Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ezequiel Lago Mallo | Arqueólogo
Ezequiel Lago Arqueólogo director de las excavaciones en la Torre de San Sadurniño

“San Sadurniño es la excavación con la que me quería encontrar”

Ezequiel Lago, en uno de los sondeos en San Sadurniño.

Ezequiel Lago, en uno de los sondeos en San Sadurniño. Noé Parga

Ezequiel Lago reconoce estar disfrutando mucho dirigiendo los trabajos arqueológicos en San Sadurniño. Los restos ya encontrados a lo largo de la última semana refuerzan el acierto de una investigación que puede ayudar a reescribir la historia de Cambados con datos incuestionables. Tesoros bajo tierra que empiezan a ver la luz.

– Lo primero, ¿de dónde le viene su afición por la Arqueología?

– De chaval era una de las cosas que más me atraían de cara al futuro. Me interesaba también el profesorado, pero acabé escogiendo esto. Tuve la oportunidad al estudiar Historia de conocer la Arqueología y pronto comprobé que me gustaba el asunto.

– Interesante trabajo el que tienen entre manos en San Sadurniño...

– Muchísimo. Además es la primera intervención en el yacimiento y en los tres sondeos haber podido encontrar algo interesante no siempre se da. Tenemos dos sondeos que nos pueden aportar datos de actividad de la isla. El tercer sondeo va a ser interesante también, pero aún estamos recabando muchos datos.

– ¿Cuánto tiempo llevan trabajando en Cambados y como surgió la posibilidad?

– Tenemos proyectados tres sondeos, pero esta semana ya mandamos un oficio para ampliar una de las catas. Cada uno tiene una extensión de poco más de 6 metros cuadrados y queremos ampliarlos a 9 metros cuadrados, pero las cosas tienen que seguir unos cauces oficiales y pedir permisos. Empezamos a trabajar el pasado lunes y todo ha sido gracias a Alicia Padín. Ella es la coordinadora de todo y la que ha peleado por llevar a cabo este estudio. Además, no solo se va a hacer la intervención arqueológica, también se va a hacer panelería nueva para renovar datos y añadir otros para que sepan lo que existe en la isla, no solo en la torre.

– En el caso de un estudio arqueológico está claro que se sabe cuando se empieza, pero nunca cuando se acaba.

– Exacto. Nosotros vamos a estar dos semanas a tope de trabajo en el yacimiento. Luego tocará trabajo en laboratorio estudiando cerámica para conseguir dataciones y poder conseguir cronologías relativas. Luego está la voluntad política para poder seguir investigando.

“Un trabajo apunta que el 10% del suelo gallego está protegido, pero es que aún queda el 90% por descubrir”

– Desde su punto de vista, ¿cree que se debería mirar un poco más debajo de nuestros pies para seguir descubriendo nuestras raíces?

– Es una buena pregunta. En principio, las normativas que rigen la protección del patrimonio gallego contemplan la protección de lo que ya conocemos y todo está catalogado. Un trabajo apunta a que el 10% del suelo gallego está protegido, pero es que aún tenemos el otro 90% por descubrir. Sabemos que no es posible estudiarlo todo por muchas razones. Por eso trabajamos sobre evidencias, pero sabemos que en suelo privado también hay mucho oculto. A San Sadurniño llegamos y marcamos un gol. En varios proyectos que hice con la USC, en varios yacimientos que no lo eran luego confirmamos que sí. En uno de ellos encontramos una de las concentraciones de puntas de flecha más grandes de Europa. En Boiro, en Chan do Cerqueiro, hubo un incendio brutal, se mandaron tractores a quitar la madera y los surcos de los tractores dejaron mucho material a la vista. Se comprobó y se hizo un proyecto de I+D+i de tres años y se encontraron fragmentos de cerámica para aburrir. Más de 20.000 fragmentos de cerámica y las flechas y los líticos aparte.

– ¿Considera entonces que en Cambados se halla un tesoro para la Arqueología?

– En otros lados de Cambados seguro que hay restos. Cambados tiene un plan de protección especial por algo. En la plaza de Fefiñáns hace dos años se hizo una pequeña intervención para soterrar el cable de luz y se encontraron restos. Los pueblos llevan miles de años y si te pones a excarvar seguro que encuentras algo.

– ¿Y esta comarca es interesante para las investigaciones?

– Sin duda. En Vilagarcía, se analizaron no hace mucho unas catas en un solar cerca del Castro de Alobre y aparecieron restos muy interesantes. Vilanova está apostando mucho por el castro del monasterio de Cálago. Cambados, A Lanzada y podría seguir con el resto de concellos. Seguro que hay muchos motivos para seguir apostando.

– ¿Los hallazgos están echando por tierra muchas teorías sobre el pasado de la torre?

– No diría tanto, pero sí se confirman muchas cosas. No tenemos al 100% definido todavía lo que estamos encontrando. Eso sí, muchos vecinos decían que no encontraríamos nada en la isla y se ve que hay restos. En esta primera intervención son sobre todo sondeos valorativos, pero se ve que hay razones para entender que habría que hacer una nueva intervención.

–¿A qué confirmaciones se refiere?

– Parece que hubo ocupación castrexa pero habría que hacer más sondeos para verificar. San Sadurniño era una de las joyas de la corona de los yacimientos arqueológicos de Galicia y ahora más. Antes era una joya porque nadie había intervenido y con esta primera intervención más aún. Esto es un caramelito para cualquier arqueólogo y en parte me froto las manos. Esta es mi primera dirección profesional en una empresa, las tengo hecho en la Universidad. Aquí nadie nunca ha hecho nada y estos resultados son una pasada. En una primera vez poder tener esto y comprobar la riqueza del lugar es increíble.

– ¿Puede ser que haya más por ver que lo que ya está a la vista en San Sadurniño?

– Yo creo que sí. Un vecino de Cambados que realizó un estudio histórico sobre la isla, Sindo Mosteiro, comenta que allí hubo diferentes edificaciones. Se refiere a la capilla, el pazo asociado a la torre e incluso un hospitalillo de la época medieval moderna. Otros autores, como Chamoso Lamas, incluso en una visita que realizó comentó que había estructuras que le recordaban a la época castrexa y que habría hallazgos de más de 2.000 años de antigüedad. Creo a pies juntillas que hay muchas cosas por descubrir de la isla. Lo que sí veo más remoto es lo de la presencia fenicia. No lo veo muy factible, pero queda mucho aún por conocer.

“Somos el ‘doble check’ de lo que dice la historia”

– ¿Se descarta el vínculo de la torre de San Sadurniño con el paso de los vikingos?

– En principio se descarta. Lo veo como una visión romántica. Por cronología, la torre es un poco posterior. Se tiene escrito mucho sobre el paso de los vikingos, ¿pero en base a qué?. Todas esas teorías basadas en la transmisión oral hay que comprobarlo arqueológicamente. En documentos de la época no había ninguna fortaleza en la isla.

– ¿Cada una de las apariciones abre nuevas líneas de investigación?

– Lo que se va encontrando genera nuevas teorías. Ahora mismo tenemos dos estructuras diferentes que nada tienen que ver. Tenemos algo medieval y algo prehistórico. Además, entendemos que hubo actividad hasta el siglo XVIII en la isla. – Todo apunta a que la historia se reescribe con lo que se cuenta bajo tierra.

– Correcto. Somos el doble check, la confirmación casi de todo lo que dice la historia. Se escribe mucho y nosotros lo confirmamos. A veces sería mejor al revés. Tenemos incontinencia escrita sobre el pasado, pocas veces fundamentada. Antes, sobre todo era lo que había. Así se creaban las identidades y se utilizaba mucho el romanticismo. Por ejemplo, lo de los celtas se usó para dar una entidad a Galicia. Como un antepasado en el que fijarse para relacionar las realidades del presente. Aquí, por ejemplo, se escribió sobre fenicios, romanos, medievales para escribir la historia de Cambados.

– Creo que la gran parte de las excavaciones iniciales se localizan cerca de templos o monumentos.

– Nos estamos poniendo las botas. Tenemos estructuras, aún no definidas y hay restos que se volverán a intervenir, pero son trabajos arqueológicos con mucho futuro. El Concello está dispuesto a apostar y eso es una alegría porque hay muchos motivos.

Compartir el artículo

stats