A Illa

Aunque la incidencia no es el único factor a tener en cuenta, sí es uno de los principales. El municipio en peor situación es A Illa, pues rebasa los 500 positivos por 100.000 habitantes tras dispararse los casos activos de 2 a 28 en tan solo una semana. Se trata de una incidencia propia del nivel máximo de restricciones, el cual se traduce en cierre perimetral, cese total de la hostelería, prohibición de reuniones de personas no convivientes y de realizar visitas a las residencias de mayores, según confirmaron ayer a FARO fuentes oficiales de la Consellería de Sanidade.

A Illa podría cerrarse perimetralmente si el comité clínico eleva al municipio al nivel máximo de restricciones, aunque puede subirlo al alto y cerraría la hostelería en interior

decoration

La duda es si el comité clínico elevará a A Illa al nivel máximo o al alto, pues la incidencia a catorce días no es la única variable que se analiza.

Cambados y Vilanova, a nivel alto

Si escala al alto la hostelería solo podrá trabajar en exterior con un aforo al 50%. En interior la actividad queda prohibida. Los aforos en los lugares de culto se limitan al 75%, así como en los actos deportivos con público (con un máximo de 1.000 personas en exterior y 500 en recinto interior) y en las actividades culturales (museos, cines, teatros, bibliotecas, ...). En las piscinas la capacidad máxima sería del 50%. En el nivel alto se permiten velatorios de 10 personas dentro y 25 fuera y en los entierros o despedidas para cremación, 50.

Según la página del Sergas sobre información COVID (https://coronavirus.sergas.gal), el nivel alto recoge “medidas de prevención específicas para concellos con incidencia acumulada a 14 días entre 250 y 500 casos por cada 100.000 habitantes”, una horquilla en la que se encuentran tanto Vilanova como Cambados, por lo que podrían abandonar su nivel medio actual para subir un peldaño más en las restricciones. El concejal Cordal lo da por hecho y advierte de que “buena parte de la hostelería cambadesa cerrará” ya en este nivel.

Vilagarcía roza la barrera de los 250 de incidencia

Muy cerca de la barrera de los 250 está Vilagarcía, con una incidencia de 230 casos por 100.000 habitantes. Aunque con esta cifra ascendería del nivel bajo al medio, el incremento de los contagios en la última semana ha sido desorbitado.

La capital arousana contabilizaba ayer 87 positivos, dieciséis más en 24 horas. Cambados sumó en este mismo período seis, alcanzando los 39; Vilanova cinco (34) y A Illa seis (28).

Los demás concellos de O Salnés se encuentran en una situación epidemiológica de menor gravedad. Ejemplo de ello son O Grove y Meaño, donde ayer descendió al número de casos activos de 7 a 6 y de 5 a 4 respectivamente.

Meis sumó dos contagios y contabiliza un total de 11. Al tratarse de un municipio de poca población, su incidencia oscila entre los 150 y los 250 casos por 100.000 habitantes, el mismo tramo de Vilagarcía. Sanxenxo aumenta de 14 a 15 contagios y Ribadumia de 3 a 4.

Cola de coches para acceder al cribado. Noé Parga

Cribado en Vilanova de 30 a 39 años: cuatro de cada diez obvian la cita

Las inmediaciones del Multiusos de Vilanova acogieron ayer durante todo el día un cribado poblacional dirigido a los vecinos de entre 30 y 39 años al tratarse del tramo de edad con más contagios. Del millar de convocados, a media mañana se habían hecho la PCR unos 200, por lo que el alcalde, Gonzalo Durán, estimaba que al cierre de la jornada se superaría el 60% de participación (como así finalmente fue), teniendo en cuenta que “ahora hay mucha gente que está trabajando y no puede venir hasta la tarde”, dijo ayer por la mañana el regidor junto a la carpa, a la que acudió acompañado del delegado de la Xunta, Luis López.

Hoy le tocará el turno a Vilagarcía. En este caso la franja de edad a cribar es la comprendida entre los 20 y los 29 años, y entre hoy y mañana están citados en Fexdega 2.000 jóvenes. Cambados, por su parte, también solicita al Sergas un cribado y Vilanova no descarta realizar uno nuevo para vecinos de entre 20 y 29 años.

Compartir el artículo

stats