Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Sabes cuáles son los nuevos puertos para subirse a los barcos de pasaje?

La jornada "starlight" organizada por Cruceros del Ulla-Turimares en Sálvora.

La jornada "starlight" organizada por Cruceros del Ulla-Turimares en Sálvora. FdV

Hace unos días FARO DE VIGO detallaba que los barcos de pasaje constituyen un negocio fundamental para la recuperación económica de Galicia, ya que se trata de un reclamo turístico esencial. Sobre todo en localidades como O Grove, desde donde nueve navieras con dieciséis embarcaciones mueven anualmente entre 400.000 y 500.000 pasajeros.

Esta cifra se eleva a 1,6 millones en el conjunto de la comunidad, donde el transporte regular entre Vigo y Cangas supone, por sí solo, un millón de billetes.

La jornada "starlight" organizada por Cruceros del Ulla-Turimares en Sálvora. FdV

Ahora puede decirse que este servicio de transporte marítimo se ve claramente reforzado, ya que la Consellería do Mar acaba de emitir doce permisos más para la ría de Arousa, once para la de Pontevedra, ocho para Vigo, cuatro para Mariña Lucense, dos en la Costa da Morte y uno más en la Costa Ártabra.

De forma más detallada, puede decirse que las navieras que operan en O Grove, y alguna más, consiguen seis líneas nuevas para Portonovo (Sanxenxo), cuatro en Tragove (Cambados) y Cangas y tres tanto en Baiona como en Bueu, Ribadeo y Vilanova.

A estas se suman dos autorizaciones para A Pobra, otras tantas para Ribeira y para el puerto de Corbaceiras (Pontevedra) y una para los de Cabodeiro (A Illa), Corcubión, Fisterra, Moaña, Mugardos y Viveiro.

Uno de los catamaranes de Cruceros del Ulla, abarloado a una batea. FdV

De este modo, el departamento que dirige Rosa Quintana quiere, a través de Portos de Galicia, potenciar este servicio discrecional de carácter turístico tan arraigado en las rías gallegas, al considerar que se trata de una herramienta “fundamental de los puertos” de la comunidad, “junto con la pesca, el marisqueo, el tráfico de mercancías y la náutica de recreo”.

O Grove, como queda dicho, juega un papel determinante en esta oferta, como volvió a quedar puesto de manifiesto durante todo el fin de semana, cuando sus catamaranes trabajaron a un ritmo tan alto que empieza a recordar los buenos momentos previos a la pandemia.

Además se incorporaron nuevas actividades. Prueba de ello es que a pesar de que el tiempo no acompañó, a la tradicional “Ruta de los Mejillones” –con almuerzo a bordo– y las visitas al Parque Nacional de las Islas Atlánticas –de nuevo con los delfines como testigos– se sumaron actividades como el “starlight” impulsado por Cruceros do Ulla-Turimares en Sálvora.

Con el mismo se daba a los participantes la oportunidad de descubrir tanto el firmamento como la historia de este misterioso archipiélago, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por la Xunta y recientemente lanzado al estrellato gracias a la grabación en este espacio natural privilegiado de un conocido largometraje.

Compartir el artículo

stats