Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las campanas de Vilanova repican en ruso

Roberto Estanga, tercero por la derecha, con Benito Leiro y los "niños pintores"

Roberto Estanga, tercero por la derecha, con Benito Leiro y los "niños pintores"

El embajador ruso Yuri P. Karchaguin tuvo una completa agenda de tarde en la ría de Arousa donde fue recibido en la Casa da Cultura do Esteiro por el alcalde de Vilanova Gonzalo Durán, acompañado a cierta distancia por los regidores de Catoira Alberto García; Valga José Manuel Bello Maneiro y Pontecesures, Juan Manuel Vidal Seage, concellos de la Ruta Mar de Santiago.

La ocasión lo merecía pues además del intercambio cultural que supone la celebración del intercambio de los llamados “Niños pintores de Arousa” y la espectacular ruta marítima jacobea que evoca la Traslatio del Apóstol hacia la desembocadura del Ulla, el eje central de la visita fue el anuncio de la restauración integral de la capilla en honor de San Amaro, cuya festividad local se celebra el 15 de enero.

El embajador y su comitiva con las autoridades locales ante la capilla de San Amaro Iñaki Abella

Una obra que ya cuenta con proyecto y los permisos necesarios, como anunció ayer el regidor tras la bendición de la nueva campana de bronce, obsequio de los oficiales cosacos que acompañaron al embajador en representación de sus compañeros que todos los años paran en Vilanova en su recorrido a Compostela.

Los dos agentes rusos Dimitriv Andreienko y Alexander Vasilenko, junto con el párroco de la catedral ortodoxa de la catedral de Madrid, padre Nicolai, fueron los verdaderos artífices de la emotiva ceremonia en la que se han tratado de estrechar unos lazos religiosos compartidos en cierto sentido pues la campana que ahora suena en el centro de Vilanova viene con las bendiciones del santo de su advocación, el italiano San Nicolai di Bari, por quien tienen especial devoción y admiración, como puso de manifiesto el regidor vilanovés.

Simbolismo del acto

De ahí que tanto las autoridades locales como la representación rusa no hayan querido perderse el simbolismo de hacer repicar la campana por vez primera. Al unísono, lo que primero empezó como un “capricho” venial del regidor vilanovés, se convirtió en la celebración principal de la visita al tirar de la cuerda de la campana una veintena de veces, instantes después de la bendición del artilugio sonoro por el padre Simón Lemiña.

Asistentes a la exposición de los Niños pintores de Arousa en el Auditorio de O Esteiro Iñaki Abella

Tras las fotos de rigor, la comitiva visitó el museo de Valle Inclán en el pazo de O Cuadrante, donde el embajador ruso firmó en el libro de visitas ilustres.

Pero antes de todo ello, al comienzo de la tarde, la expedición de la comitiva caucásica contempló la exposición de los “Niños pintores de Arousa”, que acaba de cumplir 30 años.

La muestra tuvo como cicerone de excepción al cronista oficial de la localidad, Benito Leiro, quien por haber participado en el viaje que en aquellos años organizó el genial pintor de origen venezolano y corazón gallego Roberto Estanga, ofreció detalles de lujo sobre cada una de las obras colgadas en las paredes de la sencilla exposición.

Roberto Estanga, que hace dos años retornó de Venezuela por puros principios de supervivencia se mostraba pletórico en un acto que se convirtió en un verdadero homenaje a su trayectoria en Galicia.

Nostalgia del encuentro

Un momento que a Roberto Estanga le quedará grabado de nuevo en la memoria pues tuvo ocasión de volver a compartir unas horas con aquellos alumnos que en 1991 eran realmente unos niños que ya apuntaban una enorme dimensión artística, antes de ser seleccionados para viajar a Rostov del Don, como Cristina Durán, Ana Brianes, Marta Rial o Mónica Aragunde, entre otros que han querido rememorar aquel especial e inolvidable acto académico en Rusia.

Ahora tienen de nuevo el compromiso del alcalde Durán para repetir la experiencia, aunque aún quedan muchos flecos por perfilar pues también se quiere conseguir un intercambio para que los rusos que vinieron al año siguiente de la primera expedición también vuelvan a Vilanova con algunos ejemplos de sus trabajos en la etapa adulta.

Benito Leiro también mostró a la expedición rusa la pequeña muestra con objetos simbólicos de su país, desde un diccionario español-ruso a la tìpicas matrioskas o una botella de vodka y varias postales que se sellaron con ocasión del viaje.

El embajador ruso se emocionó al verla y recordar el cambio que el país ha experimentado en este nuevo período político.

Un nuevo viaje a Rostov de los niños pintores

Roberto Estanga es un verdadero maestro de la pintura que a finales del pasado siglo creó una Escuela de Niños Pintores que ha engendrado a grandes artistas, hoy reconocidos y de enorme reputación, a semejanza de la Galería de Arte Infantil que existía en Rostov, a unos 200 kilómetros de Moscú, un intercambio cultural que ha dejado huella en todos los participantes. El alcalde de Vilanova Gonzalo Durán se comprometió a realizar gestiones para repetir de nuevo la experiencia, reavivando la nostalgia Al término del acto, el alcalde obsequió al embajador con un óleo de Estanga que reproduce la imagen de Valle Inclán y los símbolos de Vilanova.

Compartir el artículo

stats