Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Es el dragado de los puertos una amenaza para las especies marinas?

La draga que trabaja en el puerto grovense de O Corgo y se encarga de extraer los restos vertidos después detrás de Sálvora.

La draga que trabaja en el puerto grovense de O Corgo y se encarga de extraer los restos vertidos después detrás de Sálvora. Iñaki Abella

El Instituto para el Estudio de los Delfines Mulares (BDRI) se posiciona en contra del dragado que se lleva a cabo en el puerto de O Corgo, donde está previsto retirar un volumen total de unos 4.000 metros cúbicos, actuando sobre una superficie de 10.500 metros cuadrados.

Como en todos los dragados de estas características, el material extraído del fondo se vierte en la boca de la ría, una vez superada la isla de Sálvora.

Es esto lo que indigna y preocupa al centro que dirige el doctor en Ecología Bruno Díaz López, convencido de que se trata de una agresión medioambiental que supone una amenaza para la flora y la fauna de las Rías Baixas, y particularmente para las especies que habitan o se alimentan en el entorno del Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia.

Tras dejar constancia de que “el océano no es un basurero”, el BDRI censura que “los lodos, sedimentos, micro y macroplásticos, metales y demás residuos presentes en el fondo del puerto de O Grove sean extraídos para, a bordo de la draga, ser trasladados fuera de la ría para verterlos en el entorno del Parque Illas Atlánticas y dentro de un espacio marino protegido”.

Bruno Díaz López revisando y documentando grabaciones de sonido, vídeos y fotografías pertenecientes al trabajo de campo del BDRI. FdV

Quieren que se traten en tierra firme

Es, condena Bruno Díaz, “un modus operandi contrario al Objetivo de Desarrollo Sostenible 14 (ODS14) de las Naciones Unidas, el cual pasa por conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible”.

53

El estudio de los delfines en las Rías Baixas Manuel Méndez

De este modo el BDRI resalta que los residuos del dragado de O Corgo, como tantos otros, “deberían ser transportados por tierra a zonas adecuadas para su tratamiento, pues depositarlos en la columna de agua y el lecho marino puede alterar significativamente el funcionamiento de los hábitats costeros, disminuyendo la cantidad de alimento disponible”.

La draga en el puerto de O Corgo. FdV

El director del BDRI termina responsabilizando de esta “triste realidad” a las administraciones públicas, “que son las que deben dar ejemplo en la toma de decisiones para garantizar el uso sostenible de nuestros océanos”.

Compartir el artículo

stats