Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando la "talla" no importa en Meaño

Las clientas del establecimiento lucen los últimos modelos de ropa íntima y de baño

Las clientas del establecimiento lucen los últimos modelos de ropa íntima y de baño FDV

Que ha llegado el tiempo de empezar a dejar a un lado estereotipos, inseguridades, tallas y complejos, para aceptarnos tal y como somos, es el paso decidido que daba el fin de semana un grupo de mujeres de a pie, que aceptaban la propuesta para soltarse y participar con naturalidad en un desfile de moda de corsetería, lencería y baño para primavera-verano con su tienda de cabecera. Fue la firma meañesa “Sensualtissé”, en el centro Dena, la que ponía en escena un evento inédito el municipio, y cuyo objetivo, era “contribuir a normalizar y reivindicar que todas las mujeres son perfectas, tengan la talla que tengan”, apunta Cristina Rey, gerente y organizadora del pase

Una de las modelos en la tienda de Meaño FDV

Fue una tarde en la que ocho clientas habituales de esta tienda, se avinieron a posar en ropa interior y de baño para el público, con varios pases que se sucedieron durante cuatro horas. La muestra se fue intercalando con presentaciones y números musicales, manteniendo aderezada la velada con cócteles y granizados para el público a la puerta y un ágape en tienda en los descansos.

Las normalización de las tallas, el principal objetivo FDV

En el desfile las modelos recorrían el pasillo central de la tienda, para mismo salir por la puerta y ofrecer la última pose, a izquierda y derecha, en plena calle, ante la sorpresa de transeúntes. Luego, giro y regreso sobre sus pasos para completar el recorrido, ofreciendo, un total, de seis altos para poses en el interior.

La ropa de baño triunfó entre el público

Un desfile en el que fueron luciendo modelos y tallas al natural. Lo hicieron con absoluta profesionalidad tal que, ya de partida, cautivaron al público, normalizando el momento y los tamaños de las prendas. En lencería, piezas elegantes que realzaban la figura femenina con independencia de la talla: desde conjuntos a bodys, pasando por batines y babydolls o camisones de noche, con amplio abanico de modelos, tonalidades y estampados, a la par que con bikinis y bañadores en el pase de baño.

Entre las modelos, Rosa, peluquera en Pontevedra, o Nuria, profesora de 4º de Educación Primaria, ambas de 31 años y clientas fieles desde hace años con la firma que se han avenido a aparcar por un fin de semana su profesión real, para dar un salto a la moda femenina sin clichés.

Somos personas, no cuerpos

Cristina Rey - Modelo

decoration

“Somos personas, no cuerpos -afirmaba en su presentación Cristina Rey-, somos mujeres con nuestros problemas cotidianos, nuestras alegrías y complejos”. “Esta -agregaba- es una terapia de choque, que tiene detrás un trabajo de mucho tiempo para contribuir a ayudarles a superar inseguridades, y como tal a visualizarlo al público”.

Otro momento del pase de modelos FDV

Idea compleja

Convencer a muchas para soltarse con la iniciativa no ha sido fácil, pero el resultado final resultó redondo para la firma y las emociones de modelos y público.

Así, la concurrencia aplaudió de forma cálida, sin duda no solo por la ropa que lucían las modelos, sino por su gesto atrevido para normalizar sin recato unas prendas y unas tallas que forman parte de la cotidianeidad.

Compartir el artículo

stats