Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De barco ornamental a máquina de guerra

El traslado del drakkar ornamental desde el Cacto para su botadura al Ulla, en la playa fluvial.

El traslado del drakkar ornamental desde el Cacto para su botadura al Ulla, en la playa fluvial. FdV

El drakkar construido en Ardglass (Irlanda del Norte) en 2019, réplica de un barco de guerra vikingo existente en la ciudad hermana de Frederikssund y utilizado hasta ahora como elemento ornamental colocado en tierra firme, en el paseo fluvial que arranca en el Centro de Activación Cultural Torres de Oeste (Cacto), se convertirá en uno de los “buques de guerra” de la armada invencible que cada primer domingo de agosto protagoniza el tradicional Desembarco Vikingo de Catoira.

En los últimos días la nave fue botada por el Concello, comprobando así que reúne unas excelentes condiciones de flotabilidad y navegabilidad, de ahí que pase a incorporarse a la flotilla protagonista de la Romaría Vikinga.

El drakkar superó la prueba de flotabilidad. FdV

Así lo comunican desde el gobierno del socialista Alberto García García, que supervisó personalmente el traslado de la embarcación desde el Cacto y a entrada del recinto de las Torres de Oeste, hasta la playa fluvial.

Alberto García, supervisando la reforma del drakkar "Torres de Oeste". FdV

El regidor, que hace unos días supervisaba también la reconstrucción del drakkar de madera “Torres de Oeste”, confía en que este nuevo barco, que llegó a Catoira hace poco más de un año, sea uno de los elementos estrella de la próxima y atípica invasión vikinga, que a causa de la pandemia se limitará a remontar el Ulla y no permitirá que los bravos guerreros pongan pie a tierra.

Como las naves de la serie “Vikings” 

Esta embarcación fue construida, en poliéster armado con fibra de vidrio, después de que la asociación Ardglass Vikings, con la que Catoira mantiene estrechas relaciones desde 2005, cediera un molde que fue utilizado ya para la creación de numerosas réplicas de drakkars utilizados en la famosa serie televisiva “Vikings”. 

El barco ya flota en aguas del Ulla. FdV

Así lo destaca el equipo de García al referirse a esta pieza integrada en el proyecto de musealización del Cacto. Un barco que fue acondicionado en su interior cuando recaló en Catoira, “forrándolo con madera y dotándolo de todos los elementos, como bancos, mascarón de proa y timón”.

Alberto García García

Como otros muchos elementos y proyectos relacionados con los vikingos, la consecución de este barco fue posible gracias a las gestiones realizadas por Alberto García, quien se encargó incluso de recepcionarlo, a pesar de que la llegada de este drakkar a Catoira se produjo durante el breve período de tiempo en el que fue relegado a la oposición municipal.

Aún así le dio la bienvenida en mayo del pasado ejercicio, mostrándose encantado con esta incorporación al patrimonio cultural de la localidad.

Alberto García, junto al drakkar instalado bajo el puente, el día que llegó a la localidad. FdV

García, que a la llegada de este drakkar a su pueblo ya advirtió de que, en caso necesario, también podría navegar, insiste en que con este tipo de acciones se quiere fomentar el desarrollo cultural, turístico, educativo y económico del Concello.

De ahí, también, la importancia del Centro de Activación Cultural Torres de Oeste (Cacto), ejecutado para disponer de una zona didáctica, una sala audiovisual centrada en la Romaría Vikinga y otra de exposiciones, en este caso centrada en las temáticas “Idade de bronce e cultura castrexa”; “Orixe: identidade e territorio”; “Roma”; “Alta Idade Media”; “Invasións” y “Diego Xelmírez”.

Compartir el artículo

stats