Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Ruta do Viño Rías Baixas capea el temporal

Asistentes al Día del Enoturismo, en octubre pasado.

Asistentes al Día del Enoturismo, en octubre pasado.

A pesar del estado de alarma, los confinamientos y demás aspectos derivados de la pandemia por COVID-19, la Ruta do Viño Rías Baixas ha dejado patente el año pasado su enorme poderío como recurso turístico.

Está claro que se trata de un valor al alza que aún tiene un significativo margen de mejora, y eso queda patente cuando, a pesar de todos los inconvenientes, fue capaz de recibir a más de 32.000 visitantes a lo largo de 2020.

Esto le ha permitido repetir como el séptimo destino más importante entre las Rutas del Vino de España, tal y como se encarga de destacar el Consello Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas.

Para ello, saca a relucir un informe del Observatorio Turístico de las Rutas de Vino de España, dependiente de la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin). Al igual que alude al Informe Anual de Visitas a Bodegas y Museos del Vino, donde se específica que el conjunto de los itinerarios españoles recibieron total de 814.323 visitantes en sus bodegas y museos.

Retroceso esperado

Lógicamente, implica un descenso tan notable como esperado –del 73,5%– respecto al año previo a la pandemia, lo cual lleva a Lorena Varela, gerente de la Ruta do Viño Rías Baixas, a señalar que “son cifras que reflejan el duro impacto de la pandemia en el enoturismo”.

Unas limitaciones que se han visto compensadas “con el intenso trabajo de nuestros socios para consolidarnos como una opción segura y atractiva para los turistas”.

En el caso concreto de la Ruta do Viño Rías Baixas, los visitantes a bodegas y museos descendieron un 74,1%.

Otro dato a tener en cuenta es que de los 32.089 turistas que llegaron a la Ruta do Viño Rías Baixas, el 99% visitaron bodegas, erigiéndose así como una de las que más visitas recibió en este tipo de instalaciones.

Gasto medio

Para desmenuzar aún más los informes existentes sobre el tirón de la Ruta do Viño el año pasado, sus gestores puntualizan que “el gasto medio por visitante registrado en 2020 en nuestras bodegas fue de 7,48 euros, en el caso de las visitas, y de 19,67 euros, en tienda”.

La conclusión es que, “en general, el impacto económico del enoturismo en las bodegas y museos de Rutas del Vino de España experimentó un descenso del 72,5% respecto al ejercicio anterior”.

Sea como fuere, “para conocer el impacto real habría que considerar también el gasto en alojamiento, restaurantes, comercios o empresas de actividades”.

Compartir el artículo

stats