Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ildefonso Falcones nn | Escritor

“En España se ha tenido siempre la impresión de que el escritor nace con una pluma en la mano”

El escritor catalán ayer durante su paso por Vilagarcía.  | // IÑAKI ABELLA

El escritor catalán ayer durante su paso por Vilagarcía. | // IÑAKI ABELLA

“Cidade de Libro” se ha convertido en un evento muy esperado por Ildefonso Falcones. Después de mucho tiempo esperando el contacto con el público, éste se produjo en la tarde de ayer en Vilagarcía.

– Bienvenido a Vilagarcía, lo primero.

– Muchas gracias. Estamos aprovechando mi mujer y yo estos días para visitar otros lugares. Hemos estado en Santiago y en Cambados y también conocimos Vilagarcía en esta ocasión. La verdad es que volver a Galicia nos hizo todavía más atractiva la invitación para “Cidade de Libro”.

– Su presencia ayuda a dar una gran categoría al evento Cidade de Libro. Porque hablamos de alguien que ha vendido millones de libros en todo el mundo.

– Yo estoy encantado de haber venido, pero la verdad es que el elenco de escritores que han venido ya este semana es muy importante. Está muy bien todo lo que he visto. Además, está todo muy bien organizado para ser la primera vez algo así con todo lo que conlleva un evento en tiempos de COVID. En mi caso hacía dos años que no tenía contacto con el público y en Vilagarcía será el retorno.

Era imposible esperar que una novela como “La catedral del mar” tuviese tanta repercusión

Ildefonso Falcones - Escritor

decoration

– Su vida es la de un triunfador constante. Quiso ser jinete de joven y lo logró. Abogado reconocido y también. ¿No sé si con lo de escritor triunfante contaba también?

– Era imposible esperar que una novela como “La catedral del mar” tuviese tanta repercusión. Lo que sí tenía claro es que se hizo con una ilusión tremenda. De otra manera habría sido imposible escribir una obra tan importante. La motivación y las ganas es algo que no se negocia en cualquier tipo de emprendimiento.

– Pero antes de ese pelotazo literario que fue “La catedral del mar” hubo una historia de perseverancia muy interesante.

– Hubo muchas otras novelas antes que se quedaron en el camino. Hubo muchas que fueron rechazadas por las editoriales y que no llegaron a ver la luz. El éxito de “La catedral del mar” me sorprendió a mí, a la editorial y a la crítica. Fue algo impensable.

Ildefonso Falcones ayer en el parque Miguel Hernández. Iñaki Abella

– Se entiende que aquello fue un espaldarazo absoluto para proseguir su carrera.

– Ilusión y ganas de seguir escribiendo las tuve siempre, lo que pasa es que me garanticé hacerlo desde otra perspectiva. Mi posición cambió y ya no piensas si estás perdiendo el tiempo cuando te vuelcas en un libro. Cuando se consigue un estatus determinado todo se ve desde otro prisma.

La literatura es un mundo tremendamente cerrado y oscuro. Algo muy hermético en el que priman demasiados intereses

Ildefonso Falcones - Escritor

decoration

– Si usted lo tuvo difícil para abrirse paso en el mundo literario resulta complicado pensar en el panorama de aquellos que quieren sacar a la luz su talento en la escrita. ¿Tan difícil está el camino?

– Es un camino imposible. Es realmente difícil abrirse paso en este sector. La literatura es un mundo tremendamente cerrado y oscuro. Algo muy hermético en el que priman demasiados intereses. Hay muchos escritores que antes han sido críticos literarios y viceversa. Gente que lleva a cabo malas prácticas porque no interesa demasiado que haya muchos escritores. En España hemos tenido siempre la impresión de que el escritor ya nace con una pluma en la mano, como era algo adquirido de alcurnia o de apellido. En cambio, en otros países hay universidades que potencian y ayudan a aquel que quiere publicar y escribir. Es un concepto totalmente diferente. Aquí, en España es todo muy endogámico. Absolutamente endogámico.

– ¿La decisión de aparcar la abogacía para involucrarse de pleno en su faceta como escritor fue muy meditada?

– No, fue una obligación. Nosotros aguantamos el despacho en Barcelona hasta el momento en que era incompatibles las dos situaciones. Cuando la literatura te absorbe tanto sentíamos que no le ibas a poder dar al cliente lo que el cliente quiera de ti. No quise llegar a esta ese punto. Mi mujer y yo no nos hemos apartado del todo de la abogacía. Todavía llevamos algún asuntillo por ahí que nos mantiene en el mundo, pero con otro nivel de exigencia.

– Se podría decir que lo suyo fue un ejercicio de honestidad con su profesión.

– No sé si honestidad, pero sí una necesidad. El éxito con seguido con “La catedral del mar” nos impedía tener el tiempo necesario. Los compromisos eran cada vez mayores y te ves obligado a tomar decisiones.

– Ahora, en su último libro “El pintor de almas”, se refiere a su enfermedad y lo ha hecho con una entereza y una valentía ejemplares.

– El cáncer es una situación que me ha tocado vivir. Mi intención a la hora de incluirlo en la novela no era la de normalizar la enfermedad porque ya está bastante normalizada. Pero sí que mi intención era plasmar las dedicatorias que hice para la gente que quieres, que aprecias y las que te ayuden. A ellos quise mostrar toda mi gratitud. Aunque estés enfermo hay cosas que se pueden hacer. Sentarse y escribir es fácil, hay profesiones más complejas. Toca seguir luchando.

– Usted es de los que considera que la mejor ayuda para casos como el suyo es la positividad.

– Siempre. Es algo que hay que recibir o buscarlo, aunque haya momentos más duros que otros.

Compartir el artículo

stats