Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas y ferias, solo con permiso en terrenos de Portos de Galicia

Uno de los barcos participantes en la procesión del Carmen de A Illa en 2019.

Uno de los barcos participantes en la procesión del Carmen de A Illa en 2019.

La Festividad del Carmen, que en la ría de Arousa cuenta con miles de fieles, volverá a ser testimonial y sin el tradicional colorido que envuelve esta cita con la patrona de los mares al suspenderse por segundo años consecutivo las espectaculares procesiones marítimas que cada 16 de julio se desarrollaban en villas como Vilaxoán y Carril en Vilagarcía, O Grove, Cambados o A Illa de Arousa.

Portos de Galicia, sin referirse a ellas, acaba de recordar que siguen vigentes las normas emitidas en mayo de 2020 dirigidas a los promotores de eventos en las dársenas de su competencia, aún sabiendo que la mayoría de los actos se ceñirán a ceremonias litúrgicas con mayor o menor número de fieles.

Susana Lenguas, presidenta del ente dependiente de la Consellería de Mar, subraya que los promotores de cualquier actividad deberán solicitar un permiso cuyo principal objetivo “es garantizar la seguridad de las personas y compatibilizar todos los usos de los terrenos portuarios, integrando los usos recreativos con la normal operativa portuaria”.

La norma se refiere a todo el verano, un período en el que se multiplican los espectáculos y eventos festivos en los puertos de titularidad autonómica.

Es precisamente en este sentido en el que el ente público recuerda la necesidad de “planificar la tramitación de los permisos con margen suficiente y asumiendo las indicaciones que se recogen en la orden vigente desde el pasado mayo de 2020.

El ente portuario expone a colectivos y asociaciones de vecinos que las solicitudes pueden formalizarse por un año completo, lo que facilita la tramitación de permisos para fiestas patronales y otros eventos que se repiten a lo largo del tiempo.

Señalan que la normativa clarifica la tipología de los eventos autorizados en las distintas zonas de suelo de cada puerto para facilitar su organización y celebración.

Con esta finalidad, subrayan, “se zonifica el suelo portuario según su actividad clasificándolo con un código de colores que representa el nivel de actividad ajena a la portuaria, que puede acoger cada zona”.

Asimismo relaciona expresamente aquellos eventos que pueden realizarse en cada una de estas áreas, permitiendo una mayor planificación y garantías para los solicitantes.

Reserva además espacios sin actividad de ocio público por motivos de seguridad o respecto a la operatividad del sector profesional.

Además de actos festivos como las procesiones del Carmen, son numerosos los puertos de O Salnés en los que se llevan a cabo citas gastronómicas, certámenes feriales o mercadillos tradicionales, entre otros, que pueden interferir con la actividad profesional que se lleva a cabo en cada una de las zonas.

No se puede olvidar que la normativa se desarrolló en pleno inicio de la pandemia de coronavirus por lo que evitar aglomeraciones y este tipo de concentraciones es clave. Una regulación, por ello, que deberá ser tenida en cuenta en los próximos meses por todos los colectivos e instituciones.

Compartir el artículo

stats